Series Mundiales (Partido 1): Nationals se apuntan el 1-0

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Empezaban las Series Mundiales 2019 el con hit y robo de base para Trea Turner, aderezado con toque de sacrificio de Adam Eaton, no existoso, para tratar de que el 7 llegase a tercera, nos dejaban bien claro que, tal y como esperábamos, habíamos sido invitados a la fiesta del béisbol clásico.

En los lineu-ups la única incógnita relevante antes de la Serie consistía en conocer quien ocuparía el puesto en segunda base national dejado libre por Howie Kendrick desplazado al DH, Dave Martínez decidió que fuese Asdrúbal Cabrera por delante del habitual Brian Dozier, afirmó en el prepartido que quería un zurdo más en su bateo.

En el montículo los dos aces de ambos equipos, al menos en el caso de los Astros y el intratable desde el mes de mayo Gerrit Cole, dos lanzadores llamados a dominar a los bateadores. Apuesta necesaria para un primer partido de las Series Mundiales, pues el vencedor del mismo se ha llevado el anillo en el 64% de las ocasiones, 67% si la victoria se la lleva el equipo de casa.

En fundamental se había constituido la primera entrada para los Astros en postemporada, habiéndose impuesto en todos los partidos en que terminaba por delante la entrada inicial, con la única excepción del, sorprendente y extraño, tercer partido de las Series de División frente a Rays. Primer objetivo, pues, para los tejanos anotar en la primera entrada, cargando con el mayor número posible de lanzamientos a Max Scherzer a fin de impedir el objetivo National de que su abridor cubriese siete entradas, objetivo aún más necesario si tenemos en cuenta que la primera era la peor entrada estadísticamente para el heterocromo, quien mejora sus números conforme avanzan los partidos. Alcanzaron su doble fin los siderales, 2-0 (Springer y Altuve impulsados por un Yuli Gurriel a quien le pusieron la bola demasiado fácil, todo ello, sin home runs y con robos de base incluidas, faltaría más), obligando a Scherzer a llegar a los 26 lanzamientos, que se convertirían en 48 tras la segunda. Los de Washington no se encontraban por debajo en el marcador desde las Series de División y de Houston llevaban 28-0 esta temporada cuando anotaban al menos dos carreras en la primera entrada.

Acortarían distancias los Nationals en la segunda entrada gracias a un Home Run de la historia viva de los capitalinos, Ryan Zimmerman, empatando el partido en la cuarta, 4-4, mediante nuevo Home Run, Juan Soto esta vez, ya más centrado. Mucho se ha hablado en las horas previas sobre la falta de un pitcher zurdo por parte de los Astros para enfrentar a Soto, aunque obviamente en caso de existir no habría aparecido en la cuarta. Curioso que el equipo símbolo de la lucha base a base hubiese anotado sus dos carreras sacando la bola del campo.

El partido se había reequilibrado en la cuarta entrada, empate a carreras 2-2, a hits 4-4, pero en la quinta entrada se volvería a desequilibrar los Nationals se pusieron por delante, primero gracias a la anotación de Kurt Suzuki impulsado por Adam Eaton, y después, y otra vez, Juan Soto impulsaría a Víctor Robles y Anthony Rendón, 5-2, 1 carrera anotada y 3 impulsadas por el 22 rojo, espectacular su partido, todo hace indicar que Juan Soto va a suponer mucho sufrimiento para los Astros en estas Series.

Dejó el partido Maxwell al finalizar la quinta, con 112 lanzamientos, su record de postemporada, cierto que el objetivo de Dave Martínez era que llegara a 6 ó 7 entradas, pero es que cada eliminación le resultó costosísima al pitcher de St. Louis, empezó el partido blando, inseguro y sin puntería, pero si algo tiene Max Scherzer, además de que va asentándose conforme avanza el partido y mostrándose cada vez más seguro y dominante, es que jamás se va de los partidos ni pierde el control de los mismos, un inicio de partido por el que le llovieron las críticas en las redes sociales se tornó en una buena actuación dejando el montículo con su equipo 3 carreras por delante a un Patrick Corbin convertido en relevista esta postemporada, rol que no desempeñaba desde 2013,  un Patrick Corbin, sobre el papel, antagonista de Juan Soto, pues tan nulas armas poseen los Astros frente al dominicano como disponen sobradamente frente al neoyorquino, quien pese a ello supo cubrir la sexta sin recibir daño.

A partir de la séptima se dio paso al inquietante bullpen National, que se había mostrado seguro en esta postemporada pero que parecía volver a las andadas con Tanner Rainy, quien además de permitir un home run a George Springer, 5-3, pasó la bola al closer Daniel Hudson con hombres en primera y segunda y un solo eliminado, aunque se le llenaron las bases, consiguió finalizar la entrada sin mayores daños, en la octava el propio Daniel Hudson se anotaría en su haber carrera de Kyler Tucker impulsado por George Springer, 5-4, pero ahí quedaría el marcador, Sean Doolittle cerraría el partido, evitando la remontada local, el bullpen National había superado el examen, y la capital se llevaba el primer y fundamental partido.

La derrota para un Gerrit Cole que consiguió cubrir las siete entradas, pero que, a diferencia de Scherzer se le fue el partido, volviendo a cifras previas a ese 27 de mayo en que se inició su extraordinaria racha, de hecho,  desde el 22 de mayo no recibía 5 o más carreras, Gerrit Cole era la única certeza, la única seguridad que teníamos antes de iniciarse las WS, y nos hemos quedado sin ella.

Mañana un segundo partido de las Series Mundiales 2019, a vida o muerte para los Astros, en frente Stephen Strasburg, no es el mejor rival para Houston en una situación así, desde luego.