Jake Arrieta: Soy Leyenda

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

“De bien nacidos es ser agradecido” me decía mi abuela cuando era pequeño.

Así que en estos días que no se parará de hablar del flamante fichaje que llega a los Cubs, Yu Darvish, yo prefiero agradecer los servicios prestados a alguien que se va, y nos deja a todos los cubbies un poco huérfanos.

Jake Arrieta llegó en Junio de 2013, junto con Pedro Strop, en un intercambio que mandó a Scott Feldman y Steve Clevenger a los Baltimore Oriols. El movimiento no llamó la atención de nadie, allí era considerado un fiasco, y venía a un equipo que en ese momento era un desastre, así que parecía una unión destinada al fracaso.

jake arrieta soy leyenda chicago cubs mlb
Nacido en Farmington, Missouri, en 1986 (getty images)

Pero algo ocurrió a partir de 2015: el equipo perdedor y ese pitcher del montón, se conjuraron para dejar de ser ellos los que se asustaban ante los ataques rivales, y empezar ellos a atemorizar a los bateadores.

Ese año Arrieta ganó 22 partidos con un ERA DE 1.77

Son unos números ya de por si ridículos, pero aún más llamativo son los conseguidos en los 15 partidos de la segunda mitad, tras el Juego de las Estrellas, parecía más un jugador de videojuego o sacado de una película en blanco y negro de Frank Capra:

  • 12-1
  • .923  (W-L %)
  • 113 Ks
  • .727 WHIP
  • ERA DE 0.75 (el mejor de toda la historia)

Los mejores jugadores iban desfilando delante de él, y los iba eliminando, daba igual lo bueno que fuese, uno tras otro, partido tras partido. En estos tiempos de estadísticas avanzadas en los que se estudia cada defecto de los pitchers, cada fallo o imperfección en su lanzamiento, para aprovechar cada debilidad, Jake Arrieta aun así fue casi literalmente “imbateable”.

Tras llegar a la Wild Card, se la juegan a un partido contra los Pirates, ¿y quién lanza por los Cubs? muy difícil pero lo han adivinado: Jake, que solo permite 4 hits y blanquea a Pittsburgh.

Esa temporada termina contra los Mets, con los que pierden 4-0

Obviamente Arrieta ganó ese año el trofeo al mejor lanzador de la Nacional, el Cy Young

¿Cómo podría mejorar, si cabe, ese año mágico un lanzador? La respuesta es simple, con un NO HITTER (no permitir ni un hit en todo el partido), pero realizarlo es casi imposible: En 214.651 partidos se consiguieron solo 296 veces (0.138%)

Imposible era una palabra que no entendía Jake Arrieta ese año:

30 de agosto de 2015, NO HITTER en la victoria de 2-0 contra los Dodgers

 

 

Así que, ya tenemos una de las mejores temporadas de la historia realizadas por un lanzador. El 2016 solo podía ir a peor…pero estamos hablando de Jake Arrieta:

El 21 de abril de 2016 realiza otro NO HITTER, esta vez contra los Reds (16-0)

 

Esa temporada de los Cubs va bien desde el principio hasta el final, logran más de 100 victorias, 18 de Arrieta, y se clasifican para la WORLD SERIES contra los Indians.

En la final se llega a ir perdiendo 3-1 contra ellos.

¿Saben que pitcher ganó sus dos partidos para mantenerse vivos 3-3 y llegar al milagroso séptimo partido?

Ésta ya es para nota

Tras el triunfo en las World Series, terminan estos dos años mágicos de Jake Arrieta, unos años en los que los caprichosos Dioses del baseball le dieron el poder de igualar a todos los hombres: daba igual que fueses un rookie, el gran fichaje del equipo, un veterano de vuelta de todo o el máximo bateador de la Conferencia… los iba a eliminar a todos.

Su siguiente y último año, 2017, fue como el de todo el equipo, un inicio desastroso y demostrando su calidad al final, gana 14 partidos.

Termina su carrera en los Cubs con 2.73 de efectividad en 128 aperturas.

En el 2018 es agente libre, y no se llega a un acuerdo satisfactorio para las dos partes en lo económico. Aun así, en la presentación de su sustituto Theo Epstein le agradece su aportación (mi abuela estaría orgullosa de él):

“Ninguno de nosotros tendría anillos sin Jake. Jugó un papel decisivo en el cambio de esta franquicia, ayudó a cambiar la cultura y ganó grandes juegos. Es el día de Yu Darvish, pero creo que es aconsejable sacarse el sombrero con Arrieta y desearle lo mejor “

Así que, gracias a ese pitcher en principio corriente, por el que no se tuvo que hacer un gran desembolso, los Cubs consiguieron ser un equipo temido y temible. No estuvo muchos años, pero sí los suficientes para que los aficionados nos acordemos toda la vida de sus extraordinarios logros:

 

1 Cy Young (2015)

2 No Hitter (2015 y 2016)

1 WORLD SERIES 2016 (2 W )

 

 

Volverán las rachas perdedoras, es ley de vida, pero podré decirles a mis hijos que vi los dos años de mayor dominio de un pitcher sobre los bateadores, y que llevaba el número 49 a la espalda sobre el uniforme a rayas de los Cubs. Seguro que también les gustará que les cuente que este tipo de barba tupida daba miedo a sus rivales hasta cuando bateaba.

Todos los logros contados aquí son el final inesperado de la unión entre un desastre de equipo y un pitcher desahuciado, pero como decía Dylan en “Like a Rolling Stone“: “When you ain’t got nothing, you got nothing to lose”.

Jake Arrieta deja hoy los Cubs, pero cuando dentro de algunos años, paseando por Chicago, sus hijos le pregunten porque la gente por la calle le mira con esa mezcla de orgullo y de agradecimiento, y siguen llevando la camiseta con su nombre, les podrá decirles con la cabeza bien alta: PORQUE SOY LEYENDA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *