No 34: Mel Ott. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Mel Ott es el hombre más pequeño del club de los 500 Home Runs. 1,79 metros de altura, 77 kilos de peso, tenía aproximadamente el mismo tamaño que Davey Lopes, Bucky Dent y Don Zimmer (cuando jugaban). Es uno de los grandes atípicos de la historia del béisbol.

Aquí está la tabla de Home Runs para jugadores de 1,79 metros y 77 kilos de peso o menos:

1. Mel Ott, 511

2. Earl Averill, 238

3. Davey Lopes, 155

4. Tommy Harper, 146

5. Destripador Collins, 135

Estoy a punto de darte una estadística de Home Runs de Mel Ott que te sorprenderá, pero antes de que empecemos, digamos que Mel Ott era un jugador de béisbol espectacular, además de un tipo legendario. Me refiero a esa parte de «legendaria» de forma literal; Mel Ott era el arquetipo de la amabilidad en el mundo del béisbol. Era el chico agradable al que se refería Leo Durocher cuando dijo «Los chicos buenos terminan los últimos». El entonces mánager de los Giants, Durocher, vio a Ott liderar a su equipo en el campo.

«Echa un vistazo al número 4 de allí», dijo Durocher refiriéndose a Ott. «el tipo más agradable del mundo». Luego, después de gritar los nombres de los jugadores de los Giants que seguían a Ott, Durocher recordó haber dicho: «Échales un vistazo. Todos son buenos chicos. Terminarán los últimos. Ser Buenos chicos. Terminar el último.»

La contribución del escritor Arthur Daley: «Ottie tenía carisma mucho antes de que las palabras excesivas surgieran del diccionario para el uso diario».

Una más: el dueño del bar, Toots Shor, estaba supuestamente hablando con Sir Alexander Fleming, el ganador del Premio Nobel por descubrir la penicilina, cuando Mel Ott entró por la puerta. «Disculpe,» dijo Shor. «Alguien importante acaba de entrar».

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

La naturaleza genial de Ott desmentía al genio atlético. No era un bateador de Home Runs. Era, en cambio, un bateador completo y hecho a sí mismo. Ott creció en una pequeña ciudad de Louisiana llamada Gretna, justo al otro lado del río. Su padre trabajaba largas horas en una planta de aceite de semilla de algodón; Ott siempre dijo que su familia no tenía mucho más que la iglesia, los deportes y a ellos mismos. Ott aprendió a jugar al béisbol por dos tíos que jugaban en un equipo semiprofesional local.

 

No 34: Mel Ott. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol giants mlb
(Foto: Stuff Nobody Cares About)

Ott no fue el primero en dejar su pierna delantera en el aire para cronometrar lanzamientos: el estilo de bateo de flamencos se remonta al siglo XIX. Pero en esa pequeña ciudad, a través de su método de prueba y error, Ott inventó su propio estilo de bateo. La primera vez que el mánager de los Giants, John McGraw, vio a Ott, de 16 años, dijo: «Este es un bateador natural». Ott estaba en las grandes ligas con 17 años. Era una estrella por 19.

Ott nunca ganó un Premio de MVP, aunque probablemente fue el mejor jugador de la liga cinco o seis veces durante su carrera. Bateó con poder, por supuesto, lideró la liga seis veces en bases por bolas, y tenía un brazo derecho tremendo. Lideró la Liga Nacional en WAR cinco veces, terminó entre los cuatro primeros cada año desde 1929-39, y su carrera con un 107.8 WAR es la 16ª en la historia del béisbol, entre Nap Lajoie y Mickey Mantle. Cuando hablamos de Mel Ott, yo diría que ha sido subestimado por la historia.

Pero, sí, gran parte del legado de Ott está ligado al Home Run. Fue el primer jugador de la Liga Nacional en llegar a 500 Home Runs. Lideró la liga en vuelacercas seis veces. Y como bateador de Home Runs, bueno, como Bill James ha escrito: Es probable que nadie conecte más Home Runs «fáciles» que Mel Ott.

The Polo Grounds (donde Ott jugó 1,367 partidos) era un estadio de béisbol en forma de U situado en Coogan’s Bluff, entre Harlem y Washington Heights. Probablemente se recuerde mejor ahora por su profunda pared central. La brecha izquierda-centro era de 137 metros, la brecha derecha-centro era de 136,8 metros, y 147 metros hacia el centro. Es por eso que las imágenes de la captura más famosa de Willie Mays son tan confusas. El jugador de Cleveland, Vic Wertz, golpeó la bola unos 129,5 metros, más o menos (algunos lo estiman más cerca de los 134) y cuando Mays la atrapó, estaba, al menos, a cuatro pasos de la valla, tal vez más.

El campo central profundo era el punto focal de Polo Grounds, pero los bateadores apuntaban hacia las líneas, debido a que las paredes de los jardines se dirigían directamente al centro del campo antes de redondear la U, las líneas de campo izquierda y derecha estaban cómicamente cerca del plato. Una bola golpeó la línea del jardín izquierdo (como el Home Run de Bobby Thomson, «Los gigantes ganan el banderín»), necesitaba viajar 85 metros para convertirse en vuelacercas. Las bolas golpeaban la línea del jardín derecho para recorrer sólo 78 metros.

Los bateadores zurdos, obviamente, pegaron muchos Home Runs en el Polo Grounds. Cuando Johnny Mize tenía 34 años, y parecía poco probable que volviera a ser un gran jugador otra vez, usó el muro del Polo Grounds. Bateó 51 Home Runs (29 en casa), para liderar la liga. El año siguiente conectó 25 de sus 40 vuelacercas, líder de la liga, en Polo Grounds.

Hank Thompson bateó 82 de sus 129 Home Runs de su carrera en Polo Grounds. Stan Musial bateó 49 vuelacercas en el Polo Grounds durante su carrera, el estadio en el que más golpeó, fuera del suyo.

Nadie, sin embargo, aprovechó mejor el Polo Grounds que Mel Ott. Fue el bateador más puro y durante su carrera conectó 323 de sus 511 Home Runs en el Polo Grounds. Eso es el 63.2%, el segundo total más alto de cualquiera con más de 300 vuelacercas.

Aquí están los cinco porcentajes más altos de Home Runs en casa:

1. Chuck Klein, 190 de 300, 63.3%

2. Mel Ott, 323 de 511, 63.2%

3. Ron Santo, 216 de 342, 63.2%.

4. Hank Greenberg, 205 de 331, 61.9%.

5. Todd Helton, 227 de 369, 61.5%

En caso de que tenga curiosidad, el porcentaje más bajo de Home Runs en casa es el de Joe Adcock, quien bateó solo 137 de sus 336 Home Runs en casa (40.8%). Eso es porque jugó la mayor parte de su carrera en el County Stadium. Adcock, con un poco más de suerte (y quizás con un mánager que hubiera creído en él), fácilmente podría haber bateado 500 Home Runs en su carrera. Joe DiMaggio es el segundo en esa lista, con solo 148 de sus 361 cuadrangulares en el Yankee Stadium.

Volvamos a Mel Ott … Todavía no he llegado a esta estadística asombrosa. Ott se aprovechó del Polo Grounds porque era un bateador preciso y porque era un bateador inteligente. Desde el principio se dio cuenta de que no tenía sentido intentar golpear la bola hasta los huecos del Polo Grounds. Ott era un bateador diferente; en muchos sentidos, era un MEJOR bateador fuera de casa. Ott alcanzó 14 puntos más como visitante durante su carretera (.311 a .297), con 117 sencillos más, 123 dobles más y 30 triples más. En casa, sacó la bola del parque. Eso es lo que el parque le pedía que hiciera.

Dicho todo esto, Ott realmente no tuvo una carrera loca por los Home Runs. Hasta 1940, conectó 388 vuelacercas y 223 (57,5%) fueron en casa. Eso es un alto porcentaje, no hay duda, pero está en línea con algunos de los otros grandes como Billy Williams, Ralph Kiner, Yogi Berra, Al Kaline, etc. Frank Robinson conectó el 55% de sus jonrones en casa. También lo hizo Jim Thome. Jimmie Foxx golpeó el 56% en su casa. Larry Walker bateó un 56% de sus cuadrangulares en casa.

Peroen la temporada de 1941 algo cambió con Mel Ott. Cumplió 32 años ese mes de marzo y supongo que se dio cuenta de que la velocidad de su bate se estaba ralentizando y su cuerpo se estaba agotando. Después de 1941, su promedio de bateo disminuyó, sus números de poder disminuyeron. Es una historia habitual. Los jugadores hablan de hacer ajustes cuando envejecen. Pero esos ajustes son difíciles de lograr.

Lo que Mel Ott hizo es lo siguiente: modificó sus golpes para aprovechar al máximo el Polo Grounds. Y ni siquiera se preocupó por lo que hacía como visitante.

Basta con mirar los números:

En 1941, Ott bateó .347 / .490 / .636 en casa con 19 Home Runs.

Ese mismo año, bateó .236 / .325 / .382 de visitantes con 8 Home Runs.

No 34: Mel Ott. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol giants mlb
(Foto: SF Gate)

Nunca antes había tenido una variedad de resultados en casa y fuera como esta. En 1942, por supuesto, Estados Unidos estaba en guerra (Ott era demasiado viejo para servir en el ejercito), y el talento en el béisbol era significativamente menor. Ott básicamente repitió el patrón. Un slugging de 643 en casa. Un slugging de .347 como visitante. Ese año, conectó 23 vuelacercas en casa, 7 como visitante.

Luego vino 1943, pero antes de que llegue a 1943 os daré un apunte. De 1941 a 1946, Mel Ott conectó 123 Home Runs y se colocó por encima de la marca de 500 Home Runs. ¿Y sabes cuántos de esos 123 se golpearon en casa? Cien. Sí. Para esos últimos años, bateó el 81% de sus vuelacercas en casa. Los últimos cuatro años, conectó 58 Home Runs en casa y ocho (sí OCHO) como visitante.

El crescendo fue en 1943. El béisbol era obviamente un desastre en 1943. Casi todos los buenos jugadores estaban en el extranjero, la asistencia se redujo a nada (los Giants promediaron menos de 5,000 personas por partido) y mucha gente se preguntaba por qué se jugaba al béisbol. El equipo también era insatisfactorio; siempre hubo rumores de que las bolas de béisbol eran ligeras y de mala calidad, y los números de poder en torno al béisbol estaban en caída libre (el porcentaje de slugging de .344 en las grandes ligas es el segundo más bajo desde la Deadball Era, detrás del año del lanzador de 1968).

Ott estaba prácticamente acabado. Bateaba apenas .234. Pero incluso en pleno declive, logró batear 18 Home Runs, lo cual, créelo o no, fue lo suficientemente bueno como para ocupar el segundo puesto en la Liga Nacional.

Golpeó LOS DIECIOCHO en el Polo Grounds.

Repetiré eso: en 1943, Mel Ott bateó todos sus 18 Home Runs en casa.

Nada de esto debe interpretarse como menosprecio de Ott. Se adaptó maravillosamente a su entorno. Si Ott hubiera jugado su carrera en Fenway Park, no tengo ninguna duda de que habría ajustado su swing para aprovecharse del parque. Si hubiera jugado su carrera en Ebbetts Field, probablemente hubiera agregado 10 puntos a su promedio de bateo durante su carrera, tal vez más, incluso si su total de Home Runs se hubiera reducido un poco.

Pero era un gigante. Una de las razones por las que hacer una lista como esta es divertido es que no podemos saber quién era mejor en un ambiente neutral. El béisbol no se juega en un laboratorio. ¿Cómo jugaría Babe Ruth en 2016? ¿Cómo sería Bryce Harper en 1954? Sólo podemos jugar a adivinos. Lo que sabemos es esto: juegas las cartas que te reparten. Mel Ott jugó sus cartas muy bien.

 

El artículo original de Joe Posnanski