Nº 95: Mariano Rivera. Mejores jugadores de la historia del Béisbol

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos en RRSS!

Yo era un hombre inteligente – No soy un hombre inteligente, Jenny, pero sé qué es el amor – yo colocaría a Mariano Rivera en casi cualquier lugar de la clasificación de los 100 Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol, pero aquí está, en el puesto número 95.

Hay dos escuelas de pensamiento antagónico sobre Mariano :

1. Él no tiene que estar en el Top 100.

2. Él tiene un número mejor que el 95.

Yo no creo que nosotros – y por “nosotros” me refiero a la comunidad del béisbol – hayamos descubierto la manera de juzgar a los Closer. Quiero decir, en comparación con los problemas médicos de la sociedad, esto no es un gran problema. Pero no creo que realmente sepamos qué hacer con ellos. Es una de las piezas más raras de béisbol. Vamos a ir a lo largo de, año tras año, haciendo caso omiso de todos los Al Hrabosky y Rich Gossage y Rawly Eastwick y Kent Tekulve que se presenten. Y después de un año, blablabla, Bruce Sutter gana el premio Cy Young con una temporada que se ve muy similar a la de los otros tipos. ¿Por qué? Mi conjetura: Tiene algo que ver con los objetos brillantes – a veces un relevista tiene una temporada que por una razón u otra, nos llama la atención. Tal vez tiene una buena historia. Tal vez haya una sola estadística que le hace salir de la media-. Cualquiera que sea la razón, seguimos el brillo y nos maravillamos, y luego olvidamos todo sobre los Closer hasta que el próximo objeto brillante vuelva a presentarse.

 

Recuerdo que en 1984, cuando los Tigers dominaron el béisbol, estábamos de repente en un lugar inexplicable, se dijo que Willie Hernández fue de lejos el jugador más valioso en el béisbol. Me acuerdo de eso fue como una especie de shock. ¿En serio? ¿Willie Hernández? ¿Qué? Al final, Hernández no sólo ganó el premio de MVP, aplastó a todos en la votación. Aplastó a Don Mattingly (quien bateó .343 con 110 carreras impulsadas), aplastó a Cal Ripken (que registró una temporada de 9.9 WAR pero recibió sólo el décimo lugar de los votos para MVP), aplastó a su compañero de equipo Kirk Gibson, quien conectó 27 Home Runs, que robó 29 bases y fue un importante contribuyente de la ofensiva, en la puntuación más alta de la historia del béisbol.

Hernández tenía varios puntos a su favor: un ERA inferior a 2.00 (que siempre impresiona); un hermoso récord de 9-3 con 32 Saves; un largo periodo de tiempo donde no dejó escapar ni un Save (hasta el 28 de septiembre, y para entonces tenía el premio MVP en el bolsillo).

Un buen año. Pero, ¿MVP? Exactamente un año antes, Dan Quisenberry tenía todo eso y ganó la división. Tenía un ERA menor de 2.00. Su récord fue sólo 5-3, pero tuvo 45 Saves. No recibió ni un voto para el primer lugar de MVP. Ni uno.

¿O qué tal 1982? Greg Minton tenía un ERA menor de 2.00, un récord de 10-4 y 30 Saves. No recibió ni un voto para el primer lugar de MVP.

¿O qué tal 1979? ¿Jim Kern? Se fue al 13-5 con una efectividad de 1.57 y 29 Saves. No hace falta decir que no recibió ni un voto para el primer lugar de MVP.

Básicamente, durante años, uno o dos relevistas tendrían una especie Willie Hernández del año. Y a nadie le importaba. Y luego, por alguna razón, nos entusiasmabamos todos con los Closer. Eso sucedió otra vez en 1987, cuando los votantes extrañamente dieron Steve Bedrosian el premio Cy Young. Bedrosian no tuvo el mejor año para un relevista diestro. Todd Worrell y Lee Smith ambos tuvieron mejores años. Mark Davis fue una elección extraña para el Cy en 1989. Y la barrida de Dennis Eckersley en el Cy-MVP de 1992 todavía me parece una de las cosas más extrañas que han sucedido en los premios. *

* La cosa más rara que recuerdo que haya sucedido en los premios deportivos, sin duda, fue cuando la AP dio al kicker Marcos Mosley de Washington el premio MVP en 1982. Esa fue una temporada extraña, obviamente, con la huelga y así sucesivamente. Pero eso no es excusa para este pedazo de chifladura. ¿Qué bueno debería ser un Kicker para merecer el premio al Jugador Más Valioso? Piensa en eso durante un minuto. Pero lo que pasó está a un nuevo nivel del absurdo: Moseley ni siquiera era tan bueno. Transformó 20 de 21 Field Goals, lo que supongo es agradable. Pero no consiguió tres puntos extra. Lo que es más, él no consiguió ni un gol de campo de más de 50 yardas en toda la temporada.

 

Esto es algo más que me acabo de dar cuenta – Supuse que Moseley debería haber hecho un montón de Field Goals ganadores al final del partido. Pero ¿sabes qué? Lo busqué. Ni siquiera hizo eso. Hizo un único FG que dio la victoria en toda la temporada. Tras esto ya me he quedado sin ninguna otra conjetura.

Seguimos a los objetos brillantes. Denni Eckersley fue un maravilloso lanzador de relevo. Casi nunca se le acercó nadie, ponchó muchísimo, en situaciones difíciles. Pero en serio, lanzó 80 innings – ¿lo bueno que sería durante esas 80 entradas tienen que servir para ser el lanzador y jugador más valioso de la liga entera? Obviamente la conclusión en 1992 fue: Mientras esas entradas son en su mayoría la novena  y sólo concede 17 carreras durante todo el año, se obtiene el premio.

Te puede interesar, Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Sólo cuando Jay Howell hizo lo mismo en 1989, no obtuvo ningún voto MVP – ni siquiera un lugar entre los 10 primeros. Tampoco Bill Landrum en 1989, Jeff Montgomery en 1989, Larry Anderson en 1989, Alejandro Peña en 1989, Jesse Orosco en 1989 – Todos estos en 1989. Lo que hizo a Eckersley obviamente fue grande, pero no era especialmente extraño. Por alguna razón, es fue el año en el que el BBWAA decidió recompensar a los relevistas.

Y ningún relevista – incluyendo nuestro invitado de honor Mariano Rivera – ha estado cerca de ganar un premio de MVP desde entonces.

Entonces, ¿qué hacemos con todo esto? Bueno, mira, me encanta Mariano. Todos lo hacemos, pero he escrito largamente sobre mi profundo agradecimiento a Rivera. Dicho esto, yo no iba a incluirlo a él o a cualquier otro Closer en la lista. Sin ánimo de ofender, yo no creo que haya contribuido suficientemente al juego. Mariano Rivera lanzó 1.283 innings – o, si lo prefiere, menos entradas que Sterling Hitchcock, Bob Moose, Dan Schatzeder, Brandon Webb, Kip Wells, Mélido Pérez y LaTroy Hawkins o otros 790. Mariano Rivera fue, de hecho, un Starter que no funcionó, y si hubiera tenido éxito en la rotación, los Yankees habría preferido no volver a ponerlo en el bullpen. Un buen Starter es, casi seguro, más valioso que una gran Closer. 

 

Así que … lo tenía fuera de la lista. Pero entonces tuve una idea sobre sus competencias. Mariano Rivera no es sólo una gran Closer. Él es el mejor cerrador en la historia del béisbol. El hombre al que a menudo se compara con – su contemporáneo Trevor Hoffman – era un lanzador fantástico, un Salón de la Fama de primera o segunda votación, una fuerza dominante. Y Hoffman no está ni siquiera en el mismo código postal de Rivera. Hoffman lanzó 200 entradas menos que Rivera y concedió más Home Runs, dejó caminar a más bateadores y tuvo un ERA más alto, a pesar de que lanzó durante la mitad de sus partidos en el estadio de los sueños para cualquier lanzador, San Diego. (Rivera, sorprendentemente, fue aún mejor lejos de Yankee Stadium de lo que era en su casa). Y, por supuesto, sus actuaciones en postemporada eran inigualables.

Oh, los números de postemporada de Mariano. Me encanta escribir de esto por su valor de shock – que lanzó 141 innings, un índice victorias/derrotas 8-1, con un ERA de 0.70, 42 Saves, 110 Strikeouts, 21 Walks y 2 Home Runs permitidos. Su WHIP postemporada: 0,759. Estos no son números humanos. *

* De vez en cuando, Goose Gossage deja salir el tipo gruñón que lleva dentro y habla de Rivera, tan grande como es, no tuvo que lanzar dos y tres inning para Save como los lanzadores de su tiempo. Es cierto, pero Rivera es probablemente el tipo equivocado de las palabras de Goose. En la postemporada, Rivera tuvo 33 salidas donde lanzó dos o más entradas. Eso fue 69 1/3 entradas. ¿Sabes cuántas carreras concedió? Cuatro. Eso es: Cuatro. O, si lo prefiere, IV. Eso es un ERA de 0,52. Creo que Mariano podría haber manejado la carga extra de la que habla Goose.

Estas son las razones porque la “Sandman” Rivera está dentro de la lista de los 100 Mejores Jugadores. Y sus innings limitados y su función especializada es por lo que está abajo en la lista.

Versión Original del artículo en inglés

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos en RRSS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *