Nº 98: Ron Santo. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

En esta tercera entrega Joe Posnanski nos habla de Ron Santo, jugador de los Cubs, que fue parte de la “Black Cat Story”, el día que a los Chicago Cubs se les apareció el gato negro, que terminó con su buena racha.

Bill James escribió una vez acerca de por qué debemos ser pacientes al calificar a los jugadores de béisbol, porque ahora estamos ciegos ante factores que algún día serán evidentes. Un ejemplo sencillo de esto sería Cap Anson. Cuando Anson jugó al béisbol – su carrera duró desde 1871 hasta 1897 – la Guerra Civil no era un recuerdo lejano, sino un enfoque de la vida americana. Reconstrucción … el final de la reconstrucción … la Decimoquinta Enmienda … el surgimiento del Ku Klux Klan … Plessy vs Ferguson … esta era la noticia diaria.

En este contexto, Cap Anson creía profundamente que el béisbol sería un deporte mejor sin jugadores negros. Él no se escondía de estas ideas ni lo decía de pasada. Tampoco era esta una opinión impopular. Por supuesto que ahora conocemos ese racismo tan virulento, pero era el momento en que él y otros millones de personas veían esta postura como la correcta – moralmente correcto, éticamente correcto, económicamente justo. El béisbol estaba luchando por afianzarse en América, y Anson fue el líder promotor y defensor del juego. No creía que los negros y blancos debieran jugar juntos, y todo indica que la mayoría de personas en Estados Unidos estuvieron de acuerdo con él.

¿Jugar blancos y negros juntos en esa época? No tengo ninguna duda de que hubiera parecido totalmente indignante para cualquiera en 1903.  En 100 años Anson sería conocido exclusivamente por su racismo y su papel en la segregación del béisbol. Las actitudes cambian, forman nuevas direcciones, nuevas informaciones y, con frecuencia se obtiene una comprensión más profunda. Cap Anson era parte de su tiempo. Todos lo somos. Si hubiera nacido en 1952 en lugar de 1852, estoy seguro que hubiera llevado una vida totalmente diferente en el mundo del béisbol.

De forma más intrascendente, Ron Santo ganó Walks. Dibujó montones y montones de Walks. Era una habilidad que desarrolló en las Grandes Ligas – Santo firmó con los Cubs como un joven de 19 años de edad en 1959, y jugó en las Grandes Ligas al año siguiente. En 1963, con 23 años, jugó su primer partido All-Star. Consiguió sólo 42 Walks en 687 apariciones en el plato – en realidad era uno de los jugadores más duros de esa temporada.

Esa fue una terrible off-season para Santo y el resto de los Cubs. En febrero, el segundo base Ken Hubbs – compañero de habitación de Santo – voló con un amigo a Utah para sorprender a su familia. Hubbs había conseguido recientemente su licencia de piloto. En el vuelo de regreso, Hubbs y su amigo quedaron atrapados en una tormenta y se estrellaron. Santo hablaría bastante a menudo acerca de cómo esa tragedia cambió su vida.

Santo diría que los cambios también se produjeron en el campo. En realidad no entraré en detalles sobre esto, pero es cierto que él se convirtió en un bateador diferente en 1964. Sus Walks aumentaron algo más del doble y lideró la Liga Nacional. Lideró la Liga Nacional cuatro veces en cinco años y consiguió al menos 85 Walks durante siete años seguidos.

Te puede interesar, Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

A nadie le importaba mucho eso de los Walks mientras jugaba. No me malinterpreten, Santo no era despreciado, ni mucho menos. Ganó cinco Guantes de Oro, jugó nueve partidos de las Estrellas, y terminó en el Top 5 MVP un par de veces. Pero eso fue porque hizo las cosas más convencionales. Él era bueno para conseguir más de 30 Home Runs todos los años, él consiguió 100 carreras impulsadas en cuatro ocasiones, él era un buen jugador de campo que siguió ganando Guantes de Oro.

