La soportable imprevisibilidad del béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Nuestro cerebro funciona con los hechos recientes, que marcan la percepción de la realidad mucho más que lo que ha ocurrido hace tiempo, y de forma inconsciente buscamos un patrón para hechos futuros.  De niños aprendemos las series, tras el 2 y el 4 viene el 6, 8, 10…  Y así con cualquier circunstancia de la vida.  Todo debe seguir un patrón lógico, aunque la realidad nos demuestra que la lógica tiene valor, pero no es lo único que nos puede guiar.  Los Red Sox eran el mejor equipo de la competición ya que tenían el mejor récord, en el primer partido empezaron machacando a los Yankees -ya lo sabía, son los mejores-, en la segunda parte del partido casi remontan los Yankees -los Red Sox tendrán problemas, su bullpen no funciona y no tienen pitchers de calidad-, en el segundo partido se vio que David Price no servia para nada -no sabe jugar en postemporada (el pasado año fue el mejor pitcher de los de Boston saliendo desde el bullpen)- y los Yankees ganaron el partido.  ¡Los de Boston no tienen pitcheo!  Las series a Nueva York, un pitcher como Luis Severino en la lomita, ante él un Nathan Evoaldi que no era lo suficientemente bueno, y todo decidido, pero de nuevo la realidad nos colocó en nuestro lugar.  La imprevisibilidad.

Severino: 3 innings jugados, 6 carreras recibidas.

Evoaldi: 7 innings para recibir una carrera.

El béisbol es un deporte de cada día, lo que ocurre un día no tiene peso en el siguiente, y todo puede ocurrir, todo está abierto, y luego las circunstancias del juego nos llevan al resultado final.

Cuentan que Luis Severino llegó tarde a calentar y eso hizo que su rendimiento fuera tan malo -en temporada regular únicamente en dos partidos había recibido 6 carreras, y siempre jugando más de 4 innings-.  Evoaldi sólo en 3 partidos de la temporada regular había recibido uno o ninguna carrera jugando 7 innings.  Imprevisibilidad.

Brock Holt consiguió el primer ciclo en un partido de Postemporada en toda la historia de la MLB, 147 años.  Holt llevaba en toda la temporada regular 89 Hits, 18 dobles, 2 triples y 7 Home Runs en 109 partidos.  Consiguió uno de cada en el partido de esta noche.  Imprevisibilidad.

Austin Romine, de los Yankees, ha sido el segundo jugador de campo de toda la historia de la MLB, 147 años, en jugar de pitcher en un partido de postemporada.

Perder por 15 carreras es la derrota más abultada de los Yankees en toda su historia de postemporada.  Y lo vivimos en un partido donde los de Nueva York eran los favoritos.  Imprevisibilidad.

Todos los jugadores de los Red Sox, menos Blake Swihart -que salió de Pitch Hitter-, consiguieron al menos un Hit, y todos menos Blake y J.D. Martinez anotaron una carrera.  Sólo tres jugadores fueron ponchados.  Sólo cuatro jugadores de los Yankees consiguieron un Hit o más, Giancarlo Stanton el mejor con dos Hits.  Cinco jugadores fueron eliminados por Strikeouts.

16-1 para los Red Sox, en el Bronx.  Lideran la Serie a mejor de 5 por 2-1.  Poco queda para debatir con este resultado, sólo decir que hoy se juega un nuevo partido, que no tendrá nada que ver con este.  Que ahora son favoritos los Red Sox para ganarlo, porque nuestra mente funciona con el presente más reciente, pero que no sabemos lo que ocurrirá, todo está abierto, no sé lo pierdan, mañana se lo contaremos en “Pitcheos Salvajes“, pero sepan que todo es imprevisible, y nadie, absolutamente nadie, sabe lo que ocurrirá.  Esto es béisbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *