SDLN: Dodgers vs Nationals (5 partido): Los Nationals ganaron la guerra

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Quinto y decisivo partido de la SDLN en el Dodger Stadium, en el montículo las mejores posibilidades para ambos rosters, Stephen Strasburg por los Nationals y Walker Buehler por los de casa, y eran la mejor opción tanto por lo demostrado en esta Serie como por su historial en postemporada, así como también porque solo dos jugadores en el caso de Los Dodgers (Beaty y Pederson) y uno en el caso de los Nationals (Soto) poseían un Average superior a .000 en sus números frente a los mismos.

En el lineup de los de Washington la alineación de la victoria, esto es, Howie Kendrick en segunda base, todos aquellos partidos de la eliminatoria que el de Jacksonville se ubicó en primera base acabaron con derrota para los Nationals y todos aquellos en que ocupó la segunda acabaron con victoria, se llevó error en la parte baja de la tercera entrada, no estaba siendo la serie de su vida, pero lo iba a ser. Por otro lado, pese a estar recuperado Víctor Robles siguió dejando su puesto en el Center Field a Michael Taylor, quien tan buenas prestaciones había venido demostrando en la Serie.

En el lineup de Los Dodgers primera titularidad del idolatrado por la afición Dodger, Kike Hernández, rara de ver ante un diestro, pero ayer era necesario en el Left Field, dado el estilo de Walker Buehler, tan generador de fly balls, tanto él como Cody Bellinger en el CF y como Joc Pederson en el RF, eran lo requerido para el estilo del, hoy por hoy, ace angelino. Había destacado en la previa el manager esquivador, Dave Roberts, las habilidades defensivas de Kike, habilidades que ratificó el propio portorriqueño, impresionante atrapada en la parte alta de la segunda incluida, además de aportar en ataque con Home Run en la parte baja de la misma entrada.

En la Serie de Campeonato Cardinals esperando al vencedor, unos Cardinals que habían eliminado a los Braves batiendo record de carreras en una primera entrada de postemporada.

Y no empezaron bien las cosas para los Nationals, Stephen Strasburg (cuatro días de descanso, uno menos que su contrincante) se mostró incómodo en el montículo desde el primer lanzamiento y hasta que logró asentarse en la tercera entrada, 35 pitcheos en las dos primeras, enfrentándose a 11 bateadores y permitiendo 3 carreras y 5 hits, consecuencia de todo ello 3-0 tras dos entradas para los Dodgers, Home Run de dos carreras para Max Muncy impulsando a Joc Pederson en la primera, y solitario cuadrangular de Kike Hernández en la segunda. No se ponían las cosas fáciles a para los Nationals recién iniciado el partido.

Y es que la forma de sorprender a Stephen Strasburg era zurdos en su primer turno además de, tal y como tanto un histórico como Fernando Valenzuela como Max Muncy declararon en la previa, permitirle  lanzar strikes; a eso fueron los Dodgers, primer bate del lineup de los de Dave Roberts, doble para el zurdo Pederson, segundo bate Home Run para el zurdo Max Muncy.

Cierto que era el orden de bateo propio y habitual de los Dodgers y cierto que no resultó productivo en el segundo partido de la Serie que también lanzó Strasburg y, con todo ello, cierto que el arma fue efectiva gracias a la incomodidad y los problemas para encontrar sus lanzamientos del 37 nacional en las dos primeras entradas, pero tenía que soltar esto. Sí, nos empeñamos en buscar explicaciones en tendencias, números y brazos de lanzamiento a cualquier resultado, aunque días antes en condiciones idénticas haya ocurrido todo lo contrario, atribuyendo capacidades napoleónicas a managers hijos de la lógica o creyéndonos descubridores de la cura contra el cáncer por encontrar una justificación de entre las decenas que hubiésemos podido postular, todo ello jaleados por paraspeakers ávidos de reglas mnemotécnicas, referencias y patrones de comportamiento.

No llegaría carrera alguna para los Nationals hasta la sexta entrada, ya se le habían complicado las cosas a Walker Buehler en la quinta necesitando 22 lanzamientos, y en la sexta sufrió la primera anotación, Howie Kendrick impulsaba a Anthony Rendón que partía de segunda base para llegar a home, con un rodado que Joc Pederson devolvió con excesiva calma al infield, aunque quizá sea aventurado afirmar que de haber reaccionado con rapidez Pederson hubiese evitado la carrera. 3-1 para los Dodgers.

Siguieron  los problemas en la séptima para Walker Buehler, apareciendo en dicha entrada un relevista, en principio, de lujo, Clayton Kershaw, era la séptima ocasión en que ejecutaba relevo, en las 6 apariciones anteriores 9.2 entradas con 2.79 de ERA, sus números en postemporada eran mejores como relevista que como abridor. Se encontró con hombre en primera y segunda con dos eliminados, y bateador en plato con conteo 0-1, necesitaba dos strikes para cerrar la entrada y solo necesitó dos lanzamientos para ello.

También hubo cambio en el montículo para los de Dave Martínez en la séptima, Stephen Strasburg dejaba el partido tras 105 lanzamientos, consiguió asentarse tras el 3-0, pero con Walker Buehler y Clayton Kershaw en el montículo tres carreras parecían más que suficiente para perder el partido. Empezaba la séptima con Tanner Rainey siguiéndole Patrick Corbin que esta vez no perdió el partido, sino todo lo contrario.

Era la octava entrada la primera que iniciaba Clayton Kershaw, sirvió para extender su maldición como abridor en postemporada a la función de relevo, dos primeros bateadores a los que se enfrentaba, Anthony Rendón y Juan Soto, anotaban Home Run. Con solo 4 lanzamientos en la entrada, 6 en total, Kershaw pasaba la bola a Kenta Maeda, con el partido empatado, 3-3. Y así terminaron las nueve entradas reglamentarias.

Inició la décima con Joe Kelly en el montículo, no ha sido su postemporada del nivel de la de 2018, ya había lanzado la novena con éxito, pero en la primera entrada extra, tuvo que vivir un grand slam del ex Dodger Howie Kendrick sin eliminados, no habían sido las series del 47 rojo en lo defensivo, y tanto jugando en primera como en segunda pero se redimió con un home run de cuatro carreras que decidió la eliminatoria, impulsaba a Adam Eaton, Anthony Rendon y Juan Soto. 7-3.

A partir de ese momento en la retransmisión internacional de TBS en bucle imágenes de Howie Kendrick, el gran protagonista de las series, es la grandeza de este deporte, con un solo bateo puedes reparar todo lo que hayas hecho en el resto de una serie, de toda una serie postemporada.

Por fin los Nationals se imponen a la hora de la verdad.