Nº 93: Craig Biggio. Mejores jugadores de la historia del Béisbol

Se puede dividir la carrera de Craig Biggio en dos épocas distintas. Antes de los 33 años, probablemente fue un jugador tremendamente infravalorado porque hizo muchas cosas buenas que no fueron reconocidas. Después de los 33 años, probablemente fue un jugador tremendamente sobrevalorado porque pasó un puñado de marcas (como 3.000 hits, 600 dobles y 1.500 carreras) que la gente tiende a asociar con la grandeza … pero realmente era una sombra de sí mismo para entonces.

Sabes que Biggio comenzó su carrera como catcher. Se mantuvo en el puesto a pesar de liderar la liga en bolas pasadas -que no capturaba bolas lanzadas correctamente por el pitcher- en 1991, y a pesar de un brazo insignificante (eliminó a menos de un cuarto de los corredores que trataban de robar bases).  Era una extraña elección como catcher. Biggio podía correr, y querías que su bate en la cima de la alineación todos los días. En 1992, Houston lo movió elegantemente a la segunda base, y él jugó los 162 partidos de la temporada.  Anotó 96 carreras, robó 38 bases y era un sólido defensor. Su carrera estaba a punto de despegar.


De 1994 a 1999, Craig Biggio fue un gran jugador de béisbol. Estos seis años -que incluyeron dos temporadas acortadas por la huelga- Biggio bateó .306 / .401 / .473, anotó 120 carreras al año, bateó 20 o más cuadrangulares al año, robó 35 bases al año y ganó cuatro Guantes de Oro. El pináculo fue 1997, que fue tan bueno que podía haber sido confundido con una temporada de Joe Morgan de mediados de los años setenta. Biggio bateó .309, consiguió Walks o fue golpeado 118 veces, bateó 22 Home Runs, robó 47 bases, anotó 146 carreras y, esto es asombroso, no golpeó para una doble eliminación durante toda la temporada.

 


Él no ganó el MVP por su increíble temporada de 1997 porque, bueno, para ser justos, fue una temporada de locuras ofensivas. Ese fue el año en que Larry Walker golpeó .366 con 49 cuadrangulares y un absurdo total de 409 embasados, en parte debido al “aire ligero” de Coors Field. Mike Piazza bateó .362 con 40 Home Runs. Incluso el compañero de equipo de Biggio, Jeff Bagwell, conectó 43 jonrones y robó 31 bases. Aún así, los talentos únicos de Biggio, por haber sido golpeado por el lanzamientos, evitar la doble eliminación, por dirigirse de manera agresiva y efectiva a las bases, fueron injustamente ignorados.


Fue justo alrededor de 1999 o 2000 que Bill James – en su New Baseball Abstract – clasificó a Biggio en su Top 100 de todos los tiempos y luego escribió una explicación de varias páginas del por qué no estaba loco. En la explicación, dio su razonamiento del por qué Biggio era mejor que Ken Griffey durante casi todos los años de los noventa. Creo que al hablar de Biggio en el Abstract, Bill empujó a la gente a mirar a Biggio de forma un poco diferente. Eso era bueno.


Lo que no era tan bueno es que fue justo durante esa misma época que Biggio dejó de ser un gran jugador. Se lesionó un poco en el 2000. Y en el 2001, hizo muchas de las cosas que siempre había hecho: tenía un porcentaje de embasarse de .382, lideró la liga en hit-by-pitch, anotó 118 carreras.  Sólo robó siete bases, sus Walks habían bajado y su defensa se estaba convirtiendo en un problema. Dos años más tarde, los Astros vieron que empeoraba en defensa y lo trasladaron al Outfielder donde él nunca consiguió un WAR defensivo positivo. Esperamos que los jugadores disminuyan sus resultados a finales de los 30 años, y Biggio lo hizo de forma normal. Consiguió 100 carreras dos veces más, y consiguió 26 Home Runs a los 39 años. Pero en realidad ni siquiera era un buen jugador para entonces, mucho menos un grande.


Ese fue precisamente el momento en que Biggio empezó a ser reconocido por esas marcas llamativas. Biggio es 16º jugador en partidos jugados, el 10º en apariciones en el plato, el 15º en carreras anotadas, el 5º en dobles y el segundo en ser golpeado por lo bateadores, sólo superado por Hughie Jennings, un jugador de los siglos XIX y XX.  La gente sabía que sería un Hall of Fame cuando se retiró, no tanto por la grandeza que mostró en la plenitud de su carrera, sino por todos esos Hits, dobles y carreras anotadas durante su vida de jugador profesional.


Creo que es una lástima. Quiero decir, si los totales de la carrera le ponen en el Salón de la Fama, estoy a favor. Pero he oído decir que mucha gente se refiere a Biggio como un “Recopilador”. No creo que sea lo correcto en su caso. Sí, creo que fue un jugador muy adaptable, que se mantuvo en una forma increíble, y estas cosas le permitieron completar unos números de una gran carrera. 

 
Él era realmente un jugador sensacional durante su mejor momento, el mejor jugador global durante cinco o seis años, mejor que Barry Larkin (en gran parte porque Larkin no podría permanecer en la alineación) o Roberto Alomar, dos infielders que están en el Salón de la Fama. No pudo permanecer a ese nivel durante tanto tiempo, pero era terriblemente bueno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *