No. 35: Cal Ripken. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Antes de que llegara Cal Ripken, nunca había habido un campocorto de 1.92 metros que jugara con regularidad en las Grandes Ligas. A lo largo de los años, hubo algunos campocortos altos: Bill Almon, Ron Hansen, Tony Kubek, Roy Smalley Jr. (quien fue el padre de Roy Smalley que jugó en la década de los 70), pero ninguno de ellos medía 1.92. Ninguno de ellos tenía la constitución de Ripken. Eran altos (llegaban al 1.89) pero relativamente delgados, aparentemente ligeros de pies. Ripken, mientras tanto, se parecía más a un fullback universitario de los años setenta.

Esto puede ser difícil de creer, pero antes de que llegara Ripken, solo había 17 jugadores en la historia de las Grandes Ligas (con un mínimo de 3,000 apariciones en el plato) que medían 1.92 metros y pesaban al menos 90 kilogramos. Ninguno era campocorto. Ninguno fue segunda base. Ninguno fue tercera base. Si miras la lista de los 17, aproximadamente la mitad eran grandes y poderosos bateadores sin una posición concreta (Frank Howard, Dave Kingman, Ken Singleton, Dick Stuart, etc.). Hay algunos grandes atletas que jugaban en los jardines (Dave Winfield, Dave Parker, Donn Clendenon, Johnny Lindell) y algunos que podían jugar de primera base o detrás del plato.

En otras palabras, Cal Ripken era un nuevo tipo de jugador de béisbol. Era demasiado grande para jugar shortstop. Era un corredor lento. Durante su carrera, Cal Ripken fue atrapado más veces robando bases que teniendo éxito en esta jugada. Y fue eliminado más que cualquier otro jugador en la historia del béisbol por doble eliminación (350). Ahora es segundo tras Albert Pujols, que lleva de momento 374.

Fue el genio loco de Earl Weaver quien vio futuro para Cal de campocorto. Ripken siempre había sido un tercera base. En 1981 y principios de 1982, cuando Cal Ripken llegó a las grandes ligas, era un tercera base. Pero Weaver estaba ansioso por mover al niño al campo corto. Nadie en la organización estuvo de acuerdo con él, ni una sola persona estuvo de acuerdo con él. Pero 1982 fue el último año de Weaver como mánager. El 2 de julio, puso a Ripken en el campo corto para quedarse. Por una vez en su vida Earl Weaver quería tener un shortstop que pudiera batear.

«Me gustó la forma en que se maneja en la posición», dijo Weaver después de un par de semanas. «Es demasiado pronto para compararlos, pero la forma en que se mueve me recuerda a Marty Marion«.

Siempre es divertido cuando alguien dice que es demasiado temprano para hacer algo y luego hace lo hace en ese momento.

Los primeros informes sobre la defensa de Ripken en el campocorto incluían palabras insulsas e insatisfactorias como «sólido», «capaz» y «adecuado». Incluso el mismo Ripken diría: «Creo que soy mejor en tercera base». Es lo que pasa para los pioneros. A las personas les cuesta ver más allá de sus propias expectativas e ideas preconcebidas. Ripken, desde el principio, fue percibido como un buen bateador que podría mantenerse en el campo corto. Y así es como la gente lo vio. En el mejor de los primeros días, fue etiquetado como «sorprendentemente bueno».

Era fácil pasar por alto que Cal Ripken se convertiría en uno de los mejores shortstops defensivos de la historia del béisbol.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

¿Cómo fue de bueno en defensa? Podemos lanzar algunos números como punto de partida. Ripken lideró a los campocortos de la Liga Americana en asistencias siete veces y en putouts seis veces. En contraste, Ozzie Smith lideró la liga en asistencias ocho veces y en putouts dos veces. Hay un WAR defensivo para reflexionar: el WAR defensivo de Ripken en el campo corto es el tercero detrás de Wizard y Mark Belanger, los dos jugadores considerados como los mejores campocortos defensivos desde la Segunda Guerra Mundial (con Andrelton Simmons cerrando rápido).

Pero Ripken no recibió reconocimiento siendo tan bueno. Solo ganó dos Guantes de Oro, y más tarde en su fabulosa carrera, cuando a los entrenadores y gerentes les gusta entregar los Guantes de Oro como los Oscar de toda una vida (aunque Ripken aún era un gran campocorto defensivo cuando ganó esos premios), Ripken no obtuvo ese reconocimiento porque, más o menos, había inventado una nueva forma de jugar de campocorto. Jugó profundo para ganar un poco más de tiempo, y debido a que estaba completamente sincronizado con el lanzador, fue un genio para posicionarse.

La gente se perdió algo más acerca de Ripken, tenía el mejor brazo de su tiempo. Se lo perdieron porque Ripken no se echó hacia atrás y lanzó la bola a través del infield, por ejemplo, Shawon Dunston lo hizo. Dunston tenía un bazuca de brazo, sin lugar a dudas, y todos hablaban de su brazo mientras nadie hablaba de Ripken. Pero te apostaría a que Ripken llegaría a primera base mucho más rápido que Dunston, porque Dunston lanzaría una bola rápida de 95 mph a través del infield, Ripken la atraparía y la lanzaría en un solo movimiento, a lo Aaron Rodgers, como el lanzamiento rápido de Steph Curry y la pelota llegaría a manos del receptor todavía con el calor de la mano de Cal Ripken.

El running back Eric Dickerson nunca le vieron tan rápido como realmente era por la forma que tenía de correr. Hay una historia famosa en la que el entrenador de los Rams, John Robinson, estaba tratando el caso de Dickerson por no correr bien, y Dickerson le dijo: «Entrenador, estoy corriendo lo más rápido que puedo. No me crea, y si quieres envía a alguien por ahí para tratar de atraparme «. Robinson lo hizo. El chico no pudo atrapar a Dickerson.

Y eso, creo, también describe la defensa de Ripken. Nunca lo vieron bien. Simplemente fue genial.

Entre 1982-1991, Ripken registró 127 OPS + y promedió 34 dobles, 26 Home Runs, 97 carreras y 94 carreras impulsadas por temporada. Estos eran números increíbles para un campocorto. Los únicos dos campocortos anteriores que habían conseguido esos números, en UNA temporada, fueron Ernie Banks y Vern Stephens en la década de 1950. Ripken lo consiguió durante 10 temporadas. Era un miembro del Salón de la Fama a los 31 años.

Después de eso, bueno, apenas fue un bateador de promedio en los últimos 10 años de su carrera, pero duró el tiempo suficiente para obtener 3,000 hits y 400 Home Runs. Obtuvo el récord consecutivo de partidos jugados, por supuesto. Sobrevivió lo suficiente como para superar ese récord de Henry Aaron.

No. 35: Cal Ripken. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol los orioles mlb béisbol
(Foto: Ted Mathias AFPGetty Images)

Unas palabras sobre el último año de Cal Ripken. Eso fue en 2001. La gente tiene fuertes sentimientos sobre cómo se retiran los atletas. En estos días, la charla es sobre Kob Bryant. Escuchas a la gente todo el tiempo diciendo que es triste ver a uno de los mejores jugadores en la historia de la liga deshacerse en malos tiros jugando para un equipo terrible.

Y mi pregunta es: ¿Triste por quién? Sí, por supuesto, nunca nos gusta ver envejecer a nuestros atletas. Pero, ¿por qué está Kobe Bryant ahí fuera? ¿Es por el dinero? Tal vez lo sea, y es mucho dinero.

Pero tal vez sea algo más lo que lo conduce. Tal vez le encanta tanto jugar al baloncesto que quiere jugar hasta que ya no pueda jugar. ¿Eso es triste? Él sabe hasta qué punto ha caído su juego. Él ve las caras del público en la multitud. Escucha un nuevo tipo de vítores. Un tipo lleno de pena, remordimiento y nostalgia. Para un hombre que entraba en las arenas de los rivales como un pistolero enojado, listo para disparar al primer hombre que murmurara, esas aclamaciones debían sonar terribles.

Pero todavía juega, se esfuerza, se esfuerza, y tal vez eso no sea triste. Tal vez sea algo más.

Fue la sensación que tuve al ver a Ripken jugar su último año. Ya no podía jugar. Tuvo un 70 OPS +. Se había desvanecido durante mucho tiempo del shortstop. Por WAR, era un jugador de nivel sub-reemplazo. Y sus Orioles eran abismales.

Pero cada noche, el partido terminaba, y Ripken iba a la multitud, y firmaba autógrafos durante el tiempo que podía permanecer allí. Lo vi en Kansas City. Lo vi en Nueva York. También lo vi en Baltimore. Firmaba autógrafos y hablaba con los fans y, aunque no decía las palabra «Gracias», bueno, no tenía que decirla. Su presencia fue su agradecimiento. Y los fans esperaban, gritándole «gracias».

Y pensé: esto no es nada triste. Puede ser triste cuando su carrera es corta. Puede ser triste cuando se van demasiado pronto y luego se arrepienten tanto que intentan volver. Puede ser triste cuando terminan siendo un jugador del montón lejos de la ciudad que lo vio triunfar.

Pero cuando Cal Ripken subió las escaleras para jugar al béisbol, ya que jugó al béisbol lo mejor que pudo para un hombre de 40 años, que llegó a jugar 3.000 partidos de béisbol de Grandes Ligas, mientras firmaba todos esos autógrafos uno tras otro, sentí lo contrario de triste. Me sentí feliz de que Cal Ripken haya pasado su carrera compartiendo su talento, dándonos recuerdos, viviendo la vida que quería. Y jugó al béisbol hasta que el sol se puso.

 

El artículo original de Joe Posnanski