Kris Bryant, 100 Homeruns en sus primeros 3 años.

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

2013 (Año 99 de la maldición de la cabra):

Si el Draft de ese año en Chicago fuese un libro, sería “Grandes Esperanzas”

Se buscaba a alguien que cambiase de una vez por todas el destino de los Cubs, en el 2014 cumplirán 100 años sin ganar las WS: demasiado tiempo, demasiadas derrotas. Necesitaban a alguien que cambiase para siempre la franquicia, que hiciese olvidar la etiqueta de equipo gafe y pasase a ser un contendiente respetable. Resumiendo, se buscaba desesperadamente la llegada de un mesías.

Empieza el draft:

Con el número 1 eligen los Astros: escogen a Mark Apple ( con el tiempo, se ha visto que solo Decca hizo peor elección cuando rechazó en 1962 a The Beatles, con el motivo de que “los grupos de guitarra no prosperarían”)

Con el número 2 los Cubs escogen al tercera base Kris Bryant (con el tiempo, se ha visto que solo el Papa Julio II decidió mejor cuando escogió a un tal Miguel Angel para que le diese una capa de color al techo de su vieja capilla)

 

El resto es historia:

2015

  • Debuta con solo 23 años, el 17 de abril
  • El 9 de Mayo logra su primer HomeRun:
  • Termina el año con 26 HomeRuns, 31 dobles y 99 impulsadas
  • Ese año es nombrado Rookie del año

2016

  • MVP de la Liga Nacional
  • Premio Hank Aaron al mejor bateador de la Liga
  • Termina el año con 39 HomeRuns y 102 impulsadas
  • y lo más importante, cumple la profecía para la fue escogido y pone fin a más de 100 años de soledad con esta jugada (y además lo hace como todos los jugones, sonriendo):

2017

  • Termina el año con 29 HomeRuns y 72 impulsadas

2018

  • Estos días es noticia porque ha conseguido su HomeRun número 100. Así que en Chicago ya está sobre la mesa el debate si es el mejor Cubbie de toda la historia, ya no solo por todos sus logros, sino también por  la celeridad con la que está logrando todos ellos:
  • Consiguió su HR número 100 el 9 de mayo del 2018, exactamente 3 años después del primero:

 

Aquí vemos una comparativa de los partidos que necesitaron los más grandes Cachorros de la historia para lograr 100 HomeRuns:

Kris Bryant 487 partidos
Ernie Bank 500
Anthony Rizzo 572
Billy William 611
Sammy Sosa 674
Ron Santo 708

 

Declaraciones de su manager Joe Maddon el día que logró los 100HR sobre cual es el límite de Kris Bryant:

El cielo es el límite : El tipo es bueno, atlético, muy motivado, se cuida , juega en múltiples posiciones, ganó el  MVP… No le importa dónde pongas en la alineación, ya sea ofensiva o defensivamente. Es el sueño de cualquier manager.

(Como ejemplo de su versatilidad, aparte de su puesto habitual en 3ª, suele jugar en 1ª base para dar descanso a Rizzo, y ese día estaba jugando de jardinero derecho).

 

Todos estos datos demuestran que el día que escogieron a Bryant, cambió la franquicia: desde que debutó Kris en 2015, los Cubs han dejado de ser los “perdedores riquiños” para ser verdaderos contendientes todos los años. La gente en Chicago lo adora, no solo por lo que da en el campo, sino también por su forma de ser, cercano, familiar, de perfil bajo, nada amigo de dar escándalos.

Si en el partido del 9 de mayo demostró su enorme poder ofensivo, en el partido del día anterior lo que quedó reflejado es su carácter afable y cordial

Tras un choque violento llegando a Home, entre el catcher Caratini y Dietrich de los Marlins, empieza la típica trifulca de baseball, con todos saliendo de los banquillos, y encarándose unos con otros.

En ese momento, en medio del jaleo, Kris Bryant va directo hacia Starlin Castro, antiguo compañero y empieza una guerra…de cosquillas. 

Con eso rebajó la tensión del momento y se tranquilizaron los ánimos. En dos días seguidos resumió toda su personalidad: brutal y ambicioso competidor, pero también amistoso y cordial compañero.

¿Hay alguien en el mundo que no adore a Kris Bryant?

 

 

Personalmente, pienso que hay mil razones para ser de los Cubs, pero una de las más absurdas, y por mi manera de ser, de las que más me gustan, es que nuestro Mesías y Salvador, se llame Bryant.

Así la canción que tengo que cantar cada vez que vengan mal dadas (y vendrán , va en nuestro ADN) sale sola:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *