Bienvenidos al Show(hei) de Ohtani

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

León Felipe Girón (@DeTocho_mx) nos habla de Shohei Ohtani.

La nueva estrella de los Angels, al igual que todo en la cultura asiática, es enigmática, atractiva y única.

Babe Ruth se abrió paso hacia la inmortalidad siendo la última, y mejor, arma de doble filo en la historia del béisbol. Un pitcher dominante con 2.28 de efectividad en 10 temporadas en el centro del diamante (147 aperturas) y el bateador más temible de su época.

A casi 100 años después de que Ruth subiera a la loma de manera regular por última ocasión, un joven de 23 años intenta seguir sus pasos desde Japón, con la esperanza de encontrarse con “El Bambino” al final del camino.

Shohei Ohtani tiene un reto mayúsculo en su primer año en Grandes Ligas. No solo por la presión que conlleva la pura transición de la NPB hacia MLB y la adaptación a una nueva cultura, sino por el simple hecho de intentar emular al pelotero más representativo de la historia, el sinónimo del béisbol, George Herman Ruth.

Una vez que Los Angeles Angels lo firmaron en diciembre pasado, Shohei Ohtani dio el primer paso en el camino que sólo Ruth ha transitado con éxito. La historia no juega del lado del japonés, pero en MLB la historia se reescribe día con día.

Es por eso que aquí está Shohei Ohtani, equipado con su recta de 100 millas por hora, un slider devastador y una curva milimétrica. Con un madero que lo mismo es capaz de conectar a todas las bandas, que hacerlo con poder. Hideki Matsui y Yu Darvish en un solo cuerpo de 1.90 metros y 90 kilogramos.

Shohei Ohtani (Fansided.com) los ángeles angels 2018 mlb
Shohei Ohtani (Fansided.com)

En una era en donde la especialización de los deportistas en general, y de un pelotero en particular, es la norma, los Angels ganaron la puja por Shohei Ohtani prometiéndole lo que muchos otros equipos con mayor poder adquisitivo o posibilidades de éxito no se atrevieron a ofrecerle. La posibilidad de desempeñarse en el centro del diamante y como bateador (ya sea designado o en los jardines).

Hay una razón para ello: La rutina. Un lanzador abridor necesita, forzosamente, descanso absoluto el día previo y el posterior a su salida. Eso limita la disponibilidad de Shohei Ohtani como bateador a dos o tres días a la semana. Es imposible mantener el ritmo ofensivo con un calendario tan sesgado, o al menos eso es lo que indica el pensamiento convencional.

Pero nada en Shohei Ohtani es convencional, como lo demuestran su .286 de bateo y 48 jonrones y 2.52 de efectividad y 42 victorias en cuatro temporadas en la liga profesional japonesa. Pero Grandes Ligas no se parece mucho a los terrenos que el nipón aprendió a dominar desde que tenía 18 años de edad.

Su recta, aunque potente, carece de mucho movimiento lo que se convierte en peligro inminente de home run ante la dinamita que cuenta Grandes Ligas. El éxito dependerá de qué tan bien pueda complementarla de una manera adecuada.

Ofensivamente, el reto no es muy distinto. No solo está la cuestión de encontrar un lugar en su rutina para mantener el ritmo que todo bateador necesita, sino también el hallarle un lugar en una alineación que ya cuenta con Albert Pujols, Justin Upton, Kole Calhoun y un tal Mike Trout.

Darvish, Hideo Nomo, Daisuke Matsuzaka, Kenta Maeda y Masahiro Tanaka marcaron un precedente de que es posible que Ohtani tenga éxito en el centro del diamante en su primera temporada, cuando aún no hay un reporte completo de que trae a la mesa. El éxito se definirá con su salud y si puede traer un complemento ofensivo más adelante.

Los Angels hicieron una fuerte inversión esta temporada, no solo con Shohei Ohtani, sino con las llegadas de Upton, Ian Kinsler y Zack Cozart, en busca de un regreso a la postemporada. Pero no solo los Angels dependen del japonés.

El éxito de Ohtani también podría reabrir una puerta que lleva casi un siglo cerrada para que vengan otros como él. Tan solo en el pasado draft, dos de las primeras cuatro selecciones: Hunter Greene (#2 a Cincinnati) y Brendan McKay (#4 a Tampa Bay) son dos cañoneros que también cuentan con pólvora en el montículo. Pero necesitan que Ohtani demuestre que es posible seguir los pasos del “Bambino” en una era completamente distinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *