No. 55: Ernie Banks. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Buck O’Neil contó un millón de buenas historias sobre Ernie Banks, su protegido, pero mi favorita es de un doble partido en Houston el 18 de agosto de 1962. En ese momento, Ernie Banks ya era un ícono … y ya había jugado su mejor béisbol.

Ese fue el primer año que Banks pasó del campocorto a primera base después de la lesión en la rodilla, y lo cierto es que Ernie Banks nunca fue un gran jugador después de esa lesión y el cambio de posición. Tenía 31 años, hizo el mal movimiento y su cuerpo quedó tocado. Tuvo algunos momentos, grandes momentos, conectó 214 Home Runs más (empujando durante su vida deportiva más de 500 carreras). Pero ya nunca bateó por encima de .276, solo una vez consiguió 50 Bases por Bolas, nunca llegó a las 90 carreras y nunca jugó por encima de la media defensiva en primera base.

Pero … él era Ernie Banks. En ocho años extraordinarios como torpedero, ya se había asegurado un lugar como leyenda. Antes de él, ningún campocorto había bateado 40 Home Runs en una temporada. Vern Stephens fue el que estuvo más cerca, 39 en 1949. Ernie Banks conectó 40 vuelacercas en cinco ocasiones, incluidas cuatro temporadas seguidas. Consiguió más de 100 carreras impulsadas en cinco temporadas seguidas, empatando a Joe Cronin como campocorto. Lideró la liga en cuadrangulares en dos ocasiones, en carreras remolcadas dos veces, en slugging una vez y en bases por bolas intencionadas un par de veces. Este tipo de cosas no sucedía con los campocortos. Era como si se hubiera inventado un nuevo tipo de jugador de béisbol.

Y él había inventado a este nuevo jugador de béisbol con una alegría, una alegría que lo convierte, tal vez, en el jugador más irresistible en la historia del béisbol. ¿Cómo no podías amar a Ernie Banks? ¿Qué profundo debe correr el cinismo por tu alma y el disgusto por la vida para perderse la maravilla de Míster Cub? ¿Mr. Sunshine? Iría hacia el dugout andando con los pies juntos, y tendría esa enorme sonrisa en cada partido, y diría: “Es un hermoso día para jugar al béisbol. ¡Juguemos un par de partidos!”

Buck solía decir que cuando Ernie Banks entró en los Monarchs era un tipo tranquilo. Su primer amor deportivo había sido la natación. Hay una historia, Banks a veces ha reconocido que fue Cool Papa Bell quien lo vio jugando al softball y se lo recomendó a O’Neil. De todos modos, Banks mostró su talento inmediatamente, pero se sentaba tranquilamente en el autobús del equipo y apenas decía una palabra. “Estaba aprendiendo”, dice Banks, y cuenta que nadie en esos días le enseñó más que Buck. Sin embargo, no fue a jugar lo que Buck le enseñó. Fue algo más existencial.

“Ya me encantaba el béisbol”, cuenta Ernie Banks. “Pero Buck me mostró cómo expresar ese amor”.

Buck y otros facilitaron que Ernie Banks firmara con los Cubs (en realidad al principio no quería ir). Y Banks nunca había jugado un partido en las ligas menores. Fue directamente desde los Monarchs (donde bateó .347) a los Cubs, donde en 10 partidos bateó .314 con dos Home Runs. El año siguiente, fue el campocorto titular de los Cubs. Al otro año se convirtió en el primer campocorto en conectar 40 Home Runs en una temporada.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

Y expresó esa alegría por el béisbol en todo lo que hacía, en la manera en la que caminaba, la forma en la que hablaba, la forma en la que jugó cada juego, la forma en que nos hizo sentir que estaba exactamente donde quería estar, no podía estar en un lugar mejor en la tierra.

“Tal vez sea un sacrilegio, pero creo que Banks era un estafador”, dijo John Roseboro. “Nadie sonríe siempre, todos los días, a todo momento. No todos los días de nuestras vidas son buenos “.

Solo que era Ernie Banks. Todos los días eran un buen día. Su madre había querido que fuera Pastor de la Iglesia. Su padre quería que fuera un jugador de béisbol. En cierto modo, él era ambas cosas a la vez. El estadio era su púlpito. Las multitudes eran su congregación. Ernie Banks fue el primer jugador negro en firmar con los Cubs de Chicago, y como todos los pioneros lidió con las presiones y la furia que lo rodeaban. Se ocupó de todo a su manera, no con discursos, sermones o gritos de ira, sino siendo Ernie Banks, golpear largos Home Runs,  ser un Campocorto brillante, nunca perderse un partido y expresar su alegría por el béisbol y la vida como cualquiera que haya jugado a este maravilloso deporte.

Hank Aaron y Ernie Banks en Wrigley Field, 1957 (Foto: Bettman/Getty Images)
Hank Aaron y Ernie Banks en Wrigley Field, 1957 (Foto: Bettman/Getty Images)

Sus temporadas de MVP de 1958 y 1959 son probablemente las mejores temporadas consecutivas para un campocorto desde Honus Wagner hace más de 100 años.

En 1958, bateó .313 / .366 / .614 con 47 Home Runs, 119 carreras, 129 carreras impulsadas y 379 TB (Total Bases), en la cima de la Liga. Mirando el WAR defensivo podemos decir que también fue un campocorto defensivo brillante.

En 1959, bateó .304 / .374 / .596 con 45 Home Runs, 143 remolcadas, y su WAR Defensiva fue de 3.5, la mejor para cualquier campocorto en esos últimos 15 años.

No es necesario agregar contexto: hay pocas, quizás ninguna, temporadas legendarias de béisbol que no estén influenciadas por el contexto. Banks jugaba sus partidos como local en Wrigley Field, y aunque los efectos generales del campo eran neutrales o tal vez se inclinaban un poco hacia los pitchers (eso también me sorprendió), Banks tuvo diferencias extremas entre los partidos jugados en casa y lo que iba como visitante, particularmente en 1958.

Local de 1958: .340 / .393 / .700 con 30 Home Runs.
Visitante de 1958: .287 / .339 / .533 con 17 Home Runs.

Local 1959: .321 / .390 / .631 con 24 Cuadrangulares
Visitante de 1959: .288 / .359 / .563 con 21 Vuelacercas.

Creo que el amor de Banks por Chicago y su estadio, su nivel de comodidad allí, probablemente tuvo tanto que ver con esta diferencia entre local y visitante, como con el estadio en sí (como digo, entonces era un campo neutral). Su defensa fue ciertamente buena, pero tal vez no tan buena como sugiere su WAR Defensiva: los Cubs tenían un equipo de pitcheo que dejaba muchas bolas fáciles a los defensores.

Pero esas son temporadas extraordinarias lo mires como lo mires, y fueron acompañadas por otras menos extraordinarias. Tuvo una temporada de 43 Home Runs en el 57. Llegó a 41 Home Runs, líderes de la liga en 1960, cuando ganó su primer y único Guante de Oro.

Entonces, fue un jugador icónico en 1962 cuando los Cubs jugaron un doble partido en Houston. Houston era el “Colt 45s” entonces (era su primera temporada) y estaban jugando en el antiguo Colt Stadium. Por lo que he leído, podría haber un libro completo sobre los tres años en que los Houston Colt 45 jugaron en el antiguo Colt Stadium. Los mosquitos eran tan grandes y molestos que los jardineros solían usar toallas debajo de las gorras, como los jeques árabes, solía decir Buck, para que esos mosquitos no los molestaran.

“Esos mosquitos eran tan grandes”, me dijo Buck, “solíamos decir que todos deberíamos movernos en grupo, porque de lo contrario, un mosquito podría agarrarnos y llevarnos hasta su refugio”.

Fue un día absurdamente caluroso, abrasador: 33 grados según las notas oficiales, pero Buck siempre juró que la temperatura era al menos de 43 grados. Lo cierto es que NO era el día ideal para jugar un doble partido, pero la doble jornada ya estaba programada. Banks llegó al estadio sonriendo, como siempre, y realizó su rutina. Ando hacia el dugout. Miró el cielo, sintió que el calor lo atacaba y repitió su mantra: “Es un hermoso día para jugar al béisbol. ¡Juguemos un par de partidos! ”

Lo poncharon tres veces en el primer partido.

Y luego se desmayó antes del segundo partido.

Y luego se recuperó lo suficiente como para rozar un hit en la novena entrada con el marcador empatado, 5-5. Don McMahon lo ponchó.

“¿Hermoso día, Ernie?” Buck se lo preguntó en la casa club después del doble partido, y tenía esta sonrisa traviesa en su rostro. Banks estaba apoyado en su taquilla, estaba tan agotado y agotado por el calor que apenas podía mirar a su amigo. Pero luego sonrió.

“Todos los días son hermosos, Buck”, dijo. “Solo que algunos días son más hermosos que otros”.

 

El artículo original de Joe Posnanski

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *