Y en eso llegó Royce Lewis al Draft de la MLB.

Mientras media América lloraba a moco tendido frente al monitor escuchando con ansia la historia del cáncer de la hermana de Hunter Greene, y la otra media se enternecía con la imagen Brendan McKay cuya mirada nos dice sin decir: “Eh??, ¿Quiénes sois?, ¿Quién ha encendido la luz?”, llegó Royce Lewis “el completísimo”, tanto ShortStop como Outfielder, aún en secundaria, sorprendiendo no sólo por pasar por delante de los dos grandes favoritos, sino por lo increíble que resulta que el número uno no se lo haya llevado pitcher alguno.  Que los Twins hayan buscado un jugador de posición y no lanzadores, algo absolutamente contra la corriente predominante, del servilismo hacia el Dios Montículo, si bien más de la mitad de los elegidos en la primera ronda juegan en esta posición.

Normal
0
21

Brendan Mckey y su
circunstancia

Mientras tanto, al sur de New Jersey, en Gainsville, recién rebautizada como Rainsville, por lo que ha
costado completar la ronda de los Super Regionales entre Florida y Wake Forest, Alex Faedo cerraba las dos últimas entradas, para los Gators, en el partido decisivo, con el aplomo que le caracteriza. Fue elegido con el número 18 de Draft por los Tigers, mucho ojo a este chico. Un Alex Faedo, que unos
días antes del Draft, dejaba patente la relevancia del Draft de la MLB, declarando que sabía muy poco de éste sabiendo mucho más del de la NBA por “sus” Orlando Magics.

Hunter Greene quedó con el número dos para los Reds; la MLB ha apostado mucho por este chico aún en el instituto, pues sirve de justificación y acicate a sus presupuestariamente bien dotados programas para acercar el béisbol a la minoría afroamericana, a fin de que estos chavales dejen de mirar hacia la canasta y fijen sus ojos en el loma, algo realmente complicado, ya que cada grupo que compone la actual sociedad americana ha ido integrando un deporte u otro en su idiosincrasia más profunda, no resultando ni real ni efectivo el atroz empeño del iluminado Manfred y su creencia de que si hay dinero para bates, bolas y guantes, la gente jugará a béisbol y se dejará de cestas.
No fue Lewis el único pelotero que quedó por delante de los dos grandes favoritos.  Los San Diego Padres
eligieron con el número 3, justo entre Greene y McKay, (McKay ha sido la primera elección entre los Jugadores universitarios) a MacKenzie Gore, aún en el instituto, pitcher zurdo puro, de mayor calidad entre los elegibles; pitcher zurdo, apuesta segura.
Pero sin duda alguna el protagonista de nuestro Draft, fue el amor y la ternura que inundó nuestros corazones gracias a la historia de la hermana de Greene. En la tarde noche del lunes 12 de junio hubo amor y ternura a cascoporro; lo que me hace temer, llegando a aterrorizar, que tras su éxito y audiencia de esta historia más propia de la NBA y NFL, el vicio por las historias truculentas se encuentre en plena metástasis hacia la MLB. A nosotros, que las únicas historias de deporte americano que nos impresionaban, hasta la admiración, eran las que nos contaban en las revistas de basket sobre el inefable, malogrado y nunca suficientemente valorado, Marvin “Bad News”Barnes.

Normal
0
21

Si no dibujáis una
sonrisa de amor en vuestros rostros al ver esta imagen de los Greene es que
sois unos jodidos cabrones

Se vislumbra en el horizonte del nebuloso amanecer de los nuevos tiempos que a la hora de acercarse a un chaval, que juega a béisbol en universidad o el instituto, el guión en el futuro más próximo esté ya marcado:

-Chico, cuéntanos esa historia que destrozó tu familia, e hizo que nunca fueses el mismo, esa historia que te hace llorar como una magdalena cada vez que la recuerdas, ese tormento que no te deja dormir por las noches.

-Señor, yo no tengo historias de esas.

-Venga, no me jodas, seguro que tus padres tienen un primo que volvió “agilipollao” de Irak, o alguien en tu familia dejó a su mujer en una caravana con cinco niños.

-No señor.

-¿Un tiroteo a dos manzanas de tu casa?, ¿Una abducción extraterrestre?, ¿Un vendedor ambulante disfrazado de payaso que envenenó a su madre octogenaria en Nochebuena y se la comió en Navidad?

Esperemos que la conmovedora historia de la hermana de Greene, sea serpiente de verano y no nos convirtamos en reptilianos del morbo y el deporte cual Nflitas…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *