Culberson de los Bravos golpeado en la cara. Y el béisbol en el alma

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

En la séptima entrada de ayer, Charlie Culberson recibió un pelotazo de 91 millas del lanzador Fernando Rodney, directamente en su pómulo derecho. El momento heló el Nationals Park. El utility de los Bravos bajó el cuerpo para hacer un bunt y la bola giró hacía dentro y arriba al llegar al plate. No pudo evitarlo y la bola le impactó en la cara. Pero lo peor vino después, una vergüenza deplorable por parte del equipo de umpires.

Se llevaron en la unidad medica a un Culberson consciente tapandose la cara y el juego se disponía a continuar, cuando Tim Timmons, el umpire de home, cantó la jugada como strike. El entrenador de Atlanta Brian Snitker entró en cólera. Salió en defensa de su jugador y recriminó con mil gritos la decisión arbitral y fue expulsado inmediatamente.

 

 

Esta claro que la norma dice que si la bola te pega en la acción de swing, no se considera un hit by pitch. Es lo que dice el reglamento. Es lógica la existencia de esta norma, existe para evitar que un pelotero se deje dar para conseguir una primera base para el equipo. También es verdad que la acción de agacharse para hacer el toque, con el bate al frente, se considera un swing completo. Pero la lógica se pierde si la bola iba a darte de todas maneras, salvo que de repente te evapores.

Y más aún, cuando el jugador queda roto de dolor en el suelo, probablemente con fractura de pómulo incluida, es completamente amoral y vergonzoso que se señale un strike en la jugada. Por supuesto, como le gritaba Snitker al umpire principal Bill Welke, «no puedes hacer un bunt si la bola te va a la cara». Penoso, realmente, puesto que la reglas en este caso deben cambiar, o al menos la aplicación de ellas.

Cuando te preparas para un bunt, tienes que agacharte para ponerte en linea de visión de la bola, y más en este caso que mostró su intención de hacerlo ya cuando el pitcher estaba preparando el lanzamiento. En esa posición tienes menos movilidad y estás más expuesto a un golpe. Sabemos y aceptamos que cantar una bola o un strike es una decisión de apreciación y no se puede discutir con el umpire, pero esto va más allá, esto es sentido común. La bola fue de fuera a dentro y no pasó por encima del plate.

Por suerte el karma dio la vuelta a la situación. O yo quiero creer que la rabia del equipo hizo su función. Ese Snitker,q como dicen sacó el Bobby Cox que tiene dentro (por cierto, Cox estuvo el otro día en el Suntrust Park, recuperado de su afección aparentemente, gran noticia). Ese equipo, que miraba incredulo lo que había pasado, cogió un partido de baja anotación, empatado a uno, y ganó 10-1 a domicilio con un vendaval de imparables. Además, como guinda al pastel, consiguen asegurar posición de campeón de división. Los Braves anoche «clinchearon» para octubre. En la nacional, se unen a Dodgers para competir en postemporada.

Cuando se escriben estas lineas, aún no se ha comunicado nada del estado de Charlie Culberson. Se sabe que llegó consciente de todo al hospital para hacerse las pruebas. El equipo está a la espera de más noticias.

Actualización: Charlie tiene varias fracturas en la cara y ha viajado ya a Atlanta con parte del equipo medico para decidir los pasos a seguir.