Cashman en el disparadero

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Recientemente, escribí un artículo elogiando la capacidad del «jefe» de los Yankees,  Brian Cashman, para encontrar valor en los traspasos, y sacarse un Didi Gregorius de la manga, un Luke Voit de la chistera.

El tiempo te puede quitar la razón y dejarte como un idiota rápidamente. La afición de los Yankees vivió con desesperación como pasaba el límite de transpasos, y la gerencia no hizo ningún movimiento para mejorar el equipo. Pasaron los minutos y Cashman no adquirió ningún pitcher abridor; lo que todo el mundo entendía era una clara necesidad, en un año en que el equipo parece preparado para luchar por todo.

Prefiero concederle a Cashman la oportunidad de explicarse, y luego expresar mi punto de vista.

Cashman y los dueños del equipo se han puesto una pesada mochila, o se ganan las series mundiales o el ambiente va a ser irrespirable, New York, New York.

Lo que esta claro, es que el trabajo de Cashman ha sido muy bueno en estos años, siendo capaz de reconstruir en el aire sin renunciar a competir, pero no ha conseguido un ace sobre el que cimentar la rotación, con la excepción de los primeros años de CC Sabathia.

Hal Steinbreinner, se esta ganando a pulso una merecida fama de tacaño y claramente ganar dinero es su prioridad, lo cual, todos haríamos, pero todos criticamos.

Como las cosas siempre son susceptibles de empeorar, claramente el equipo a batir, Houston se hace con los servicios de Zach Greinke.

Este artículo destripa todos los entresijos que se respiran en el mundo Yankee.

Creerme, los fanáticos ahora mismo no entienden nada y están enfadados con el mundo. Ha sido un ejercicio muy divertido navegar por twiter en las últimas horas. Cada derrota, de aquí al final de la temporada va estar llena de sobrerreacción.

Me parece sorprendente que los Yankees no mejoraran la oferta por Marcus Stroman, porque claramente podían hacerlo. Anthony Kay no es, ni el mejor prospect en cuanto potencial, ni está jugando bien este año. Simeon Woods Richardson está muy lejos de las mayores.

Una explicación hilando muy fino, a los Yankees no les gusta Stroman y no creen que pueda ayudarles; indagando en la estadística avanzada se observa un regresión a lo largo de los años, que convierte a Stroman en un pitcher excesivamente dependiente de su defensa. Mi explicación es posible que apeste, pero es la que he encontrado.

brian cashman marcus stroman los yankees beisbol mlb beisbolmlb

 

Posiblemente, en la gerencia de los Yankees la idea de que algún pitcher más de su gusto iba a estar disponible, pudo influir en la decisión. Pues se equivocaron.

Para el departamento de análisis de datos de los Yankees, no tengo ninguna duda que el elegido era Trevor Bauer. Los Yankees no tenían los jugadores para igualar la oferta que terminó con Bauer en los Reds, sin incluir a Domingo German. Lo cual, es un movimiento discutible, pero el único modo era una oferta Domingo German y Clint Fraizer.

trevor bauer tony francona beisbol mlb beisbolmlb

Syndegaard y Wheeler, simplemente no iban a jugar en los Yankees.

El precio de Robbie Ray, era prohibitivo.

Por lo menos un pitcher para comerse entradas, Taner Roark.

Nada de nada, difícil de explicar.

Y cómo el 22 de diciembre, los Yankees están en manos de la salud.

Su ace, es y será Severino, y por fin parece cerca de reaparecer esta temporada. Betances está trabajando también en fortalecer su brazo. Y no conviene perder de vista el talentoso a la par que frágil brazo de Loasiga, que puede ser un arma muy versátil desde el bullpen .

Las granjas de los Yankees están llenas de talento, pero en los niveles inferiores, lejos de grandes ligas. Después de tres años en los que han sido capaces de desarrollar un core de talento jovén, en Triple A, sólo Deivi García y Clint Fraizer, encajan en el perfil de jugador con talento, cerca de aportar en grandes ligas que buscan los equipos.

A Clint Fraizer hay que quererlo. Su reacción en twiter, cuando no fue traspasado.

Las lesiones, su bajo valor de mercado, sus salidas de tono, pero ese bate tiene algo, y en una temporada tan especial en la que los Yankees se han sobrepuesto a tanto problema, cabe esperar que el trueno pelirrojo pueda expiar sus pecados en la postemporada, donde nacen las leyendas.

Eliminar los traspasos por vía waiver, ha hecho que los equipos hayan querido mantener una profundidad y no traspasar a algunos jugadores que otros años hubieran encontrado tiempo de juego en algún roster, intercambiados por bonus internacional o por prospectos jovenes muy por desarrollar. Parece que cada cambio de regla que hace la MLB, perjudica a los jugadores.

Y menos mal, porque en esta semana los Yankees ya han perdido a Voit, Encarnación y Hicks, y van a tener que ser los héroes anónimos, los que definan la historia de esta temporada en los Yankees de New York; como dijo Boone, mis jugadores son salvajes en el plate.

aaron boone discutiendo con un árbitro