Nº 96: Ichiro Suzuki. Mejores jugadores de la historia del Béisbol

Siempre se discutira sobre el valor de Ichiro Suzuki. Uno de los motivos se encuentra en que es un jugador único -singular, por su naturaleza, y eso hace que haya diferentes puntos de vista sobre él. Nadie en la historia del béisbol- ni Rose, ni Cobb, ni Sisler, ninguno de ellos- nunca ha sido tan bueno como Ichiro para embasarse tras un hit.

Míralo de esta manera:

Más temporadas con 200 Hits o Más:

1. Ichiro Suzuki, 10
(empatado) Pete Rose, 10
3. Ty Cobb 9
4. Derek Jeter 8
(empatado) Paul Waner 8
(empatado) Lou Gehrig 8

Más temporadas con 210 Hits o Más::

1. Ichiro, 8

2. Waner, 7

(empatado) Cobb, 7

4. Rose, 5

(empatado) Bill Terry, 5

(empatado) Gehrig, 5

(empatado) Rogers Hornsby, 5



Más temporadas con 220 Hits o Más:

1. Ichiro, 5

2. Hornsby, 4

Siete jugadores empatados con 3

Más temporadas con 230 Hits o Más:

1. Ichiro 3
2. Freddie Lindstrom, 2

(empatado) Hornsby, 2

(empatado) George Sisler, 2



Más temporadas con 260 Hits o Más:

1. Ichiro, 1

Nadie más lo ha hecho jamás.

 

Así, Ichiro fue (y, a veces todavía es) el mágico golpeador de bolas de béisbol hacia los lugares que le permiten llegar a la base. Además de esto, es muy rápido y robó 40 bases o más en cinco ocasiones. Poseía un rifle en el brazo, y con este ganó nueve Guantes de Oro. Nunca nadie había puesto estas virtudes juntas, y él hizo las cosas en un estilo que nadie había visto antes – creo que la forma en que iba a empezar a correr a primera antes de conectar con la bola, el tipo de “yoga” que realizaba antes de entrar a batear, el movimiento perpetuo de su juego. Vale la pena mencionar que es también uno de los jugadores más entretenidos de ver que recuerdo.

Luego, por supuesto, no son las cosas que no hizo. No caminaba, así que mientras su promedio de bateo de por vida es sublime (0,319 incluso después de tres temporadas consecutivas malas) su porcentaje de embasarse es simplemente bueno (0.361). No le pegó con tanto poder y tanta frecuencia, anotó menos carreras de lo que cabría esperar. En su temporada de 262 hits, por ejemplo, anotó sólo 101 carreras. Es la cifra más baja para cualquier jugador con más de 240 hits en una temporada – sorprendente teniendo en cuenta la gran velocidad de Ichiro (no sirvió de nada, por supuesto, él estaba en un equipo que perdió 99 partidos, los Mariners, el equipo que anotó el menor número de carreras de la Liga Americana).

Entonces, ¿qué tenemos aquí? Tenemos un jugador que es espectacular en hacer algunas cosas y tal vez un poco deficiente en hacer otras. Pero, a excepción de Willie Mays, ¿no lo son todos? Hay numerosos jugadores con mayor WAR que Ichiro que no están en esta lista, y me imagino que algunas personas no creen que él pertenece en el Top 100, que era más interesante que genial. Por otra parte, en el Baseball Reference EloRater, los aficionados lo alinean en el número 65 de bateadores, a día de hoy –este ránking desapareció por el mal uso de los usuarios-. Las discusiones sobre su calidad continuarán.  Él no vino a jugar en las Grandes Ligas hasta que tenía 27 años, y ya era un producto terminado. De inmediato golpeó .350, ganó el premio de Novato del Año y MVP y fue una de las principales razones por la que los Mariners de Seattle consiguieron un récord de 116 victorias. Si hubiera llegado a las Grandes Ligas del año anterior, dos años antes, cinco años antes, sospecho que habría sido una superestrella. Era, después de todo, un icono japonés antes de que él llegara. Bateó .385 con 210 hits en 130 partidos para el “Orix Blue Wave” cuando tenía 20 años. A veces pienso acerca de los principales números de la liga profesional de Ichiro si hubiera llegado a Estados Unidos con 18 años -y si hubiera superado o no en Hits a Pete Rose-.

 

Así las cosas, llegó a América con 27 años y fue la última manía de béisbol – después Fernandomanía y Nomomania y así sucesivamente – pero a diferencia de ellos mantuvo su excelencia durante una década. Diez años consecutivos, Ichiro bateó .300 con 200 o más Hits, y un promedio de 100 carreras por temporada. A los 37 años, disminuyó la velocidad, como ocurre en la mayoría de los jugadores. Él es ahora una sombra de sí mismo * – Su .297 porcentaje de embasarse el año pasado fue el segundo peor entre los outfilders de la Liga Americana – y la gran tristeza de ver a grandes jugadores al final de sus carreras es que a veces la gente se olvida de lo electrizantes que eran cuando eran jóvenes.

* El Brillante Lector Steve escribe para señalar lo increíble que sería la alineación de los Yankees … si los jugadores actuales tuvieran los números de 2006. Él tiene toda la razón. Mira:

1. Ichiro, cf, .322/.370/.455 con 224 hits y 45 bases robadas (lo pillaron dos veces)

2. Derek Jeter, ss, .343/.417/.483 con 301 embasados y 34 bases robadas.

3. Travis Hafner, dh, .308/.439/.659 con 42 HR y 100 walks.

4. Alex Rodriguez, 3b, .290/.392/.523 con 35 Home Runs.

5. Mark Teixeira, 1b, .282/.371/.514 con 33 HR.

6. Alfonso Soriano, .277/.351/.556 con 46 Home Runs

7. Robinson Cano, 2b, .342/.365/.525 con 41 dobles y 15 HR.

8. Vernon Wells, cf, .303/.357/542 con 32 HR y 17 bases robadas.

9. Brian McCann, c, .333/.388/.572 con 24 Home Runs..

Habrían anotado más de 1.000 carreras, no tengo ninguna duda al respecto. Y cuatro de esos jugadores ganaron Guantes de Oro. Por supuesto, para que esto ocurra los Yankees tendrían que volver a firmar a Cano. Y conseguir una máquina del tiempo. **

** Bueno, los Yankees perdieron a Robbie Cano. Pero, ¿a quién tenían que fichar inmediatamente? ¿Carlos Beltrán?

¿Y el mejor año de Beltrán? Ya lo creo: 2006.

Beltrán, dh / of, .275 / .388 / .594 con 41 HR, 127 carreras, 3 veces lo pillaron de 21 bases que intentó robar, 8.2 WAR.


La versión Original, en inglés, del artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *