No. 74: Hank Greenberg. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Es probable que sepas que durante las décadas de 1920 y 1930 hubo un aumento de antisemitismo en los Estados Unidos. Entre 1900 y 1924, la hostilidad hacia los judíos crecía en todo el mundo, en esa época más de dos millones de inmigrantes judíos llegaron a América. La reacción fue enérgica. La inmigración se redujo muchísimo. El Ku Klux Klan resucitó después de muchos años inactivo. Henry Ford publicó numerosas normas antisemitas. El padre Charles Coughlin culpó a la gente judía por causar deliberadamente la Gran Depresión, en su popular y odioso programa de radio semanal. Charles Lindbergh, a veces llamado el hombre más famoso de Estados Unidos, fue una de las figuras estadounidenses más queridas, hablaba de la “influencia judía subversiva.” Durante esos tiempos, en una encuesta nacional, más de la mitad de los estadounidenses estuvo de acuerdo con la afirmación de que “los judíos son diferentes y debe ser limitada su influencia”.

Fue en este mundo en el que Hank Greenberg jugó al béisbol.

Era un hombre alto y un tanto patoso: John McGraw lo buscó personalmente y decidió que era demasiado torpe para jugar en las grandes ligas. McGraw subestimó la determinación feroz de Hank Greenberg. El entrenador de baloncesto de su escuela secundaria, Irwin Dickstein, dijo: “Hank nunca jugó los partidos. Los trabajó “. La dedicación de Greenberg fue feroz e inflexible. Golpeó hasta que sus manos sangraron. Jugó “Juegos de Pimienta” durante ocho horas al día para mejorar su coordinación mano-ojo y su agilidad. Se obsesionó en apretar una pelota de goma para fortalecer sus antebrazos, saltando la cuerda para fortalecer sus pies planos, trabajando una y otra vez en lo que un entrenador de atletismo podría llamar “explosión”, es decir, salir rápido de la caja de bateo. Él se moldeó para ser un jugador de béisbol.

Su familia no entendió lo del béisbol. Sus padres habían emigrado por separado de Rumania, y criaron a Henry (quien era más conocido como “Hymie” cuando era niño) en una casa ortodoxa, donde el yiddish era el idioma principal. Su padre, David, ascendió de ser un trabajador en una fábrica textil hasta ser el dueño de la fábrica, y aunque tenía un leve interés por el béisbol como aficionado (le gustaban los New York Giants de McGraw), no veía el béisbol como una carrera viable. Hank esperaba entrar en los negocios de su padre.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

Hubo algunos jugadores de béisbol judíos antes de que Hank Greenberg llegara a las Grandes Ligas en 1933 pero ninguno de ellos había sido una estrella. Realmente, nunca antes había existido una estrella deportiva judía estadounidense que lo abarcara todo. Hubo algunos boxeadores judíos famosos – Benny Leonard y El Luchador Levinsky fueron dos de los más destacados – pero en todo el país el boxeo era visto como corrupto y étnico.- Los boxeadores a menudo no eran vistos como héroes. Los jugadores judíos y afroamericanos dominaron los primeros años del baloncesto profesional, pero esos deportes apenas sacaban la cabeza en la escena estadounidense. El abrumador deporte estadounidense era el béisbol, y los judíos casi no tenían ningún papel en ese juego. La única vez que alguien parecía hablar sobre los judíos y el béisbol fue cuando se refería al papel del gángster Arnold Rothstein en el amaño de la Serie Mundial de 1919.

No. 74: Hank Greenberg. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol
Hank Greenberg (Pittsburgh Post Gazzete)

Greenberg bateó .300 durante su año de novato pero no llamó mucho la atención a los fans. Aún era incómodo, un jardinero desgarbado, y conectó solo 12 Home Runs. Los Tigres fueron mediocres como de costumbre. Greenberg entró en escena el año siguiente cuando consiguió 96 extra base hits, incluyendo 63 dobles de la liga, liderando esta estadística. Se convirtió en una figura nacional porque los Detroit Tigers, por primera vez en más de 20 años, se convertían en uno equipo a tener en cuenta en la carrera hacia el título. El repentino éxito de de los Tigers llevó a que la religión de Hank Greenberg se convirtiera dos veces en noticia de portada.

1. El 10 de septiembre de ese año, con los Tigers aferrándose a una ventaja de cuatro juegos sobre los Yankees, Greenberg trato de decidir públicamente si jugar o no en Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío. Le había prometido a sus padres que no jugaría, pero recibía una presión inmensa. Los Tigers lo necesitaban. Según el libro de John Rosengren sobre Greenberg, los rabinos fueron consultados en los periódicos, los compañeros de equipo y la gerencia de Tigers le suplicaron que jugara. Decidió, casi en el último momento, jugar.

En la séptima entrada, con Detroit detrás de Boston por 1-0 y el lanzador de los Red Sox Gordon Rhodes machacando a los bateadores de los Tigres, Greenberg consiguió el Home Run del empate. En la parte baja de la novena entrada, con el marcador todavía empatado 1-1, Hank Greenberg volvió a subir y consiguió un Home Run impulsando carreras, que un escritor de Detroit comparó a un drive del golfista Bobby Jones. Greenberg fue perseguido por los fans mientras corría alrededor de las bases. Los fanáticos de Detroit felizmente gritaron “¡Feliz año nuevo!”

Ese momento fue cubierto por una prensa nacional fascinada y algo sobreexcitada. Un hombre llamado Bud Shaver escribió esto para el Detroit Times: “La tenacidad tradicional de las personas más antiguas y asediadas del mundo había jugado su parte en la carrera hacia el campeonato … Fueron personas guiadas ​​por una fuerza de desesperación y orgullo por un joven judío que se giró la espalda a las antiguas costumbres de su raza y credo para ayudar a sus compañeros de equipo.”

2. El 19 de septiembre, Hank Greenberg no jugó en Iom Kipur, el día judío de la expiación. La situación era diferente: el día se considera mucho más santo en la fe judía. Y, siendo honesto, no dolió a los aficionados, los Tigres tenían una ventaja de 7  juegos y medio a los Yankees, con 11 partidos por jugar. Aún así, también se escribió mucho sobre esta decisión, lo más famoso fue el poema de Edgar Guest “Hablando de Greenberg”. Que terminaba así:

Vino el Yom Kippur – día de ayuno mundial en todo el mundo al judío.
Y Hank Greenberg siguió su enseñanza y la vieja tradición
Pasó el día entre su gente y no vino a jugar
Dijo Murphy a Mulrooney: “Perderemos el partido hoy.
Lo echaremos de menos en el infield y lo echaremos de menos al bate
Pero él es fiel a su religión, y le honro por eso.”

Hubo numerosos desacuerdos sobre el poema de Guest, ya sea celebrando la decisión de Greenberg de sentarse o burlándose de esta. También es un poema pésimo. Pero, no importa, fue reimpreso en todas partes y cimentó la fama de Hank Greenberg. En la ciudad de Henry Ford y en un momento en que mucha gente se oponía a la influencia sediciosa de los banqueros judíos de todo el mundo, y había judíos tomando decisiones en la administración de Franklin Roosevelt, Hank Greenberg se convirtió en algo nuevo: una estrella estadounidense del deporte judía.

Él nunca estuvo del todo cómodo con su etiqueta de héroe judío. Pero entendió su responsabilidad. Sufrió un intenso escrutinio, insultos constantes, amenazas perpetuas. Y él bateó. Él siempre bateaba. En 1935, ganó el premio MVP después de liderar la liga con 36 Home Runs y 170 RBI. En 1937, terminó con 183 RBI, una menos que Lou Gehrig en la Liga Americana. Siempre lamentó haberse quedado tan cerca de ese récord. Consiguió impulsar 6 carreras con dos Home Runs de tres carreras el 1 de octubre, lo que le dio 181 RBI y quedaban dos partidos por jugar. Pero sólo consiguió un hit en sus últimas 7 apariciones en el plato, e impulsó dos carreras.

En 1938, persiguió el récord de Babe Ruth de 60 Home Runs. Tuvo 58 Home Runs con cinco juegos por jugar. Greenberg admitió estar muy tenso en esos últimos cinco juegos. La presión fue abrumadora y le llegó desde todos lados. Los fanáticos judíos, que comenzaron a llamarlo el judío Babe Ruth, deseaban desesperadamente que rompiera el récord. Las noticias en todo el mundo, particularmente, por supuesto, en la Alemania nazi, eran sombrías y cada vez más sombrías y las noticias de Hank Greenberg parecían un bote salvavidas. Por supuesto, en este momento tenso de la historia de los Estados Unidos, el pueblo apenas podía imaginar a un judío rompiendo el récord más prestigioso en los deportes. Greenberg estaba abrumado. No conectó Home Runs en los últimos cinco partidos (solo una vez estuvo cerca, un doble largo en Cleveland ante el jugador de 19 años Bob Feller) y Greenberg terminó la temporada con 58 Home Runs.

Un mes después llegaron las noticias de Kristallnacht, la noche de cristales rotos, donde los negocios judíos y las sinagogas fueron atacadas en Alemania y Austria (las ventanas rotas dieron el nombre al ataque) y decenas de miles de personas fueron enviadas a los campos de concentración. Fue entonces cuando muchos historiadores cuentan que el Holocausto empezó. Hubo dos años más de “normalidad relativa” del béisbol en Estados Unidos. En 1939, Greenberg bateó .312 / .420 / .622. En 1940, ganó su segundo premio de MVP al liderar la liga en dobles, Home Runs, impulsadas, slugging y bases totales. Y esa sería su última temporada completa en las grandes ligas hasta que llegó a los 35 años.

No. 74: Hank Greenberg. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol Ted Williams, Eddie Pellagrini, John F. Kennedy, y Hank Greenberg (https://www.jfklibrary.org)
Ted Williams, Eddie Pellagrini, John F. Kennedy, y Hank Greenberg (https://www.jfklibrary.org)

Greenberg fue la primera gran estrella de béisbol en ser reclutada, en realidad fue reclutado varios meses ANTES de Pearl Harbor. Hubo cierta confusión sobre la reacción de Hank Greenberg al sorteo y si solicitó o no un aplazamiento. Greenberg siempre dijo que no, pero había varios informes en los periódicos que tenían su historial militar, que se suponía confidencial, y que se filtró. Fue bombardeado por las preguntas de los periodistas. Él se encerró en si mismo. Cuando se presentó para su examen físico militar, un fotógrafo tomó su fotografía. “Debería romperte la nariz”, gruñó Greenberg. El doctor descubrió que Greenberg tenía los pies planos, lo que aumentaba la controversia y la corriente del odio. Según los informes, un editor de un periódico rodeó los pies de Greenberg con papel y garabateó $ 25,000, el salario de Greenberg en ese momento.

Se le ordenó que se presentara el 7 de mayo de 1941, una semana antes de que comenzara la racha de bateo de Joe DiMaggio, mucho antes de que fueran al ejercito Bob Feller, Ted Williams o DiMaggio. Se perdería los siguientes cuatro años y medio por la Segunda Guerra Mundial.

Greenberg no era el mismo jugador después de la guerra. Su cuerpo fue castigado. Nada fue fácil para él. Tendría otra temporada fantástica: lideró la Liga Americana en Home Runs y remolcadas en 1946. Luego, al final de la temporada, escuchó en la radio que los Tigres lo habían vendido a Pittsburgh. Estaba sorprendido. Unos días antes, en el 36º cumpleaños de Hank Greenberg, había una historia en “The Sporting News” que contaba que Greenberg deseaba terminar su carrera con los Yankees. Lo más llamativo es que había una fotografía de Greenberg sosteniendo un uniforme de los Yankees. Greenberg siempre dijo que no había querido ir a Nueva York. Y la foto fue supuestamente tomada en 1943, antes de un juego de “Bonos de Guerra”, y él contó que es ese momento era el único uniforme disponible.

Ninguno de esos detalles le importó mucho al propietario de Tigers, Walter Briggs, que de todos modos no se llevaba bien con Greenberg. Se indignó y envió a Greenberg a Pittsburgh (técnicamente, Greenberg fue reclamado de waivers por los Pirates, pero fue reportado como una venta). Greenberg anunció que se retiraba de forma inmediata. Ya había tenido suficiente.

Los Pirates estaban frenéticos. La adquisición de Greenberg fue la primera buena noticia para la franquicia en dos décadas. Las ventas de entradas habían aumentado. El propietario John Galbreath fue a ver a Greenberg y le suplicó. Bueno, hizo algo más que suplicar. Le dio a Greenberg el contrato más grande y más lujoso en la historia del juego hasta ese momento. Convirtió a Greenberg el primer jugador de $ 100,000 en la historia del béisbol. Prometió que Greenberg no tendría un compañero de cuarto cuando viajaran, y que podría volar en los viajes que quisiera en lugar de coger el autobús. La esposa de Greenberg recibió un caballo de carreras. Fue todo una locura. Y Greenberg no pudo rechazarlo.

Bateó apenas .249 su año con Pittsburgh, jugó con dolor, aunque no fue una derrota completa. Greenberg lideró la liga con 104 bases por bolas. La asistencia casi se duplicó a pesar de que los Pirates perdieron 92 juegos. Ralph Kiner, who hit 51 home runs and led the league in slugging.”>Y Greenberg, supuestamente, jugó un papel importante en ayudar a Ralph Kiner, de 24 años, a conectar 51 Home Runs y liderar la liga en Slugging. Después de eso, se retiró para siempre. Tenía 37 años.

Greenberg continuaría una vida en el béisbol, llegando a ser el gerente general de los Cleveland Indians. Su personalidad no se ajustaba al trabajo. Despidió al manager y al héroe de Cleveland, Lou Boudreau, por diferencias filosóficas, se peleó con Larry Doby y perdió al joven y brillante campocorto Luis Aparicio por unos cientos de dólares. Bill James ha especulado, y creo que tiene razón, que Greenberg desempeñó un papel tan importante en el declive de Cleveland como organización de béisbol en la década de 1960. Fue gerente general por poco tiempo de los Chicago White Sox, y luego se convirtió en un exitoso banquero de inversión.

Greenberg fue elegido para el Salón de la Fama del Béisbol en 1956, la octava vez que su nombre estaba en la lista de candidatos. Es difícil decir porqué tardó tanto tiempo. Sigue siendo uno de los únicos cinco jugadores en terminar una carrera con promedio de bateo de .300, porcentaje de embasarse de .400 y porcentaje de slugging de .600 (Ruth, Foxx, Williams y Gehrig son los otros). Tal vez lo breve de su carrera lo penalizó, incluso si se debió a la guerra, y se pensó que no era un jugador completo, aunque a través de su duro trabajo se convirtió en un buen primera base e incluso un jardinero tolerable (en 1945, en 72 juegos, en el jardín no cometió ningún error).

Más que nada, fue un pionero. El béisbol ha tenido un puñado de jugadores en su historia que trascendieron más allá del juego e inspiraron a las personas a expandir sus mentes y abrir sus mundos. Greenberg, a veces, se lamentaba de que tenía que cargar con esta carga extra por ser un jugador judío, pero lo hizo. Una historia, tal vez apócrifa, es que el georgiano Jo Jo White alguna vez inspeccionó cuidadosamente a Greenberg en busca de cuernos. Lo que es incuestionablemente cierto es que Greenberg y White se convirtieron en compañeros de cuarto y amigos. “Eres como todos los demás”, le dijo White a Greenberg, algo maravillado. gran estrella judía, en una época y un mundo dominado por las ideas antisemitas predicadas por los nazis.

Artículo Original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *