Cumpleañeros en las grandes ligas, del 23 al 29 de marzo

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

En la última semana de marzo y sin fecha cierta del inicio de las actividades en las mayores, hablaremos sobre algunos de los jugadores que nacieron en los días comprendidos del 23 al 29 del tercer mes del año, entre ellos Buster Posey.

23 DE MARZO. –

Mark Buehrle

Mark Alan Buehrle, nació el 23 de marzo de 1979, por lo que está llegando a sus 41 años de edad. El lugar de nacimiento de Buehrle, lanzador zurdo que estuvo 16 años en la gran carpa, es St. Charles, Misuri.

No fue seleccionado en el Draft de 1998, hasta la ronda 38 por parte de los Chicago White Sox, en el distante puesto 1139 de aquél Draft cuya primera selección fue Pat Burrell, tomado por los Philadelphia Phillies, ese humilde inicio de la carrera profesional de Mark Buehrle no significó en modo alguno que su potencialidad como miembro de las grandes ligas no se hiciera presente, luego de temporada y media en las menores, el zurdo hizo su debut en el big show.

Efectivamente el 16 de julio de 2000, a sus 21 calendarios, Buehrle debuta ante la toletería de los Milwaukee Brewers en el noveno episodio, cuando relevando al abridor de los ChiSox, James Baldwin, lanza un episodio permitiendo una carrera limpia, producto de 2 hits y un boleto, además recetó un ponche en victoria del equipo del sur de Chicago 11×5.

Con los patipálidos, el zurdo estuvo 12 campeonatos, derrochando una calidad excepcional y siendo el as de la rotación del equipo. Durante esa docena de zafras, alcanzó 161 victorias por 119 fracasos, con una efectividad de 3,83 y un WHIP de 1,28, sus momentos individuales mas fulgurantes con la divisa fueron sus 2 juegos sin hits ni carreras, el primero de ellos lo concretó el 18 de abril de 2007.

Buehrle lanzó su juego sin hits ni carreras contra los Rangers de Texas en el US Cellular Field. Fue el primer juego sin hits en la historia del estadio. Fue el decimosexto juego de este tipo en la historia del equipo y el primero desde que Wilson Álvarez efectuó el suyo ante los Orioles de Baltimore el 11 de agosto de 1991.

El segundo No-No, fue aún mucho mejor, el 23 de julio de 2009, Buehrle lanzó un juego perfecto contra los Rays de Tampa Bay, siendo el decimoctavo juego perfecto en la historia de la MLB para ese momento (ha habido 23 juegos de esa factura).
El título conseguido por los Medias Blancas en 2005 fue el primero desde 1917, del cual Buehrle formó parte y que con un WAR de 4,8 se constituyera en el jugados más útil de la franquicia (ganó 16 perdió 8 con ERA 3,12), fue su logro colectivo mas importante en su carrera.

Para la temporada de 2012, firmó contrato vía agencia libre con los Miami Marlins, con quienes sólo permaneció una temporada, para luego ser transferido a los Toronto Blue Jays, equipo en el cual estuvo 3 campañas, con el equipo canadiense obtuvo 40 victorias, y al término de este periodo en 2015, en el cual una vez fue convocado al juego de estrellas, anunció su retiro del baseball a los 36 años.

Mark Buehrle fue un lanzador que no le gustaba perder tiempo en el montículo, Fue un lanzador muy eficiente, lanzando rápidamente y manteniendo su conteo bajo. Buehrle promedió 15.8 segundos entre lanzamientos, que fue 2.1 segundos más rápido que el siguiente lanzador en la lista.

El 16 de abril de 2005, terminó un juego contra los Marineros de Seattle en sólo 1 hora y 39 minutos, concediendo una carrera y tres hits (todos a Ichiro Suzuki), y respaldado por dos carreras de los White Sox, ambas por jonrones de Paul Konerko. En el juego, lanzó únicamente 106 lanzamientos. Restando el tiempo entre las entradas, el juego tomó sólo 63 minutos y 30 segundos de tiempo efectivo. (Toda una delicia para Rob Manfred).

Mark Buehrle, fue un serpentinero que marcó época con los Chicago White Sox en la primera década del presente siglo, en la historia de la franquicia con 120 años de antigüedad, Buehrle es el 6to. mayor ganador (161 triunfos), cuarto mayor ponchador con 1396 strikeouts, y el cuarto abriendo juego con 365 aperturas en la historia de las Medias Blancas
Buehrle con los ChiSox, alcanzó un juego sin hits, un juego perfecto y un título de la Serie Mundial una hazaña que sólo Cy Young y Sandy Koufax lo habían logrado previamente con un mismo equipo.
Por hechos tan resaltantes con el equipo, el número 56 de Buehrle fue retirado por los Medias Blancas de Chicago el 24 de junio de 2017.

Al término de su carrera los siguientes fueron los números de Mark Buehrle: WAR 59.1 W 214 L 160 ERA 3.81 G 518 GS 493 SV 0 IP 3283.1 SO 1870 WHIP 1.28. Además, fue convocado a 5 juegos de estrellas y fue galardonado con 4 guantes de oro.

Queda por ver si estos guarismos le darán su pasaporte a Cooperstown, puesto que, a partir de 2021, estará en la lista de los candidatos a ser elegidos a formar parte del templo de los inmortales.

 

George Scott

George Charles Scott, nació en Greenville Mississippi el 23 de marzo de 1944, en esa zona del sur de los Estados Unidos, en una época de profunda segregación racial, se levantó George Scott, hasta llegar a ser un jugador del mejor baseball del mundo.

La primera campaña de Scott dejó muy buenas sensaciones, cuando en 1966 el jugador que se desempeñaba principalmente como inicialista, irrumpiera en la gran carpa con los Boston Red Sox, participando en los 162 juegos de la temporada conectando 27 cuadrangulares y remolcando 90 carreras lo que le sirvió para ser convocado al juego de estrellas (participó en 3 juegos de estrellas durante su carrera) y al final de la temporada quedó 3ro en la votación del novato del año, premio ganado en esa oportunidad por Tommie Agee quien con los Chicago White Sox fuera consagrado como el mejor novato de la campaña en la liga americana.

George Scott, también empezaba a descollar en una de las facetas del juego en la cual fue un maestro: la defensa.

A partir de su segunda temporada en la gran carpa (1967), destacaría como uno de los mejores inicialistas defensivos al conquistar el primero de los 8 guantes de oro que coleccionó en los 14 años que estuvo en las mayores.

Esta excelencia defensiva le significó, ser el líder en outs realzados en la Liga Americana en 3 campañas (1966,67 y 74), también fue líder en asistencias en 1973,74 y 75, quedando también como campeón en la estadística Total Zone Runs en el joven circuito en 1966, 1971, 1972,1973 y 1974, lo que le sirvió para ser el 6to lugar histórico en la estadística llevada desde 1953 y cuyo líder general es Keith Hernández.

1975, cuando ya militaba con los Milwaukee Brewers que para ese entonces formaban parte de la Liga Americana, fue el mejor año en términos ofensivos de Scott al liderar los departamentos de vuelacercas (36), carreras empujadas (109) y total de bases alcanzadas (318) en el circuito, lo cual lo calificó para logar el 8vo puesto en la votación del MVP en la liga, galardón que paró en las manos de Fred Lynn.