Pero nadie realmente se preocupaba mucho por los Walks. El porcentaje de embasarse no era una cosa en los años 1960 y 1970. En todo caso, no había presión sobre los bateadores para lanzar la pelota. Los Walks eran vistos a menudo como signos de debilidad. No había más que la historia ocasional sobre Santo, tenía que ser más agresivo como bateador. A pesar de todo él seguía jugando a su manera.

Y ahora, miramos hacia atrás en su carrera con un conocimiento mucho más claro de cómo los equipos anotan carreras, y resulta que la capacidad del Santo para caminar y llegar a la base es lo que lo separa de muchos de los otros jugadores de primer nivel. Al elegir, yo estaba muy dividido entre Santo y Adrián Beltré. Hay una poderosa conexión entre ellos – al menos por ahora.

-Beltré tiene 9,387 apariciones en el plato. Santo tenía 9,397 apariciones en el plato.

-Beltré batea .282. Santo bateó .277.

-Beltré tiene 376 Home Runs y 1,307 carreras impulsadas. Santo tenía 342 Home Runs y 1,331 carreras impulsadas.

-Beltré ha ganado cuatro Guantes de Oro. Santo ganó cinco Guantes de Oro.

Es obvio que hay ajustes que debe hacerse por el tiempo y el estadio donde jugaban, y así sucesivamente, pero estos números básicos son tan similares que es casi sobrenatural. Entonces, ¿a qué se reduce todo? Bueno, creo que Beltré es el defensor claramente superior. Santo era un buen defensor, pero Beltré es de otro mundo o lo ha sido durante la mayor parte de su carrera. Y así durante un tiempo me inclinaba a por él.

Pero entonces – no son todos aquellos Walks. Santo caminó 1.108 veces en su carrera. Beltré, quien siempre es un candidato a estar en la portada de “Hackers Monthly”, ha caminado 500 veces menos. Esa es una gran diferencia. A causa de esos paseos, porcentaje de embasarse de Santo está a unos 30 puntos por encima de Beltré y su OPS + es 18 puntos más alto. Creo que eso hace que la brecha defensiva se compense, al menos por ahora (una muy buena temporada más de Beltré, y creo que él podría entrar en la lista Top 100).

Ron Santo, los Cubs y el Gato Negro

Sospecho que en 1972 habría sonado a locura decir que lo que se lleva Santo al siguiente nivel como jugador es todos esos Walks que consiguió.

Un par de reflexiones sobre Santo: Si las reglas para entrar en el Salón de la Fama de hoy en día hubieran estado en vigor en 1980, no creo Santo estuviera en el Salón de la Fama. Ese año, Santo consiguió sólo el 3,9% de la votación, que por reglas modernas llevaría a lo que no llegaría a una nueva votación. Pero en 1985, se volvió a poner en la votación y se quedó allí otros 14 años. Nunca superó el 43,1%, pero se convirtió en gran medida en una causa, y me siento seguro de que su muerte en 2010 fueron grandes razones para qué el Comité de Veteranos lo pusiera en el Hall. Voy a añadir por que se retrasó. Durante 10 años, desde 1963 hasta 1972 – quizás fuera el periodo más difícil para batear desde el Deadball – Santo bateó .288 / .377 / .490, probablemente debería haber ganado el Premio 1967 MVP (y estuvo luchando por el MVP en 1964 y 67), y él era un tercera base defensivo muy bueno. Esta es una combinación extraña.

No se si sabes que Santo jugó toda su carrera con la diabetes tipo 1 -la que precisa insulina para su tratamiento-.  Lo mantuvo como una batalla personal durante la mayor parte de su carrera, pero en 1971 se dio cuenta de que podía ayudar a otros diabéticos contando en público su historia. Era algo valiente que hacer, y durante años Santo inspiró a un sinnúmero de personas con su historia.

English Versión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *