El sacrificio de hoy, la recompensa de mañana

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Más allá del gran espectáculo, más allá de grandes atrapadas, Más allá de grandes batazos, más allá del precioso estadio, más allá del gran ambiente vivido el fin de semana, más allá del Rey De Los Deportes, más allá del guante y la pelota más allá de todo eso que resalte el Mensaje De Esperanza que regalan los Peloteros para la Sociedad, porque antes de pelotero, persona y es la persona quien regala esa magia.  El sacrificio de hoy es la  recompensa de mañana.

Dejemos por un momento de lado el uniforme y las guanteletas, olvidémonos del dinero y la fama por un instante, quítate los ganchos y salgamos del terreno de juego.

Antes del Anillo de Serie Mundial, antes de ser conocido internacionalmente, antes de los triunfos, antes de regalar autógrafos y fotografías, antes del elogio y el aplauso. ¿Dónde fue que inició Todo?

Un Campo de Béisbol con pura tierra, en espacios muy maltratados, con una sola Pelota de Béisbol la cual bateaba e inmediatamente corría por ella, ya que era con la única que contaban, su padre lanzando recién llegado de laborar cansado después de una larga jornada de trabajo, así fue como comenzó José Altuve a practicar Béisbol.

Salvador Perez quien le entregó su niñez a la Pelota y un guante practicando desde los cuatro años en una base militar para luego partir con destino a Republica Dominicana dejando a su familia en su natal Venezuela con apenas 16 años.

Francisco Lindor que el año pasado regresó a La escuela primaria donde estudio cuando Niño y convivió con la comunidad de su Natal Puerto Rico quienes con mucho gusto admiraban e idolatraban al pelotero de los Indians de Cleveland.

Roberto Osuna que a sus 12 años dejó de estudiar para dedicarse a la siembra junto con su padre para llevar más dinero a su casa, con un horario de trabajo de cinco de la mañana a cinco de la tarde.

Julio Urias quien nació con un tumor en su ojo izquierdo trasladándose a los hospitales debido a las cirugías que le realizaban para mejorar su salud.

Peloteros que nos regalan un mensaje, para obtener el éxito hay que trabajar el doble de los demás, no importa en que rubro te desempeñes sea cual sea tu oficio siempre da lo mejor de ti recuerda siempre que el sacrificio de hoy es la recompensa del mañana. Si tienes metas en la vida, si tienes sueños lucha día con día por alcanzarlos, situaciones difíciles con las que hay que lidiar cotidianamente entrenamientos, dejar a la familia por ir en busca de un sueño, trabajo dedicación y esfuerzo pero sobre todo nunca dejes de soñar. Por lo pronto ponte el uniforme que se encendieron las luminarias del estadio toma tu guante y tu bat que es momento de salir y brillar, es momento de poner el ejemplo dentro del terreno de juego. Sal y diviértete dejando lo mejor de ti en cada jugada.

Seres humanos de carne y hueso al igual que usted y que yo seres humanos que crecieron en barrios humildes, seres humanos con problemas de dinero, seres humanos con bastantes carencias seres humanos que con sacrificio alcanzaron el éxito. También a ellos les dijeron que no, también a ellos intentaron apagarles sus sueños también a ellos les dijeron que no podían, y que fue lo que ellos respondieron.  El sacrificio de hoy es la recompensa de mañana.

Si Se Puede.  Que viva el Rey, que viva el béisbol.