Luego de pasar 5 fructíferas campanas con los lupulosos, en 1977 vuelve a los patirojos en un cambio que condujo a la organización de Milwaukee al también inicialista Cecil Cooper.
Permaneció 2 campañas y media con la organización de Nueva Inglaterra en esta segunda etapa, con la cual, a su tercer clásico de mitad de temporada, con los Red Sox, estuvo en total 9 campañas donde conectó 154 jonrones y empujó 562 rayitas, dejando un promedio al bate de .257, fue electo en 2005 al hall de la fama de los de Boston.

1979 vía cambio recala en los Kansas City Royals de donde es dejado libre luego de participar en 44 encuentros, finalmente en septiembre de ese mismo año firma con los New York Yankees con quienes juega sus últimos 16 partidos en la gran carpa.

George Scott, se mantuvo jugando profesionalmente por 6 años más, en la liga mexicana, hasta que con 40 años se despide del deporte profesional luego de jugar con el águila de Veracruz en 1984.

El 28 de julio de 2013 fallece George Scott a los 69 años por complicaciones de la diabetes que padecía.

Sus números en las 14 zafras en la gran carpa fueron: WAR 36.5 AB 7433 H 1992 HR 271 BA.268 R 957 RBI 1051 SB 69 OBP .333 SLG .435 OPS .767

24 DE MARZO. –

George Sisler

El 24 de marzo de 1893, nació en Manchester Ohio, George Harold Sisler uno de los mejores bateadores que alguna vez pisara un terreno de baseball.

Sisler un jugador zurdo que se graduó de ingeniero mecánico en la universidad de Michigan en 1915, cosa excepcional para su época, debutó en las grandes ligas el 28 de junio de ese mismo año cuando vistiendo el uniforme de los St. Louis Browns (actuales Orioles de Baltimore), se subiera en el montículo por 3 entradas para enfrentar a los Chicago White Sox, en su actuación no permitió carreras.

Si, efectivamente el gran bateador George Sisler, debutó como pitcher, posición en la que en la temporada de 1915 participara en 15 encuentros dejando un récord de 4-4 y 2,83 de efectividad, en su temporada de novato es llamativo que uno de sus triunfos fue ante el futuro hall de la fama Walter Johnson, ganador de 417 encuentros en las mayores, el rookie el 29 de agosto de 1915, cubrió la ruta completa ante los Washington Senators de Johnson, permitiendo 6 hits y concediendo una carrera sucia, para ganarles 2×1.

Al bate en la referida campaña bateó 74 hits en 274 turnos en 81 partidos dejando un promedio de .285, (en su carrera de 15 temporadas sólo en 3 ocasiones tuvo un promedio de bateo inferior a .300).
A partir de 1916, el nuevo manager del equipo Fielder Jones, consideró que George Sisler aportaría mejores dividendos estando en el terreno todos los días, por lo que sus días como lanzador concluyeron (en el resto de su carrera lanzó en 9 juegos más con un récord de 1 ganado y 2 perdidos en 41 innings dejó una efectividad de 1,54)

Fue desde que tomó posición como primera base, que el zurdo oriundo de Ohio, se destapó a batear, en las siguientes 7 temporadas todas con los carmelitas de San Luis, Sisler alcanzó un promedio al bate de .366, en 2 de esas temporadas bateó por encima de .400 (.407 en 1920 y 420 en 1922).
En la temporada de 1920 conectó 257 hits en 631 turnos, ese número de hits durante esa campaña fueron el récord en las mayores hasta que Ichiro Suzuki, de Seattle, lo rompió en 2004. En dicha temporada coleccionó 399 bases (máximo de la liga)

En 1922, “sólo” tuvo 246 inatrapables, conectando 18 triples y estafándose 52 almohadillas cifras tope en la liga americana con un WAR de 8,7. Lo que le valió para ser elegido el MVP en el joven circuito.
Sin embargo, en el apogeo de su éxito como jugador de béisbol, se perdió toda la temporada de 1923 debido a una infección sinusal que produjo visión doble. Volvería a jugar otras siete temporadas, bateando .320 durante ese lapso, pero incluso él reconocería que nunca fue el mismo bateador.  Sisler también era un hábil corredor de base y lideró la liga en bases robadas cuatro veces y 2 veces el liderato de triples.

A la defensiva también lo hizo bien, quedado como líder en asistencia de la liga americana en 7 temporadas.

Entre 1924 y 1926, fungió como manager jugador de los Browns con los cuales acumuló una foja de 218 ganados y 241 perdidos, fue expulsado 3 veces y sus equipos no superaron el 3er lugar del standing durante su mandato.

En 1928 a sus 35 años pasa a los Washington Senators cuando el equipo de la capital compra su contrato por 25 mil dólares, sólo participó 20 juegos con los capitalinos, parando a los Boston Braves el 27 de mayo vendido por $7,500. Con los aborígenes permanecería hasta la temporada de 1930, en 388 encuentros con la divisa de Boston, bateó para .326 de promedio.

Lamentablemente George Sisler, nunca tomó parte de una serie mundial porque todos los equipos en los que participó eran de mediocres resultados (únicamente en 1922 los St. Louis Browns quedaron de segundo lugar en la liga americana detrás de los New York Yankees a un sólo juego de diferencia), lo que impidió ver a George Sisler en la etapa decisiva de un campeonato.

Sin embargo, ese infortunio en lo colectivo, en modo alguno opacó el gran desempeño en la gran carpa del ingeniero mecánico quien en 1939 fue elegido para formar parte del salón de la fama en Cooperstown.

Sus números finales fueron: WAR 56.6 AB 8267 H 2812 HR 102 BA .340** R 1284 RBI 1178 SB 375 OBP .379 SLG .468 OPS .847

** número 16 histórico.

Wilson Álvarez

El 24 de marzo estará arribando a su medio siglo de existencia el venezolano Wilson Eduardo Álvarez, una de las primeras estrellas en el montículo del país suramericano.

Wilson Álvarez, nació en mi ciudad natal Maracaibo, Zulia, en 1970 y cuando debutó en las grandes ligas se convirtió en el primer jugador que actuara en las mayores perteneciente a la década del ‘70.

El zuliano, debutó en la gran carpa con 19 años y 122 días, cuando el 24 de julio se subiera en la lomita del Arlington Stadium para con los Texas Rangers enfrentar a los Toronto Blue Jays, en su inédita apertura no le pudo ir peor. Sólo enfrentó a 5 contrarios y no sacó un out, siendo castigado con 3 hits de los cuales 2 fueron cuadrangulares, recibiendo 3 carreras, antes que el piloto de los vigilantes Bobby Valentine lo sacara del juego, dejando una (in)efectividad infinita.

Luego de tan catastrófico debut fue descendido al filial AA de los Rangers los Tulsa Drillers y 5 días después formó parte de un cambio que lo llevó a los Chicago White Sox conjuntamente con Scott Fletcher y Sammy Sosa, por el futuro hall de la fama Harold Baines y el venezolano Fred Manrique.
Álvarez, tuvo que asimilar ese golpe y con 19 años, superar este contratiempo, primero en la liga de invierno en su país y en 1990 entre doble A y triple A, con los Birmingham Barons y Vancouver Canadians donde acumuló 12 victorias, desde el punto de vista personal sufrió una tragedia el 11 de agosto de 1990 con el fallecimiento de su hijo prematuro.

Precisamente un año después Wilson Álvarez, es llamado por los Chicago White Sox y le es entregada la bola para enfrentar en el Memorial Stadium de Baltimore a los Orioles de Cal Ripken Jr. y Dwight Evans, y no le pudo ir mejor.

El venezolano, obtuvo un no hit, no run, permitiéndole a las oropéndolas solo 5 boletos y propinándole 7 strikeouts efectuando 128 lanzamientos. Álvarez fue el segundo lanzador de Grandes Ligas en lanzar un juego sin hits en su segundo inicio en Grandes Ligas y en el primer aniversario de la muerte de su hijo

Luego de esta espectacular apertura, permaneció con los patipálidos y en 10 juegos en la temporada, dejando un récord de 3 ganados y 2 perdidos con una efectividad de 3,51.

Wilson, permaneció con los ChiSox por 7 campañas en los cuales consiguió una foja de 67-50 con un ERA de 3,76 y un WHIP de 1,41, debido en gran parte al excesivo número de boletos concedidos 523 pasaportes en 1064 innings a razón de 4,1 boletos cada nueve entradas.

El 31 de julio de 1997, pasa en un cambio a los San Francisco Giants, donde permanece por el resto de la campaña, obteniendo 4 triunfos en once aperturas.

En 1998, firma como agente libre con los Tampa Bay Devil Rays, en su temporada inaugural y se convierte en el abridor del primer desafío de esta franquicia cuando el 31 de marzo de 1998, en la casa de los Devil Rays el Tropicana Field recibieron a los Detroit Tigers. Álvarez solo duro 2.1 innings en los que recibió 9 hits y 6 carreras dejando uno estratosférico promedio de carreras limpias de 23,14
Wilson Álvarez, firmó un contrato por 5 temporadas y 35 millones de dólares con el equipo de Florida sin que dicho acuerdo fuera provechoso para la divisa. De las 5 campañas del acuerdo contractual sólo pudo lanzar en 3, aquejado por una tendinitis del hombro por la que tuvo que someterse a una cirugía artroscópica. El proceso de rehabilitación de 18 meses le costó dos temporadas. Su récord final con el equipo fue de 17-26 y 4,62.

En 2003 regresa con Los Angeles Dodgers en plan de relevista largo, con los estibadores pasa 3 torneos, abriendo 29 juegos entre sus 82 participaciones conquistando 14 triunfos.
Luego de la campana de 2005 el zurdo venezolano se retira aquejado de sus dolores en su brazo de lanzar.

Después del juego sin hits de Álvarez, cinco lanzadores venezolanos más lanzaron juegos sin hits: Aníbal Sánchez en 2006 para los Marlins, Carlos Zambrano en 2008 para los Cachorros, Johan Santana en 2012 para los Mets, Félix Hernández, un juego perfecto en 2012 para los Marineros, y Henderson Álvarez en 2013 para los Marlins. Para cada uno de estos lanzadores, Wilson Álvarez fue una inspiración debido al impacto que tuvo el no-hitter en Venezuela un país apasionado por el béisbol.

Los números finales de Wilson Álvarez en sus 14 campañas en las mayores son: WAR 24.8 W 102 L 92 ERA 3.96 G 355 GS 263 SV 4 IP 1747.2 SO 1330 WHIP 1.39.

 

25 DE MARZO. –

Tom Glavine

El miércoles de la presente semana llega a los 54 años uno de los mejores lanzadores zurdos en las mayores, perteneciente a una rotación histórica con los Atlanta Braves que produjo 3 futuros miembros del salón de la fama.

Thomas Michael Glavine, nació en Concord Massachusetts el 25 de marzo de 1966, era un muchacho muy talentoso para jugar no sólo al baseball sino también al hockey sobre hielo (rechazó firmar con Los Angeles Kings de la NHL, quienes lo habían seleccionado en la cuarta ronda del Draft de 1984). Ese mismo año fue seleccionado por los Bravos en la segunda ronda del Draft (numero 47 general) por lo que firmó con el equipo de Georgia.

Glavine, debutó en las grandes ligas con los aborígenes, el 17 de agosto de 1987 ante los Houston Astros. En el juego efectuado en el Astrodome de la ciudad texana, Tom Glavine fue el pitcher abridor de la visita, y en 3.2 entradas de labore permitió 10 incogibles, y los siderales le fabricaron 5 carreras, por lo que el serpentinero oriundo de Nueva Inglaterra recibió su primera derrota en la gran carpa.

Los Atlanta Braves de 1987, era un equipo mediocre desde 1985 y hasta 1990, no superaron el 5 lugar de la división oeste de la Liga Nacional conformada por 6 equipos (en 3 años quedaron últimos), por lo que, con el pobre desempeño de la divisa, los números de Glavine no iban a ser descollantes: ganó 33 y perdió 41 (en 1988 fue el mayor derrotado en la nacional con 17 descalabros) y tuvo una efectividad de 4.29.

A partir de 1991, tanto los Atlanta Braves como Tom Glavine, sufrirían una dramática transformación que llevaría a encadenar a la tropa sureña 14 títulos divisionales seguidos (sin contar 1994 campeonato suspendido por huelga), que incluyeron 5 visitas al clásico de octubre ganando la de 1995 en 11 de esos títulos divisionales estuvo formando parte de la rotación Tom Glavine, 10 de las cuales conformó un triunvirato con John Smoltz y Greg Maddux todos ellos con un nicho en Cooperstown.
En 1995 en la única serie mundial ganada por los Braves en su seguidilla, Glavine lanzó ocho entradas en blanco en el Juego 6 contra una poderosa alineación de Cleveland Indians (que incluía a los futuros miembros del salón de la fama Eddie Murray y Jim Thome, además de los sluggers Albert Belle y Manny Ramírez) obteniendo una victoria por 1-0 y conquistando el título del Clásico de Otoño para los Bravos. Fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial después de fijar un récord de 2-0 con una efectividad de 1.29.

Desde 1991 hasta 2005, Glavine ganó en 5 oportunidades 20 o más victorias que le significaron en 2 premios Cy Young (1991 y 1998), además se adjudicó 4 bates de plata y fue convocado 8 veces al juego de estrellas.

Tom Glavine, luego de estas exitosas campañas con los Bravos, en el 2002 firma con los de Nueva York. En cinco temporadas en la Gran Manzana, Glavine ganó 61 juegos, incluida su victoria número 300 el 5 de agosto de 2007, convirtiéndose en el 23er. lanzador (y quinto zurdo) en alcanzar esa cifra.
En 2008, retorna a los Bravos para su temporada final ya con 42 calendarios, en los que se despide con 2 triunfos y 4 derrotas, en 2009 Glavine intentó regresar de una cirugía de hombro y codo tratando de rehabilitarse en las menores, pero fue liberado por el conjunto de Atlanta el 3 de junio de 2009 (a pesar de coleccionar un desempeño de 2-0 con ERA 2.25 en cuatro salidas), poniendo fin a su carrera en las grandes ligas.

El 7 de agosto de 2010, el número 47, que portó Glavine durante toda su carrera, fue retirado por la organización de los Atlanta Braves, siendo uno de los 10 números retirados por la franquicia de 145 años de existencia. (sin contar el numero 42 retirado en las 30 organizaciones de las mayores en honor a Jackie Robinson). Un justo homenaje a uno de los mejores lanzadores de la divisa que ocupa el 4to. Lugar histórico del club en victorias (244) y strikeouts (2.091).

Como era de esperarse, apenas fue elegible a optar al salón de la fama, fue elegido en 2014 con el voto favorable del 91,9% de los periodistas de la BBWAA.

Los números finales de Tom Glavine son: WAR 80.7 W 305 L 203 ERA 3.54 G 682 GS 682 SV 0 IP 4413.1 SO 2607 WHIP 1.31.

 

26 DE MARZO. –

Kevin Seitzer

El 26 de marzo de 1962, nació en Springfield Illinois, Kevin Lee Seitzer, por lo que el jueves de esta semana arribará a su quincuagésimo octavo cumpleaños, Seitzer fue seleccionado por los Kansas City Royals en la décima primera ronda del Draft de 1983 y luego de un paso de 3 temporadas en la granja de los monarcas, subió al equipo grande a finales del 1986.

Su debut en las mayores fue el 3 de septiembre cubriendo el jardín izquierdo de los Reales, fuera alineado por el timonel del equipo Dick Howser como segundo bate, enfrentando a los Chicago White Sox, en su bautizo en la gran carpa, se fue de 5-2 impulsando la carrera del gane en el final del décimo episodio. El juego finalizó 2×1 a favor de los aún campeones mundiales para la época.

Kevin Seitzer, bateador derecho de buen contacto, fue seleccionado por la gerencia de los Royals para sustituir en la antesala a George Brett, quien pasaría a la inicial.

En 1987, se concretó ese cambio defensivo y Seitzer tomó posesión de la esquina caliente por 141 partidos, en los que cometió 22 errores, quedando con un promedio defensivo de .947, no eran números malos, pero no fue el aporte principal a la causa de los Royals del jugador de 25 años.
En su primera campaña completa en las mayores, Kevin Seitzer fijó un promedio de .323, producto de 207 hits en 641 veces al bate, conectó 33 dobles y 15 cuadrangulares trayendo a la goma 83 rayitas. El 2 de agosto de ese año, Seitzer tuvo una jornada extraordinaria al batear 6 hits en 6 turnos con 7 empujadas, y 4 anotadas, 2 de sus conexiones fueron cuadrangulares además de conectar un doblete alcanzando 13 bases en el encuentro en el cual los Royals vencieron a los Boston Red Sox 13 carreras por 5.

Esta sólida campaña le generó su primera convocatoria al All Stars Game (tuvo 2 en su carrera) y quedó segundo en la votación del novato del año en la liga americana, galardón que fue a las manos de Mark McGwire.

Con el equipo de Misuri Kevin Seitzer permaneció 6 campañas en las que promedió .294. luego de la temporada de 1991, los Reales lo dejaron libre y suscribió contrato con la organización de los Milwaukee Brewers con la divisa de Wisconsin estuvo en dos etapas, primero en 1992 y luego a partir de julio de 1993, en los primeros meses de esa temporada los había pasado con los Oakland Athletics con quienes había firmado como agente libre a principios de año,

En resumen, con los lupulosos estuvo en 539 encuentros en 5 temporadas donde dejó un promedio al bate de .300.

En 1996 es trasferido a los Cleveland Indians por el outfielder Jeromy Burnitz, pudiendo participar con los indígenas por primera vez en su carrera con 34 años en la postemporada. Participa en la serie divisional de la americana esa temporada y luego en 1997 llega a participar en el clásico de octubre que el equipo de Cleveland pierde ante los Florida Marlins.

Luego de la campaña de 1997, opta por el retiro al no encontrar equipo con quien firmar contrato.
Como coach, Seitzer ha sido entrenador de bateo de los Diamondbacks de Arizona, de los Reales de Kansas City, de los Toronto Blue Jays y actualmente ocupa esa responsabilidad con los Bravos de Atlanta.

En sus 12 temporadas en las mayores Kevin Seitzer fijó las siguientes estadísticas ofensivas: WAR 28.9 AB 5278 H 1557 HR 74 BA .295 R 739 RBI 613 SB 80 OBP .375 SLG .404 OPS .780

27 DE MARZO. –

Buster Posey

El 27 de marzo estará cumpliendo 33 años el receptor de los San Francisco Giants Gerald Dempsey Posey, conocido desde hace una década en las mayores como Buster Posey, sin cuestionamiento alguno la estrella del equipo de la bahía en la década pasada.

Posey debuta con la que ha sido la única franquicia en la que ha jugado en la gran carpa, el 11 de septiembre de 2009 con un ponche ante Hiroki Kuroda, en un juego entre los Gigantes y los Dodgers efectuado en el AT&T Park de la ciudad de San Francisco y en el cual los locales cayeron 10×3. En su primer encuentro Buster Posey había sustituido a la defensiva al catcher titular de los Gigantes Bengie Molina quien había salido del cotejo en la octava entada.

A partir de 2010, se empieza a labrar la historia de Buster Posey con los Giants; el gerente general Brian Sabean y el manager Bruce Bochy estaban convencidos que el imberbe Posey de 23 años, estaba en la capacidad de suplantar al veterano Molina de 35 calendarios, por lo que envían al boricua en un cambio a los Texas Rangers el 31 de julio de 2010, dándole la posición a Buster.

El novato lo hizo superlativamente bien, bateó .305 en 108 encuentros, conectando 18 cuadrangulares y remolcando 67 carreras, defensivamente en 76 encuentros detrás del plato, sólo cometió 4 errores y eliminó el 37% de los corredores que pretendieron robar una base, además supo guiar al cuerpo de pitcheo de los Gigantes entre los que destacaban Matt Cain, Tim Lincecum, Barry Zito y un jovencísimo Madison Bumgarner, a lograr conquistar la primera serie mundial de los Gigantes en San Francisco (la serie mundial anterior la ganaron en 1954 cuando todavía jugaban en New York), al vencer a los Texas Rangers cuatro victorias a una.

Al término de esta exitosa campaña Buster Posey se llevó la nominación del novato del año en la liga nacional.

El 25 de mayo de 2011, Posey se fracturó el peroné y se rompió los ligamentos del tobillo en una colisión en el plato con Scott Cousins de los Marlins de Florida, cuando intentaba anotar la carrera ganadora en la 12va entrada. Requirió una cirugía que puso fin a su temporada, en la cual participó en 45 juegos, bateando 284 veces con 17 carreras anotadas, 46 hits, cinco dobles, 4 Home Runs y 21 RBI.
A raíz de esta colisión a partir de 2012, entró en vigencia la regla 7.13 bautizada como la regla Posey y que reza «en caso de que el corredor no haga un esfuerzo por tocar el plato, baje el hombro, o utilice sus manos, codos o brazos, se determinaría que el corredor se desvió de su camino con la intención de iniciar contacto con el receptor y como consecuencia violaría la regla» y por ello todo corredor que viole esta norma es declarado out.

En 2012, recuperado de su lesión, Buster Posey regresó de manera espectacular, quedó campeón de bateo del viejo circuito con .336 de promedio, conectó 24 vuelabardas e impulsó 103 carreras, asistió a su primer juego de estrellas y contribuyendo a la conquista de la segunda serie mundial con los Gigantes quienes en esta oportunidad barrieron a los Detroit Tigers.

Desde el punto de vista individual Posey fue merecedor del bate de plata, el Hank Aaron Award, el regreso del año y del jugador más valioso de la liga nacional. Lo que fue sustento justificado para que en 2013 Posey firmara una extensión de contrato de ocho años y $167 millones con los Gigantes, el más lucrativo en la historia de la franquicia.

En 2014, vuelva a formar parte de la divisa campeona mundial cuando los San Francisco Giants vencen 4 juegos a 3 a los Reales de Kansas City, en dicha temporada Posey defendió la receptoría en 106 juegos y dejó un promedio de .311 producto de 170 hits en 547 turnos.

En tres series mundiales en la que ha participado, tiene un promedio de .230 a raíz de conectar 14 hits en 61 turnos al bate con 2 cuadrangulares y 7 traídas al plato.

En 2016, finalmente pudo ganar un guante de oro, rompiendo la racha que el boricua Yadier Molina tenia recibiendo el premio.

Buster Posey, quien ya tiene en su haber 4 bates de plata como el mejor receptor a la ofensiva, en sus 11 temporadas en el big show, colecciona los siguientes registros con el madero: WAR 41.8 AB 4575 H 1380 HR 140 BA .302 R 595 RBI 673 SB 23 OBP .370 SLG .456 OPS .826.

Posey quien aún tiene contrato con los Gigantes vigente hasta 2021 (el equipo tiene una opción para 2022), tiene oportunidad y la juventud (al finalizar la opción contractual tendría 35 calendarios) para acrecentar aún más sus numeritos que le servirán al terminar su carrera para optar seriamente a tener una placa en Cooperstown.

 

Miller Huggins

El 27 de marzo de 1878, en la ciudad de Cincinnati, nació Miller James Huggins, el manager de la primera dinastía de los Yankees de Nueva York.

La franquicia de los New York Yankees tiene en sus 118 años de existencia, más series mundiales (27) y campeonatos de la liga americana (40) que cualquier otro equipo en las mayores, sin embargo, no fue hasta 1921, luego de 18 frustrantes temporadas, primero como los New York Highlanders y desde 1913 como los Yankees, que el equipo de la gran manzana obtuvo su primer título del joven circuito, el manager al frente de la divisa en esta primera conquista fue Miller Huggins, logrando lo que 8 managers anteriores no pudieron hacer con la franquicia y dando inicio a la leyenda de los mulos de Manhattan.

Mucho antes de esto, Huggins había incursionado en las grandes ligas como jugador desde el 15 de abril de 1904 debutara con los Cincinnati Reds.

Miller Huggins, debutó relativamente viejo a los 26 años (antes se graduó de abogado en la universidad de Cincinnati), defendía la intermedia, era un bateador ambidiestro, sin mucho poder pero con buena velocidad y gran habilidad para embalsarse, durante su carrera de 13 temporadas, fue 4 veces líder en boletos recibidos en 1913 fue líder en el viejo circuito con .432 de OBP, también se robó 324 almohadillas.

Defensivamente también era bastante solvente, prueba de ello, fueron los lideratos en la liga nacional en asistencias (1905-06), outs (1907), doble plays (1906-07) y porcentaje de fildeo de 1913 con .977, siempre defendiendo el segundo cojín.

Para la temporada de 1910, abandona el equipo de su ciudad natal, al ser traspasado a los St. Louis Cardinals, con los pájaros rojos jugaría las 7 últimas temporadas de su carrera en la que fijó un promedio al bate de .270 en 803 encuentros.

Huggins se convirtió en jugador-manager de los Cardinals después de la temporada de 1912, sucediendo a Roger Bresnahan, porque la dueña del equipo Helene Hathaway Britton prefirió su actitud «caballerosa» sobre la personalidad más dura de Bresnahan.

Se retiró como jugador luego de la temporada de 1916, aunque siguió al frente del equipo de la ciudad de San Luis por la temporada de 1917. Con los cuales acumuló un record de 346 victorias y 415 derrotas en 5 temporadas

En sus 13 temporadas en las mayores Miller Huggins estableció las siguientes estadísticas ofensivas: WAR 35.4 AB 5558 H 1474 HR 9 BA .265 R 948 RBI 318 SB 324 OBP .382 SLG .314 OPS .696
A partir de 1918, inicio su relación como timonel de los New York Yankees cuando fuera contratado por Jacob Ruppert, en su primer año con la franquicia tuvo un desempeño discreto con 60 triunfos y 63 descalabros. Fue una de las 2 temporadas con récord perdedor que tuvo con la divisa.

Desde 1919, hasta su retiro en 1929, acumuló 1007 victorias, cayendo en 656 encuentros, para un promedio de juegos ganados de .606,

En 1921 con 98 victorias, la mayor cantidad conseguida en una temporada por la franquicia, consigue para los Yankees el primer título de la liga americana, aunque en la serie mundial caen ante los New York Giants.

En 1922, se repiten los rivales y resultado en el clásico de octubre cuando nuevamente caen ante sus rivales de ciudad en esta ocasión sin poder obtener ninguna victoria en el clásico.

En 1923, por tercera vez consecutiva se enfrentan a los dirigidos por John McGraw, pero en esta oportunidad Huggins con sus Yankees, liderados por Babe Ruth y los lanzadores Herb Pennock y Waite Hoyt futuros miembros del salón de la fama, por fin consiguen la ansiada gloria.
En esa temporada debutó con los New York Yankees, Lou Gehrig, quien a partir de 1925 iniciara su cadena consecutiva de encuentros jugados.

Luego de ese primer campeonato, el desempeño de los mulos del Bronx en 1924 y 1925 descendió, hasta el punto que en ese año culminaron 7mos, con un mediocre récord de 69-85.
En esa temporada hubo un punto de inflexión, que marcó la relación de Miller Huggins, con sus dirigidos y en especial con la estrella del equipo Babe Ruth.

El bambino, no respetaba mucho a Huggins que con su 1,68 mts de estatura y su hablar pausado era víctima de las indisciplinas de Ruth.

Con el apoyo total de Ruppert, Huggins suspendió a Ruth indefinidamente el 29 de agosto de 1925 por «mala conducta fuera del campo de juego», mientras también lo multaron con $ 5,000 ($ 72,900 en términos de dólares actuales), y como era un juego realizado en St. Louis, Ruth recibió la orden de pagar su propio pasaje de regreso a Nueva York.

El motivo de la suspensión fue porque Ruth llegó tarde a la práctica de bateo después de una noche de copas

Ruth de principio hizo caso omiso a la sanción creyendo que el propietario de los Yankees rescindiría la multa y la suspensión, amenazando con que nunca volvería a jugar para Huggins,

A pesar de esas amenazas, Ruppert insistió en que la multa se mantendría y que Ruth se mantendría suspendido por el tiempo que Huggins considerara, luego de disculparse con Huggins y Ruppert, Ruth fue readmitido el 5 de septiembre.

Ruth no desafió la autoridad de Huggins nuevamente, en conservaciones posteriores sobre su manager Babe Ruth se expresaba «Era el único hombre que sabía cómo mantenerme en línea”.
Miller Huggins, había consolidado su posición en la organización y ganado el respeto de sus dirigidos.
A partir de allí, en las temporadas de 1926, 1927 y 1928, acudieron a 3 series mundiales consecutivas, ganado las 2 últimas con un impresionante record de 8 triunfos consecutivos.

En el 1927, le tocó dirigir a la famosa alineación asesina (Murderers’ Row), que incluida a Earle Combs, Mark Koenig, Babe Ruth, Lou Gehrig, Bob Meusel, y Tony Lazzeri.

En 1929 su vida llegó a un trágico final en septiembre de 1929. Después de recibir transfusiones para tratar una infección de la piel y un brote de gripe, Huggins desarrolló una infección en la sangre que resultó fatal. A la edad de 51 años, el funeral del querido dirigente se celebró en el Yankee Stadium, atrayendo a miles de fanáticos llorosos. La Liga Americana canceló sus juegos mientras que los jugadores estrella de los Yankees lloraron abiertamente por su manager caído.

Sin duda que con la dirección de Miller Huggins, los New York Yankees, adquirieron la mentalidad ganadora que los caracteriza y dieron inicio a la mayor dinastía en el baseball de las grandes ligas. Luego surgieron managers como Joe McCarthy, Casey Stengel, Ralph Houk, Billy Martin o Joe Torre, pero Huggins fue el primero,

Los Yankees dedicaron un monumento a Huggins el 30 de mayo de 1932, colocándolo frente al asta de la bandera en el jardín central en el Yankee Stadium. Huggins fue la primera de muchas leyendas de los Yankees que recibió este honor, que finalmente se convirtió en » Monument Park «.

En 1964, vía comité de veteranos Miller Huggins fue admitido en el salón de la fama.

El récord como manager de Huggins fue de 1413 victorias y 1134 derrotas, conquistando 6 banderines del joven circuito y 3 series mundiales.

28 DE MARZO. –

Lon Warneke

El 28 de marzo, es el cumpleaños de Stefani Joanne Angelina Germanotta, más conocida por su nombre artístico Lady Gaga quien naciera en 28 de marzo de 1986, sin embargo, en esta fecha vamos a recordar al lanzador Lonnie Warneke, quien viniera al mundo 77 años antes que Lady Gaga en la localidad de Hot Springs, Arkansas, el 28 de marzo de 1909.

Lon Warneke, fue un pitcher derecho, quien por 15 temporadas jugó en la gran carpa, con 2 equipos los Chicago Cubs y los St. Louis Cardinals.

Warneke, debutó en las mayores el 18 de abril 1930 cuando salió a relevar en el 6to episodio en el cual su equipo los Cachorros enfrentaba a los Cardenales. Lon fue duramente castigado en su bautizo, recibiendo 5 carreras limpias producto principalmente por su descontrol, en 1.1 entradas de labor concedió 5 pasaportes y le conectaron 2 indiscutibles entre los 11 bateadores que enfrentó, por lo que dejó un abultado promedio de 33,75 carreras limpias por cada 9 entradas a raíz de su trabajo inicial.
A raíz de este desastroso debut, el joven de 21 años y 188 centímetros de estatura, fue descendido a la sucursal AA de los Cubs con los que permaneció el resto de la temporada de 1930.

En 1931, volvió a subir con el equipo grande, y aunque sólo tuvo 2 victorias cayendo 4 veces, tuvo una efectividad de 3,22, que presagiaban mejores campañas en su futuro.

En 1932 se cristalizó el futuro tanto del jugador como de los Chicago Cubs quienes regresaron a la serie mundial que había disputado 3 años antes frente a los Philadelphia Athletics.

El muchacho de Arkansas logró un desempeño de 22 triunfos y 6 derrotas, con una efectividad de 2,37, líder en el viejo circuito, además su WHIP fue de 1,12, adornado de 4 blanqueos, fue el líder de la organización de Chicago con un WAR de 7.0, conduciéndolos a disputar la serie mundial ante los New York Yankees que lamentablemente perdieron en 4 desafíos. Warneke, fue el perdedor del segundo encuentro de la serie.

Durante su estadía con los Cubs, Lon Warneke, tuvo 2 temporadas adicionales con 20 o más victorias (22 en 1934 y 20 en 1935), en 1935 los Cachorros volvieron a titularse campeones en la liga nacional y ganaron el derecho de disputar la serie mundial ante los Detroit Tigers.

El clásico de octubre lo volvieron a perder, esta vez 4 derrotas por 2 victorias, los únicos triunfos de los oseznos fueron cortesía de Warneke quien en 16.2 innings de labor sólo concedió una carrera, para una microscópica ERA de 0,54 y un WHIP de 0,78.

Al final de la temporada de 1936, es traspasado a los St. Louis Cardinals con quienes jugaría hasta julio de 1942, cuando fue comprado nuevamente por los Cachorros por $7500. Con los Cardenales, Warneke tuvo una foja de 83-49 3,67 ERA 1,30 WHIP.

El año de 1944, no lo jugó puesto que fue convocado al servicio militar en el marco de la segunda guerra mundial. Warneke volvió en 1945 aunque sólo participó en nueve encuentros.

Lon Warneke, quien se retirará a los 36 años y fuera convocado a 4 juegos de estrellas, dejó en 15 temporadas los siguientes guarismos: WAR 45.7 W 192 L 121 ERA 3.18 G 445 GS 343 SV 14 IP 2782.1 SO 1140 WHIP 1.25.

Mark Melancon

El 28 de marzo de 1985, nace en Wheat Ridge Colorado, Mark Melancon, por lo que el sábado de la presente semana estará cumpliendo 35 años.

Melancon, un lanzador quien en sus 11 temporadas en las mayores ha participado en 583 encuentros todos como relevista, ha transitado por 7 divisas durante su carrera en las mayores.

Dicha carrera dio inicio el 26 de abril de 2009, cuando vistiendo la casaca de los New York Yankees, lanza los 2 últimos innings en blanco ante los Boston Red Sox. El primer bateador a quien enfrentó Melancon, fue Jacoby Ellsbury, a quien retiró con manso rolling al propio lanzador. El juego fue perdido por los bombarderos del Bronx 4×1.

Luego de esa primera campaña en la que participó en 13 desafíos con los New York Yankees quienes lo habían seleccionado en la 9na. Ronda del Draft de 2006 (en la cual la primera selección general fue Luke Hochevar), Melancon es transferido en julio de 2010 a los Houston Astros donde esta hasta 2011.

Posteriormente pasaría en 2012 a Boston, donde no le fue bien (0-2 6,20 y 1 salvado) por lo que la gerencia de los patirojos decide traspasarlo a los Pittsburgh Pirates.

Con los filibusteros, pasa las mejores campañas en las mayores hasta el presente, en poco más de 3 temporadas, colecciona un record de 10 ganados y 10 perdidos con una efectividad de 1,80 y 130 salvados en 144 intentos, quedando líder en rescates con 51 en la temporada de 2015 en el viejo circuito.

En julio de 2016, se mueve a los Washington Nationals, quienes defendiendo el liderato en la división este de la liga nacional, quería a Melancon para que le cerrara los partidos, con el equipo de la capital salvó 17 encuentros en 18 intentos.

En 2017 pasa a los San Francisco Giants vía agencia libre, firmando un contrato por 4 temporadas y 62 millones de dólares. El cerrojo a pesar de ese contrato no se mantuvo con los de los Bahía, hasta que fuera transferido en el 31 julio de 2019 a los Atlanta Braves, únicamente salvó 15 encuentros de 22 oportunidades con el equipo de California dejando una foja de 6-8 3,67.

En la última parte de la temporada de 2019 tuvo un resurgir con la tropa de Georgia, al alcanzar 11 rescates en igual número de chances y un promedio de 1,82 carreras limpias cada nueve entradas.
Mark Melancon, lleva acumulado 194 rescates en las mayores, por lo que ocupa el 6to, entre los bomberos activos (liderados por Craig Kimbrel con 346 salvados) y el número 52 de la lista histórica que comanda el gran Mariano Rivera con 652 rescates.

Los números que presenta Melancon hasta la temporada de 2019 son: WAR 10.8 W 28 L 26 ERA 2.85 G 583 GS 0 SV 194 IP 583.1 SO 535 WHIP 1.13.

 

29 DE MARZO. –

Cy Young

El 29 de marzo de 2020, se estarán celebrando los 153 años del natalicio de Denton True Young, el lanzador con la mayor cantidad de triunfos en la historia de las grandes. ligas con 511 lauros. Tan grande y trascendente es su trayectoria que desde 1956 el galardón que se entrega cada año a los mejores lanzadores de cada liga, lleva el nombre de este lanzador derecho que transitó durante 22 años las grandes ligas.

Cy Young, nació el 29 de marzo de 1867 en Gilmore, Ohio, inicio su trayectoria en las mayores con 23 años, el 6 de agosto de 1890, lanzando para los Cleveland Spiders equipo de la liga nacional (la única liga reconocida de las mayores para ese momento).

Denton se ganó el apodo de Cy, como se le conocería en la posteridad, ya que era el diminutivo de “Cyclon” (“Ciclón”, en español), apodo que hacía referencia a la velocidad con la que lanzaba la recta a inicios de su carrera.

En las 9 campañas en las que jugo las Arañas, el joven Denton, en 8 oportunidades ganó mas de 20 desafíos, y en 3 de ellos superó las 3 decenas de victorias, en 1892 fue el líder de victorias (36), efectividad (1,93) blanqueos (9) y WHIP (1,06).

En 1895, repetiría el liderato de victorias con 35 y en 1896 obtuvo el primer liderato en strikeout, el 18 de septiembre de 1897 consigue su primer juego de no hits, no Runs cuando con 30 años, vence a los Cincinnati Reds.

Su trayectoria con el equipo de Cleveland, donde obtuvo 240 triunfos, culminó luego de la temporada de 1898, cuando es asignado a los St. Louis Perfectos.

Esta operación se llevó a cabo entre equipos porque eran de los mismos dueños los hermanos Frank y Stanley Robison, quienes prefirieron reubicar a sus mejores jugadores a la franquicia de una ciudad con mayor interés comercial. Ello significó la debacle de las Arañas para 1899, en el cual terminaron con un triste récord de victorias y derrotas de 20-134 (.130), el peor en la historia de la MLB, 84 juegos detrás del ganador del banderín Brooklyn Superbas y 35 juegos detrás del penúltimo lugar (11º) Senadores de Washington, desapareciendo luego de esa pésima demostración.

Por el contrario, Cy Young, con los Perfectos (nombre por demás muy humilde), mantuvo sus niveles de calidad, ganando 26 y 20 juegos en las 2 temporadas que permaneció en el club, además en 1899, llegó a completar 40 juegos de sus 42 aperturas lanzando 369,1 episodios.

En 1901, con la fundación de la liga Americana, pasa a los Boston Americans (antecesores de los Red Sox). Cy Young, permanece con el equipo de Nueva Inglaterra 8 zafras, y forma parte del primer equipo campeón de la World Series cuando en 1903, vencen a los Pittsburgh Pirates de Honus Wagner, lanzando el primero, quinto y séptimo juego del clásico.

Cy Young marcó un récord de 2 victorias y una derrota, con una efectividad de 1,85, sus tres juegos fueron completos y ponchó a 17 contrarios, los Americans se titularon campeones en 8 desafíos ganando 5 de ellos.

Con el equipo de Boston, Young completa el primer juego perfecto del siglo XX, cuando el 5 de mayo de 1904, somete a los Philadelphia Athletics 3×0, retirando consecutivamente a los 27 bateadores que enfrentó.

Con él mismo uniforme, aunque ya denominados Red Sox, alcanzó su tercer juego de no hits no run, cuando el 30 de junio de 1908, ya con 41 años y 93 días, castiga a los Highlanders Box Score 8 carreras a cero, Young fue el lanzador más longevo en lograr este hito, hasta que Nolan Ryan lograra su sexto No-No con 43 calendarios (luego lograría el séptimo juego de esta naturaleza cuando ya tenía 44 años y 90 días).

Con la tropa de Boston, Cy Young obtuvo 192 triunfos y cayó en 112 oportunidades.

En 1909, ya con 42 años vuelve a la ciudad de Cleveland, pero ahora para jugar en un equipo de la liga joven los Cleveland Naps, liderados por el futuro salón de la fama Napoleon “Nap” Lajoie, con el equipo del norte de Ohio permanece hasta 1911, cuando a mitad de temporada firma con los Boston Rustlers (actuales Atlanta Braves), luego de haber sido dejado libre por los Naps. Concluida la temporada el viejo roble se retira a la edad de 44 años.

Young en su extensa y gloriosa carrera, lideró su liga en victorias en cinco ocasiones, en 1892, 1895 y de 1901 a 1903, y terminó segundo dos veces más. Lideró la liga en efectividad dos veces con 1.93 en 1892 y 1.62 en 1901, y fue segundo tres veces en la misma categoría.

Durante 19 años consecutivos, el lanzador derecho estuvo entre los 10 primeros en la Liga Americana por número de entradas lanzadas. En 14 de esas temporadas estuvo entre los cinco primeros. Young no lanzó dos juegos incompletos consecutivos hasta que ya tenía 10 años en su carrera de béisbol.
Young también tiene el récord de más victorias de un jugador a los 34 (33), 35 (32), 36 (28), 37 (26), 40 (21) y 41 (21).

Denton True “CY” Young, dejó en 22 temporadas estableció varias marcas del pitcheo que lucen inquebrantables, sus estadísticas finales fueron: WAR 163.8 W 511# L 315 # ERA 2.63 G 906 GS 815 SV 18 IP 7356.0 # SO 2803 WHIP 1.13

## mayores cifras en la historia de las grandes ligas.

Cy Young formó parte en 1937 de la camada de jugadores que fue elegido para pertenecer al salón de la fama en Cooperstown que se inauguraría en 1939.

Denny McLain

Dennis Dale McLain cumplirá el 29 de marzo 76 años de edad y probablemente recordará lo vertiginosa que fue su vida dentro y fuera del diamante.

Denny McLain fue una estrella fulgurante, en una época determinada del juego fue el mejor lanzador de las grandes ligas, pero tal como fue vertiginosa y fulgurante su ascenso al estrellato, también con la misma velocidad y salpicado varios escándalos que le implicaron problemas con la justicia, fue su caída.

McLain, nació el 29 de marzo de 1944 en Chicago y desde su debut con los Detroit Tigers, el 21 de septiembre de 1963 siendo aún un adolecente (19 años y 173 días), demostró su valía, cuando transitó la ruta completa ante los Chicago White Sox, ponchando a 8 y concediendo una carrera limpia en victoria de los felinos sobre los patipálidos 4×3.

Al bate conectó un cuadrangular lo que lo convirtió es uno de los únicos seis lanzadores adolescentes que bateó un jonrón de Grandes Ligas desde 1920, una lista que incluye al miembro del Salón de la Fama Don Drysdale y Jim Palmer.

A pesar de esta demostración en 1964 empezó la temporada en la filial AAA de los bengalíes para que completara su desarrollo, a mitad de campaña fue subido al equipo grande con quienes completó un récord de 4 ganados y 5 perdidos en 19 juegos de los cuales abrió 16.

Desde 1965, se consolidó en la gran carpa, logrando una seguidilla de 5 temporadas con al menos 16 triunfos.

El 15 de junio de 1965 McLain estableció un récord de Grandes Ligas para lanzadores de relevo, cuando ponchó a los primeros siete bateadores que enfrentó después de ingresar al juego en la primera entrada para relevar al lanzador abridor Dave Wickersham. Terminó la temporada con un récord de 16-6, un promedio de carreras ganadas de 2.61 y 192 ponches, el tercer total de ponches más alto en la Liga Americana detrás de Sam McDowell y su compañero de equipo Mickey Lolich A pesar de que tenía una muy buena bola curva y un cambio de velocidad, se basó principalmente en su bola rápida para eliminar a sus contrarios

En 1966, McLain tuvo un récord de 13-4 a mitad de temporada y se ganó el honor de ser el lanzador abridor de la Liga Americana en el Juego de Estrellas de 1966, donde lanzó sólo 28 lanzamientos para retirar a los nueve bateadores que enfrentó. Terminó la temporada con un récord de 20-14 con un promedio de 3.92 carreras permitidas cada nueve entradas.

En 1968 con 24 años, se convirtió en el último lanzador en las mayores en alcanzar las 30 victorias, cuando completó un record de 31-6 y 1,96 de ERA en una temporada en la que completó 28 encuentros de los 41 inicios que tuvo y 336 innings de labor, este desempeño fue determinante para que los Detroit Tigers se titularan en el joven circuito y posteriormente conquistaran la serie mundial ante los St. Louis Cardinals.

En el clásico de octubre McLain ganó 1 juego y perdió 2 con 3,24 de efectividad.

La excepcional gesta de Denny McLain fue reconocida con el premio Cy Young y el MVP de la liga, en la temporada que se conoce como la temporada del pitcheo, puesto que en esa misma campaña Bob Gibson lanzador de los Cardinals, también ganó ambos premios en el viejo circuito.

A pesar de ese enorme esfuerzo en su brazo de lanzar, en 1969 Denny McLain lanzó por 325 innings (mayor cifra en la liga) en los cuales obtuvo un récord de 24 ganados y 9 perdidos lo que le redundaron en su segundo Cy Young consecutivo.

Entre 1968 y 1969, el derecho Denny McLain de 1,85 metros obtuvo 55 triunfos y 15 derrotas con una efectividad de 2,37 y un WHIP de 0,997 ponchando a 461 contrarios en 661 entradas de labor, a los 25 años era el mejor lanzador de las grandes ligas.

Sin embargo, su salud y su comportamiento díscolo e irresponsable fuera del terreno lo bajaron rápidamente del pedestal donde estaba ubicado.

En 1968 se sometió a 15 inyecciones de cortisona para aliviar el dolor en su brazo de lanzar. En 1969 se colocó 24 más sin mucha pausa entre ellas. Esos 661 innings castigaron su cuerpo y nunca más fue el mismo pitcher.

Por otro lado, su comportamiento le empezó a granjear enemistades, en enero de 1969, McLain fue seleccionado como el Atleta Masculino del Año de Associated Press. Generó más molestias cuando fue nombrado como el lanzador titular de la Liga Americana en el Juego de las Estrellas de 1969 en Washington, pero se perdió el inicio del juego debido a una cita dental en Detroit.

McLain era inconformista y le gustaba jugar según sus propias reglas. Había aprendido a volar y compró un avión. Después de haber asistido a su cita dental, voló a Washington, llegando al juego durante la segunda entrada. Lanzó en la cuarta entrada, pero para entonces la Liga Nacional ya había construido una ventaja de 9-2.

En febrero de 1970, Sports Illustrated publicó un artículo sobre la participación de McLain en las actividades de apuestas. La revista citó fuentes que alegaron que la lesión en el pie sufrida por McLain a fines de 1967 fue causada por una figura del crimen organizado que pisoteó el pie de McLain como castigo por no pagar una apuesta perdida.

Por sus problemas de apuestas McLain fue suspendido indefinidamente por el comisionado de béisbol Bowie Kuhn; La suspensión se fijó durante los primeros tres meses de la temporada de 1970. Regresó a mediados de temporada.

Nuevamente recibió una suspensión de siete días de parte de los Tigres de Detroit en septiembre, por rociar con agua a los periodistas deportivos Jim Hawkins de Detroit Free Press y Watson Spoelstra de Detroit News.

En 1971 pasó a los Washington Senators equipo que manejaba Ted Williams, McLain nunca congenió con él y en 1971 llegó a perder 22 juegos con la divisa capitalina, en 1972 con los Bravos de Atlanta jugó su última temporada retirándose a los 28 años.

Después de su retiro del béisbol, McLain fue encarcelado por tráfico de drogas (cocaína), malversación de fondos y extorsión. Su condena fue revocada en virtud de la Ley de Organizaciones Corruptas e Influentes de Racketeer en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Medio de Florida.

McLain fue dueño de un bar, golfista, ejecutivo de televisión, negociador de hipotecas en una compañía de Florida llamada First Fidelity que McLain pensaba era legítima, pero resultó la fachada de operaciones de lavado de dinero. Fue sentenciado a 23 años. Cuando el veredicto prescribió, salió libre a los 29 meses. Regresó con mucho éxito como moderador de programas de radio y televisión
Denny McLain actualmente reside en Pinckney, Michigan, con su esposa, Sharyn (que es hija de Lou Boudreau), ella se había divorciado de Denny durante su encarcelamiento más reciente, pero se volvió a casar con él después de su liberación.

La carrera de Denny McLain sólo duró 10 temporadas, acortada por los problemas de salud y de comportamiento dejando los siguientes números WAR 19.3 W 131 L 91 ERA 3.39 G 280 GS 264 SV 2 IP 1886.0 SO 1282 WHIP 1.16

Quien sabe hasta dónde hubiese llegado de ser un poco más responsable.

Feliz cumpleaños a los jugadores que pueden apagar las velas esta semana, y gratos recuerdos para aquellos que ya juegan en el campo de los sueños.