No. 69: Sadaharu Oh. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Nuestra historia no comienza con Sadaharu Oh, sino con un jugador de béisbol diferente al que probablemente no conoces, se llamaba Hiroshi Arakawa. Era un hombre pequeño, apenas de metro y medio, y tenía un poco de barriga, una velocidad sospechosa y casi ningún poder natural, aunque amaba el béisbol. Él amaba especialmente el arte de golpear.

Arakawa creció en Tokio y se dedicó al juego como algunos otros. Lo jugó día y noche y trabajó hasta llegar a la Liga del Pacífico de Japón cuando tenía 22 años. Bateó para .315 en su primer año, fue un golpe de suerte. Él nunca volvió a estar cerca de batear .300 otra vez. Pero ese primer año lo mantuvo en la competición más de lo que hubiera podido aspirar sin esa buena temporada. Estuvo durante nueve temporadas de la Liga del Pacífico con dos equipos diferentes. Bateó apenas .251 durante su carrera, con tan solo 16 Home Runs y robó sólo 20 bases. Pero tuvo una carrera completa. De todos modos, como sabéis, muchos de los mejores entrenadores de bateo en realidad no podían ni batearse a sí mismos.

Arakawa en algún momento de su carrera quedó fascinado con el Aikido, el arte marcial japonés que se traduce aproximadamente como “el camino hacia la armonía del espíritu”. Bueno, se traduce de muchas maneras diferentes. Básicamente “Ai” significa “armonizar o unirse”, “Ki” significa “mente, alma, espíritu” y “do” significa “el camino o la senda”. Las personas juntan las palabras de diferentes maneras, pero llegas más o menos a ese punto. Aikido es un arte marcial, una religión, una filosofía.

Entonces, y esta es una gran parte de la historia, Arakawa fue a conocer al legendario sensei Morihei Ueshiba, quien fundó Aikido. Arakawa fue presentado como un famoso jugador de béisbol, lo que dejó al fundador frío. Ueshiba no conocía el juego ni ninguna de sus reglas. Él, realmente, confundió el béisbol con la terapia médica moxibustión (una terapia confusa que implica quemar un cierto tipo de planta llamada mugword en la piel) porque las palabras japonesas son similares. Pero cuando a Ueshiba le dieron una breve explicación de cómo golpear las bolas de béisbol, preguntó: “Para algo así, ¿por qué no lo cortas con una espada japonesa?”.

Y esto, diría Arakawa, fue lo que le abrió los ojos. Golpear una pelota de béisbol, se dio cuenta, no era diferente de entrenar con una espada japonesa. Ambos precisan de la misma disciplina, la misma fuerza, el mismo sentido de la fuerza interior. Él tenía 30 años en esos momentos, su tiempo de jugador de béisbol ya había pasado pero había llegado a aprender algo, y él quería enseñárselo a alguien.

En enero de 1962, unos meses después de su último partido, fue contratado para ser el entrenador de bateo de los Yomiuri Giants. Y ellos tenían un chico talentoso que no estaba rindiendo mucho en el equipo, llamado Sadaharu Oh.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

El padre de Sadaharu Oh, Shifuku, era dueño de una tienda de fideos en Japón. A veces me he preguntado si la película “Kung Fu Panda” estaba ligeramente influenciada por la vida de Sadaharu Oh. En la película, Panda Po es hijo del dueño de una tienda de fideos y sueña con ser un gran guerrero, aunque su padre nunca podría entenderlo. En la vida, Oh es el hijo del dueño de una tienda de fideos y sueña con ser un gran jugador de béisbol, aunque su padre nunca podría entenderlo. El sensei en la película, dicho sea de paso, se llama Shifu Maestro, y el nombre del padre de Oh era, como he dicho antes, Shifuku. Probablemente sea sólo mi mente infantil, no he visto otra conexión en ningún otro lado.

Shifuku era chino y fue encarcelado brevemente durante la Segunda Guerra Mundial, sospechoso de ser un espía. Todo indica que él no lo era, sino que había sido encarcelado por la tensión de esos tiempos (no de forma muy diferente a como fueron tratados los japoneses-estadounidenses durante la guerra). Él pensaba que el béisbol era un pasatiempo tonto e inútil. Quería que sus hijos tuvieran un trabajo importante. Quería que Sadaharu se convirtiera en ingeniero. Parece que fue el hermano de Sadaharu, Tetsuhiro (quien también amaba el juego), el que convenció a su padre para que permitiera que Sadaharu jugara.

Sadaharu Oh, era un jugador de béisbol “natural”. Al igual que Babe Ruth, Stan Musial y otros, comenzó como pitcher. Era zurdo, pero creció bateando con la mano derecha porque, aparentemente, no sabía que se podía batear de otra forma. Nada de eso podía ocultar su talento para golpear pelotas de béisbol. En el momento en que estaba en la escuela secundaria, y el béisbol de la escuela secundaria aparentemente es como el fútbol universitario en Estados Unidos, era una estrella. Firmó por los Yomiuri Giants por aproximadamente $ 60,000 dólares (13 millones de yenes).

Y… decepcionó. En su año de novato, bateó apenas .161 y se ponchó una de cada tres veces que estuvo en el plato. En su segundo año fue algo mejor, pero se ponchó más de 100 veces e hizo tantos swings al aire que los fanáticos a veces lo llamaban Sanshin Oh. Oh significa “Rey”. Sanshin significa “Strikeout”.

“Francamente, era fácil eliminarlo”, le dijo el lanzador Hiroshi Gondo al escritor Robert Whiting. “No puede golpear una bola rápida. Simplemente la lanzabas hacia él “. En 1961, Sadaharu Oh bateó apenas .253 con 13 Home Runs y parecía que nunca podría darse cuenta de su talento. Y luego Hiroshi Arakawa fue contratado. Primero, le dijo a Sadaharu Oh que dejara de beber, dejara de fumar, dejara de salir de fiesta porque así no tenía sentido continuar. Oh estuvo de acuerdo, entonces, se puso a trabajar en el arte de batear. Arakawa se dio cuenta de que él estaba disminuyendo su velocidad, bateando demasiado pronto, lo que a menudo lo dejaba desequilibrado cuando llegaba la bola y era incapaz de adaptarse a el ritmo y movimiento preciso. Sadaharu Oh, pensó, estaba intentando adivinar cada lanzamiento. Y adivinar no es la forma de golpear las bolas de béisbol.

¿Pero cómo podría arreglar esto? Arakawa recurrió a algunos de los fundamentos del aikido (así como a algunos golpes de bateo famosos del pasado, incluidos los cambios de estilo estadounidense como los de Stan Musial y Mell Ott). Lo que quería que hiciera Oh era básicamente pararse sobre una pierna, su pierna trasera, mientras el lanzador soltaba la bola. Llamó a esto la postura del flamenco. Detener una pierna haría que Oh se equilibrase, obligarlo a ser consciente de su “centro de energía”. A medida que lanzaba la bola, él flexionaba su rodilla derecha hacia el cielo y la conectaba en perfecta armonía. “Había llegado a un punto,” escribiría Sadaharu Oh, “donde el aikido se había vuelto absolutamente necesario para todo lo que hacía. Sin aikido, no sabía ponerme de pie… No lo entendía.”

Juntos practicarían día tras día, hora tras hora. A menudo, Oh practicaba con una espada, cortando una hoja de papel una y otra vez. Se había hecho conocido por su enfoque un tanto relajado acerca del béisbol, que es algo así como un pecado mortal en Japón. Allí el béisbol es visto como una disciplina, una forma de arte que toma un trabajo incansable. El entrenamiento de béisbol japonés apenas se parece al enfoque estadounidense del juego. Recuerdo que Trey Hillman me dijo que cuando se convirtió en manager en Japón, trató de reducir las largas y duras sesiones de entrenamiento. Él pensó que les estaba haciendo un favor a los jugadores. Estas prácticas de seis y siete horas eran demasiado. Pero lo que descubrió fue que los jugadores estaban resentidos por esa forma de entrenar, querían trabajar hasta el cansancio, agotarse, esto era para ellos una parte importante del juego. Existía honor en empujarse a sí mismos más allá de sus límites físicos.

Sadaharu Oh se convirtió en el verdadero símbolo de este tipo de ética de trabajo. Durante más de dos años trabajó con la espada. Entrenó su cuerpo y su mente. Sus sesiones duraron horas y más horas, y se convirtieron en legendarias, incluso en un país donde los equipos tienen prácticas de tres o cuatro horas antes de los partidos. Y sí, comenzó a destrozar las bolas de béisbol. La mejora fue instantánea. En 1962, su primer año con Arakawa, bateó 38 Home Runs que lideraron fácilmente la Liga Central de Japón (nadie golpeó más de 25). En 1963 bateó .300 por primera vez, caminó 123 veces y conectó 40 Home Runs para liderar la liga nuevamente. En 1964 bateó .320 / .456 / .720 con un récord japonés, 55 Home Runs. Consiguió esto en 140 partidos. Ganó su tercer título de Home Runs por 19 HR.

Hank Aaron y Sadaharu Oh (Fuente: Stars and Stripes)
Hank Aaron y Sadaharu Oh (Fuente: Stars and Stripes)

Algunos hechos de Sadaharu Oh: ganó 13 títulos consecutivos de Home Runs, y 15 en 16 años. Ganó dos Triple Coronas. Caminó al menos 108 veces cada año desde 1963 hasta 1978, y recuerda que sólo se juegan entre 130 y 140 partidos en una temporada japonesa. Por supuesto, sus 868 Home Runs durante toda su carrera es un récord mundial. Su OPS fue de 1.080 y tuvo un OPS de 1.000 o más cada año desde 1963 hasta 1978. ¿Qué podemos hacer con estos números? Es difícil de decir. Ciertamente, no es fácil traducir números en las ligas japonesas a números estadounidenses. Pero hay algunos puntos que vale la pena mencionar:

  1. Hemos visto a muchos jugadores japoneses como Ichiro y Hideo Nomo y Hideki Matsui y Yu Darvish venir en los últimos 20 años y jugar en el nivel supremo en las Grandes Ligas. Diablos, en todo caso, el cerrador de Boston, Koji Uehara fue MÁS dominante en las Grandes Ligas que en Japón. No son unas matemáticas perfectas, por supuesto. Algunas estrellas japonesas no han jugado bien aquí. Y Sadaharu Oh lo hizo en una época diferente.

Aún así, el béisbol es béisbol y debo admitir que, como alguien que ha pasado mucho tiempo aprendiendo sobre las Ligas Negras, sospecho que cualquiera que rechace otras ligas o estilos de béisbol está equivocado.

  1. Hay muchos, muchos grandes jugadores estadounidenses que vieron a Oh batear y estaban seguros de que podría haber sido una estrella estadounidense. Una buena lista de citas podrían ir aquí, pero incluiré solo algunas:

“Oh podría haber jugado en cualquier lugar en cualquier momento”, dijo Don Baylor. “Si hubiera jugado en el Yankee Stadium siendo un bateador zurdo, que lo es, no tengo dudas de que hubiera bateado 40 Home Runs al año”.

“Puedes besarme el culo si no hubiera conseguido 30 ó 35 Home Runs al año. Entraría en una clasificación con las estrellas del juego de todos los tiempos”, dijo Frank Howard.

“Estoy seguro de que hubiera bateado de 30 a 40 Home Runs cada año”, dijo Frank Robinson sobre el número de cuadrangulares que Oh hubiera conseguido.

“Seguro que me hubiera bateado”, dijo Tom Seaver. “Fue un excelente bateador. Golpeó consistentemente y golpeó con poder. Sería un bateador de por vida .300 “.

Pete Rose, quien no siempre es generoso a la hora de juzgar al béisbol japonés, dijo que Oh habría golpeado .300 con seguridad. Davey Johnson habló sobre lo bueno que era como primera base. Brooks Robinson dijo que no era sólo un excelente bateador. Y así. La notable capacidad de Oh no estaba oculta.

  1. Para mí, el aspecto más convincente del caso de Oh es su dominio. Él no era sólo el mejor jugador de la liga. Fue de lejos el mejor jugador de la liga. No solo ganó 13 títulos consecutivos de Home Runs, ganó ocho de ellos por dos dígitos. No sólo lideró la liga en porcentajes de embasarse todos los años, durante un buen tramo de su carrera su porcentaje de embasarse estuvo cerca de los .500. Nueve veces consiguió un Slugging de más de .700.

A los 37 años, bateó .324 / .477 / .706 con 50 Home Runs. ¿Podría alguien ser tan dominante en Japón y no ser uno de los mejores jugadores en la historia del béisbol?

Sadaharu Oh
Sadaharu Oh (Fuente: Tofugu.com)

De acuerdo con Whiting y otros, le costó mucho tiempo a Oh ser amado por los fans japoneses. Esto parece ser porque su padre era chino (hay una historia que dice que cuando estaba en la escuela no se le permitió jugar en un torneo porque no era japonés de pura sangre). Oh se asoció con el gran tercera base Shigeo Nagashima y ​​juntos fueron como Babe Ruth y Lou Gehrig del béisbol japonés. Pero, aparentemente, Nagashima era el más admirado al principio. Era japonés y también bateó uno de los Home Runs más famosos de la historia de la nación, uno de walk-off (Sayonara) frente al emperador Hirohito. En realidad, fue su segundo HR del juego (Oh también consiguiría uno en el partido).

Con el tiempo, sin embargo, Oh se convirtió en el héroe deportivo de la nación, el más grande en Japón, tal vez más grande que cualquier atleta estadounidense desde Michael Jordan, Muhammad Ali o Babe Ruth. Su estilo único de bateo fue copiado. Su intensa disciplina hacia el juego fue profundamente admirada. Y luego está el récord de Home Runs en una sola temporada. Tal vez nada describe mejor el intenso amor por Oh que la forma en que la gente en Japón ha abrazado y protegido su récord de Home Runs de 55. Hideki Matsui lució el No. 55 en honor al récord. Y cuando algunos jugadores estuvieron a punto de romperlo, especialmente los jugadores nacidos en el extranjero, la controversia siguió.

El más controvertido de estos sucedió en 1985, cuando Randy Bass consiguió 54 HR, pero le hicieron caminar cuatro veces seguidas (cuatro lanzamientos cada uno) en su último partido. Él estaba jugando en los Gigantes de Yomiuri. El manager del equipo era, sí, Sadaharu Oh. Una investigación reveló que probablemente era la Front Office, no Oh, quien ordenó las caminatas. Pero la investigación no fue demasiado profunda. Los medios fueron relativamente silenciosos. A Whiting le dijeron que un entrenador de los Gigantes amenazó con una multa de $ 1,000 por cada strike que se le lanzara a Bass, pero a nadie parecía interesarle averiguarlo con certeza.

Tuffy Rhodes empataría el récord de Oh en 2001. El equipo de Oh le hizo andar repetidamente, y de nuevo Oh dijo que no tuvo nada que ver con eso. El entrenador de Oh, Yoshiharu Wakana, dijo que fue su decisión hacer caminar a Rhodes, una decisión de la que no sabía nada Oh. “Sería desagradable ver a un jugador extranjero romper su récord”, dijo Wakana. Rhodes diría que sentía que nadie en todo el país quería que eso suceda.

Al año siguiente, Alex Cabrera también empataría el récord y también le resultaría difícil conseguir que le lanzaran en los partidos finales. Oh, esta vez, según los informes, ordenó a sus jugadores lanzar a Cabrera. Pero no lo hicieron. Whiting escribe que, aunque la aceptación pasiva de Oh de la manera en que todos protegían su registro, probablemente no había nada que él hubiera podido hacer. Su récord era apreciado por su nación y sus jugadores. No iban a permitir que se rompiera.

Este año, 2013, el récord finalmente fue roto por Wladimir Balentien. Oh dijo una vez que si alguien iba a romper su récord, deberían romperlo por más de uno o dos Home Runs. Balentien terminó con 60. Inmediatamente, mucha gente en Japón insistió en que la bola estaba trucada.

El artículo original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *