No. 53: Steve Carlton. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

En este artículo Joe Posnanski nos habla de Steve Carlton

No hace mucho tiempo, mi colega Michael Schur y yo teníamos en uno de nuestros pequeños y tontos podcasts la divagación de cuando redactamos cosas que no encajan en el borrador del tema, como “conceptos abstractos” y “tipos de bolas”. De todos modos, acabamos redactando apodos deportivos. Por mucho que me duela decirlo, Michael hizo una elección con la segunda ronda que envidié poderosamente.

Eligió “The Great One”, que, por supuesto, es el sobrenombre de Wayne Gretzky.

No hay nada estéticamente genial sobre “The Great One” como un apodo. Parece algo que un niño de 4 años podría llamar su tipo de galleta favorita (“Ya sabes, The Great One”). Pero es un apodo fantástico porque … podría referirse a casi cualquier persona. “The Great One” podría ser Willie Mays, podría ser John Unitas, podría ser Michael Jordan, podría ser Pete Sampras, podría ser Arnold Palmer, podría ser Jim Brown. ¿El mejor? Demonios, podría ser uno de los 100 mejores jugadores de hockey. Podría referirse a cualquier gran atleta.

Pero no es así.

“The Great One” es Wayne Gretzky. Y ESO es lo que lo hace increíble.

En la misma línea, hay muchas personas que se han llamado Lefty (Zurdo). Están Lefty Grove, Lefty Gómez, Lefty O’Doul, Lefty Driesell, Lefty Frizell. Pero todos ellos requerían el apellido para ser reconocidos. Ha habido docenas de tipos malos en las películas llamados Lefty. Phil Mickelson a veces le llaman Lefty.

Sin embargo, al final del día, sólo queda uno.

Lefty es Steve Carlton.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

Pobre Rick Wise. En 1971, tenía 25 años, era primera vez All-Star e iba camino al estrellato. Venía de su mejor año … y había tenido uno de los mejores partidos en la historia del béisbol. En junio, en Cincinnati, había lanzado un juego sin hits contra la Big Red Machine.  Y bateó dos Home Runs.

Quería un gran aumento de sueldo. Parecía razonable. Tuvo su mejor año. Ganó 17 partidos para un equipo terriblemente malo, completó 17 partidos y lanzó cuatro blanqueadas. Pero ninguna solicitud de aumento fue razonable en 1971. El gerente general de los Phillies, John Quinn, comenzó a mirar a su alrededor para ver si alguien quería tradear a Wise. Nadie quería ir tradeado a Filadelfia en esos días. Curt Flood se había sentido tan molesto cuando lo tradearon a Filadelfia que peleó hasta la Corte Suprema.

Pero en St. Louis, otro lanzador, similar a Wise, estadísticas similares de 1971, también estaba tratando de obtener más dinero.

Echa un vistazo a las temporadas de los dos lanzadores de 1971:

Wise: 25 años, 17-14, 2.88 de ERA, 4 blanqueadas, 272 entradas, 155 Ks, 70 bases por bolas, 123 ERA +, 3.4 WAR.

Jugador por el que iba a ser tradeado: 26 años, 20-9, 3.56 de ERA, 4 blanqueadas, 273 entradas, 172 Ks, 98 bases por bolas, 102 ERA +, 4.1 WAR.

Lo suficientemente similares. El propietario de los Cardinals, August Busch, había peleado con su lanzador por su salario antes … decidió que ya era suficiente. Le dijo a su GM Bing Devine que intercambiara a los dos lanzadores. Devine hizo lo que le dijeron. Rick Wise fue a San Luis. Steve Carlton fue a Filadelfia.

Y el pobre Rick Wise siempre será conocido como el lado malo de una de los peores trades de la historia del béisbol.

¿Deberían todos haber sabido que Filadelfia les acababa de robar a uno de los mejores lanzadores en la historia del béisbol? Quizás. Steve Carlton había sido fantástico a sus 20 años. En 1969, consiguió un récord de 17-11 con un ERA de 2.17 (segundo tras Juan Marichal) y estableció un récord de Grandes Ligas al ponchar a 19 jugadores en un partido contra los Mets de Nueva York. Tenía una bola rápida notable, un slider aún más notable, y parecía ser la próximo gran pitcher estrella.

Luego, por motivos y por razones poco claras, Steve Carlton dejó de lanzar su slider en 1970 y 1971. Según una historia, contada en el libro “Beber café con tenedor” de Steve Bucci, los Cardinals le habían dicho que dejara de lanzar el slider porque arruinaría su curva. En otra versión, Carlton dijo a los periodistas (sí, le dijo a los periodistas) que había perdido la sensibilidad en el control de la slider y se había lastimado el brazo. En otra versión, Carlton permitió dos Home Runs a Ernie Banks en algún momento a principios de la temporada de 1970, ambos lanzando sliders, y decidió dejar de lado ese lanzamiento.

Cualquiera que sea la razón, dejó de lanzar sliders, y dio un paso atrás significativo.

Aquí hay un interludio no relacionado e innecesario: Miren las temporadas de Steve Carlton de 1970 y 1971:

1970: 253 entradas, 193 Ks, 109 bases por bolas, 111 ERA +, 4.2 Baseball Ref WAR, 4.5 Fangraphs WAR.
1971: 273 entradas, 172 Ks, 98 bases por bolas, 102 ERA +, 4.1 Baseball Ref WAR, 3.7 Fangraphs WAR.

¿Cuál de esas dos temporadas fue mejor? Son MUY similares, pero sospecho que si tuvieras que elegir una elegirías la temporada de 1970, ¿verdad? Un poco más de ponches, mejor ERA en contexto, sí. Excepto que la temporada de Steve Carlton en 1970 fue vista como un DESASTRE mientras que su temporada de 1971 fue vista como IMPRESIONANTE. ¿Por qué? Respuesta correcta. El viejo récord de victorias y derrotas.

1970: 10-19
1971: 20-9

De todos modos, sin su slider era un lanzador diferente, bueno pero no excelente. De hecho, era muy similar a Rick Wise; la gente en Filadelfia NO estaba entusiasmada con el trade.

Entonces, si los Phillies se hubieran dado cuenta, “Oye, sólo necesitamos que vuelva a lanzar su slider”, entonces sí, hubieran sido unos genios absolutos y hubieran sabido exactamente lo que estaban haciendo cuando intercambiaron a Wise para conseguirlo. Pero sospecho que el intercambio se debió más a sentimientos amargos hacia Wise porque pidió 50,000 dólares. Ciertamente lo trataron mal después del trato. Wise había lanzado para los Phillies durante siete temporadas: firmó con el equipo cuando tenía 17 años. Pero dijo que el gerente general John Quinn ni siquiera le llamó después de que se realizara el intercambio. Fue personal. Todo era por dinero.

Entonces Steve Carlton comenzó a lanzar su slider de nuevo. Y pronto tuvo lo que podría ser la mejor temporada de un pitcher en los últimos 100 años.

Y todos hablaron acerca lo geniales que eran los Phillies tras el intercambio.

Pobre Rick Wise.*

* Más tarde, Wise fue intercambiado en un paquete con otros jugadores a Cleveland por Dennis Eckersley. Fue un pitcher canjeado por dos lanzadores del Salón de la Fama.

Steve Carlton mejores jugadores de la historia del béisbol los philllies mlb
(Foto: Dugout Chatter)

En 1972, Steve Carlton se enfrentó a los Cardinals en su segunda salida. Hubo mucha rabia acumulada. Estaba furioso cuando los Cardinals lo intercambiaron. De hecho, llamó al jefe de la “Players Union”, Marvin Miller, para preguntarle si podía interponer algún recurso después de que los Cardinals lo cambiaran a Filadelfia. Miller, tan contundente como siempre, dijo que podría aparecer en Filadelfia o, ya sabes, que podía retirarse. Era así en 1972.

Steve Carlton lanzó una blanqueada de tres hits contra su antiguo equipo. La siguiente vez, contra San Francisco, cedió un sencillo inicial a Chris Speier y no cedió otro hit el resto del partido. Nueve entradas, un hit, una base por bolas, 14 ponches. Parecía que iba a ser un año sensacional.

Pero, y muchas personas no se dieron cuenta de esto durante su extraordinaria temporada de 1972, Carlton entró en una depresión de seis semanas. Desde el 29 de abril hasta el 3 de junio, Carlton tuvo una marca de 2-7 con un ERA de 4.02. Permitió cuatro carreras en San Diego, 10 hits en Pittsburgh, y en Nueva York fue machacado por los Mets; ni siquiera logró salir en la quinta entrada. A principios de junio, Steve Carlton tenía marca de 5-6 con un ERA de 3.12, ciertamente no es terrible, pero tampoco excelente. Estaba lanzando más o menos de la forma en que lo había hecho en las temporadas anteriores.

Y luego, sucedió. Se podría decir que comenzó el 7 de junio contra Houston cuando ponchó a 10 jugadores en siete entradas, y permitió una sola carrera. O podría haber sido su siguiente salida, una victoria completa en Atlanta, donde le batearon nueve hits, permitió una carrera y ponchó a nueve jugadores. Entonces, podría haber sido su próxima apertura cuando lanzó diez entradas blanqueadas contra los Astros (aunque los Phillies perdieron en el undécimo).

Cada vez que comenzó, durante los siguientes cuatro meses, Steve Carlton mientras jugaba para el peor equipo de la liga, era de otro mundo. Puedes ponerlo en simples números: 22-4, 1.54 de ERA, 208 ponches, 61 bases por bolas, 10 Home Runs permitidos en 251 entradas.

Pero la recapitulación partido a partido del tramo va más allá de esos números totales. Lanzó una blanqueada en Montreal, blanqueadas consecutivas contra los Dodgers y los Cubs, blanqueadas consecutivas en St. Louis (otra vez) y Pittsburgh, y otra en Montreal. Completó 23 partidos y tuvo, 19 comienzos de partido con un Game Score superior a 70 -la estadística que creo Bill James para evaluar a los pitchers.

En caso de que se lo pregunte, esos 19 partidos con un Game Score superior a 70 ningún jugador lo había tenido en una TEMPORADA COMPLETA hasta que Pedro Martínez y Roger Clemens lo hicieron en 1997. Steve Carlton lo hizo en cuatro meses.

La gente quedó impresionada por su total de victorias, 27 victorias del total de 59 de Filadelfia, y esa sigue siendo una estadística muy buena todos estos años después. Pero es probable que sea una ilusión; sugiere que si hubiera lanzado para un gran equipo como los Reds o los Pirates habría ganado 32 o 33 juegos. Y eso probablemente no sea cierto. Si nos fijamos en su temporada, partido a partido, verás que los Phillies realmente anotaron una cantidad razonable de carreras para él teniendo en cuenta lo malos que eran. Obtuvo un par de triunfos fáciles, tuvo cuatro de cinco derrotas difíciles y probablemente hubiera ganado 28 o 29 juegos, tal vez 30, para un equipo realmente bueno. Pero esa temporada podría no tener el aura que ahora tiene.

Steve Carlton mejores jugadores de la historia del béisbol los philllies mlb
(Foto de MLB)

La carrera de Carlton después de esa temporada de 1972 fue sorprendentemente irregular. Fue absurdamente mediocre en 1973 (liderando la liga con 20 derrotas), bueno en 1974, mediocre nuevamente en 1975. Fue bueno en 1976, ganó nuevamente el Cy Young en 1977, estuvo bla, bla en 1978 y 1979, y fue increíble en 1980 cuando se fue a un récord de 24-9 con un ERA de 2.34 y 286 ponches.

Ganó su cuarto Cy Young en 1982 – el premio probablemente debería haber sido otorgado a Steve Rogers – y lideró la liga en ponches nuevamente en 1983. Parecía creer que, a pesar de que cumplía 39 años al año siguiente, sus mejores años todavía estaban por llegar. Esto tenía algo que ver con su régimen de entrenamiento y su filosofía de vida. Como sea, estaba equivocado, nunca más fue un gran lanzador y rara vez fue un buen lanzador. Jugó para cinco equipos diferentes en sus 40 años, en un esfuerzo desesperado por demostrar lo que creía, que todavía había un gran talento en él, y fue un final triste pero honesto con su carrera. Carlton nunca dejó de hacerlo a su manera.

* * *

El silencio de Carlton se volvió tan famoso como sus lanzamientos después de 1972. Carlton era accesible a las entrevistas, antes de que el silencio comenzara en 1973. Ese año dejó de hablar. Muchos piensan que fue por algo escrito por el periodista de los Phillies Bill Conlin. Pero nadie lo sabe con seguridad.

Incluso después de cerrarse a los medios, Carlton no estaba del todo en silencio con J.D. Salinger. Habló con una radio de Filadelfia, por ejemplo. Por lo general, hablaba brevemente con la prensa después de las victorias. Y también HABLARÍA con los periodistas al final; más de un reportero contaría las conversaciones que tuvieron con Carlton sobre vino o algo no relacionado con el béisbol. Pero cuando las preguntas eran sobre béisbol, decía cortésmente: “No hablo son esto”. Cuando un periodista, un conocido de hace mucho tiempo, hizo un apasionado alegato para una entrevista, supuestamente Carlton dijo: “Me gustaría. Pero la política es la política “.

Después de retirarse, dijo que dar entrevistas habría afectado su pitcheo y que por eso dejó de darlas. Reporteros se metieron en su cabeza. Sabes, puedo ver esto para un tipo semi-místico como Carlton. Para jugar deportes a un alto nivel, imagino, tienes que comportarte de una manera extraña. Piensa en un momento de tu vida en el que lograste algo genial en algún tipo de deporte: tal vez hiciste un hoyo en uno o pegaste un montón de saltos seguidos o golpeaste un saque perfecto o viniste de atrás para remontar y ganar una carrera.

En ese momento, probablemente no SENTÍA nada. A menudo preguntamos a los atletas: “¿Cómo te sentiste cuando …?” Pero esa es una pregunta tonta. No sientes el slider perfecto en el momento más importante. Lo lanzas. Carlton, que tendría sesiones de entrenamiento agotadoras en una cuba de arroz, y hablaría (cuando hablaba) sobre las religiones del lejano Oriente, y estudió varias artes marciales. Tenía su propio equilibrio, y no lo necesitaba embaldosado por los ecos de los reporteros que preguntaban: “¿Por qué le lanzaste con un 3-2 una bola rápida Lefty?” Y “¿Cuál es el problema con el codo?” No, puedo hacerlo, no culpo al chico por querer despejar su cabeza.

Pero resulta que … Carlton probablemente se hizo un gran favor a si mismo y al juego al no hablar con la prensa. Años más tarde, Pat Jordan habló con Carlton. Puede que recuerdes esa historia por el toque antisemita que siguió: Carlton hizo un comentario sobre 12 judíos en Suiza que controlan el mundo, y esa fue la locura que la mayoría de la gente se quedó de la historia. Pero lo que Pat encontró fue un tipo que tenía TODOS LOS TIPOS de locura. Este párrafo brillantemente empaquetado es representativo:

“Él cree que los últimos ocho presidentes estadounidenses han sido culpables de traición, que el presidente Clinton” tiene un hijo negro “que no reconocerá y que su esposa, Hillary,” es un dique” , y que el virus del SIDA se creó en un laboratorio secreto de guerra biológica de Maryland “para deshacerse de los homosexuales y los negros, y ahora tienen una cepa del virus que puede vivir diez días en el aire o en un plato de comida, porque sabes quiénes son la mayoría de los camareros”. y finalmente, que la mayoría de los asesinos de masas en este país abren fuego indiscriminadamente en restaurantes de comida rápida “están hipnotizados para matar a esas personas y luego a sí mismos inmediatamente después”, como en la película “The Manchurian Candidate”. Parpadea una vez, dos veces y dice: “¿Quién los hipnotiza? ¡Ellas lo hacen!”

Carlton negó muchas cosas del artículo y algunos de sus compañeros de equipo lo defendieron. Jordan dirá que SABEN que está loco, pero los jugadores de béisbol defienden a los jugadores. De todos modos, parece bastante claro que Carlton se sirvió a sí mismo y al béisbol al estar permanentemente callado durante su carrera.

 

El artículo original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *