Las batallas de la Liga Nacional

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Liga Nacional Este por Diego Beccacece

En las predicciones previas al comienzo de la temporada para la NL East, se sabía de antemano que Nationals y Mets pelarían por el banderín de la división, los Marlins serían una incógnita, mientras que Phillies y Braves, seguirían en sus procesos de reconstrucción, quizás los de Philadelphia algo más avanzados que los del Estado de Georgia.

A casi dos meses del Opening Day es un buen momento para repasar la realidad de cada franquicia.

Washington Nationals

Con 50 juegos en la temporada, la franquicia capitalina se encuentra en lo más alto de la división y con el segundo mejor récord en la National League.

Su ofensiva sin dudas es la «vedette» del equipo, puesto que lideran las mayores en carreras anotas con 274 carreras anotas, más allá que a principios de Mayo perdieron a su primer bate (Adam Eaton), por el resto de la temporada.

Bryce Harper, Daniel Murphy, Anthony Rendon, Trea Turner y Ryan Zimmerman, están cargando ofensivamente al equipo, entre los cuatro suman 60 home runs y 168 carreras impulsadas.  Sin dudas la historia de este comienzo de la temporada para el equipo, es el resurgimiento ofensivo de su 1B, Ryan Zimmernan quien alguna vez fuera la el «rostro de la franquicia» y un excelso jugador con el madero, está poniendo numeritos de calibre MVP, .365/.405/.688, con 13 cuadrangulares y 39 RBI.

El pitcheo abridor está carburando de maravillas, con la dupla Max Scherzer, Stephen Strasburg, como estandartes.Pero el equipo que dirige Dusty Baker, tiene serios problemas en los últimos innings de los encuentros, puesto tienen un ERA de 5, en el octavo y noveno episodio, hay que sumarle a esto que no tienen un closer «probado», y acumulan 9 blown saves.

New York Mets

Lesiones, decepción y escándalo, éstas tres palabras describen la actualidad de los metropolitanos que comenzaron la temporada 7-3, pero de a poco se fueron hundiendo y perdiendo jugadores por lesión. En un lapso de pocas semanas perdieron a su máxima estrella (Yoenis Céspedes), a su ace (Noah Syndergaard), y a su closer all-star (Jeurys Familia).

La gran paradoja de éste año es que el pitcheo abridor (lo que siempre se consideró un fuerte en los Mets) es la gran falacia. El equipo tiene el peor ERA de las grandes ligas, y solo en la rotación son confiables Jacob deGrom y Zack Wheler.

Un párrafo aparte para las mini-controversias: primero «Thor» Syndergaard, se negó a realizarse una resonancia magnética e inmediatamente en su próxima salida, salió lesionado. Luego Matt Harvey, falto a un encuentro como local, aduciendo «migrañas», con el pasar de los días se supo que se «paso de copas»; el equipo lo suspendió tres partidos sin paga. Algunos «cortocircuitos» entre Terry Collins y la gerencia, por el manejo de la información sobre los lesionados, y por como el manager está gestionando su bullpen. Y finalmente la «peineta» de su mascota, Mr. Met.  Su récord es 22-27 y todavía guardan algunas esperanzas de recuperación.

Miami Marlins

El primer año post fallecimiento de José Fernández está siendo muy duro para la franquicia. En lo que va del año estuvieron en los medios, más por su posible venta, que por sus resultados deportivos.

No se esperaba que ganen el banderín de la NL East, pero si que sean contendientes, pero nada ésta saliendo bien en Miami y se encuentran a más de 10 juegos del liderato de la división.

Actualmente son la franquicia N°24 en carreras anotadas y la N°26 en porcentaje de carreras limpias. Para colmo de males, su fichaje estrella de la temporada baja, el pitcher Edison Vólquez, no está rindiendo lo que esperaban (su récord es de 1-7). Todo indicaría que en Julio se viene una nueva «fire sale» de jugadores. Quizás la última en la era Jeffrey Loria

Atlanta Braves

Cuando el equipo del Estado de Georgia en la temporada baja concretó las incorporaciones de: Bartolo Colón, R.A Dickey, Jaime García y cía., lo hizo con el solo motivo de que sean place holders de los jugadores que tiene la franquicia en su farm system.

Su inicio fue muy lento, llegaron a perder 10 partidos consecutivos, pero gracias a los bates de Freddie Freeman (hoy lesionado) y Matt Kemp, están haciendo un más que decoroso papel en la temporada y sorpresivamente están en el segundo puesto de la división. Para la fecha límite de cambios, hay que estar atentos, porque seguramente «podrán en el mercado», a sus veteranos de mejor rendimiento, para seguir poblando sus «fincas» de prospects.

Philadelphia Phillies

Cuarto año de reconstrucción en Philly, nuevamente su destino parece estar marcado por los últimos lugares de la división, luego de un buen mes de Abril que los encontró 11-12, se «descarrilaron» en Mayo y los encuentra con un saldo de 6-20, lo que los deja a 15 juegos por debajo de .500.

Sus problemas a la ofensiva son notorios, colectivamente tienen un promedio de bateo de .243, con jugadores como Maikel Franco, Freddy Galvis, Michael Sounders y Odubel Herrera por abajo del .250 de batting average. En la lomita el rendimiento no es mejor, puesto que todo su staff de abridores se encuentra con ERA superior a 4.

La «ciudad del amor fraternal», parece que tendrá que esperar uno o dos años más para ver a sus amados Phillies de nuevo compitiendo en su división. 

Liga Nacional Oeste por Pepe Latorre

En este 2017 estamos viendo como D-backs y Rockies asaltan California. Una división que llevaba años siendo cosa de Giants y Dodgers ha encontrado a dos nuevas franquicias que aspiran a todo.

Con más de un cuarto de temporada completada solo el equipo de Los Angeles parece aguantar el tirón de las dos sensaciones de la liga. Los Giants se descolgaron hace ya unas semanas. Un conjunto que empezó el año con muchas dudas dijo adiós a cualquier opción cuando Bumgarner se lesionó.

Los Rockies son un equipo que se basa en una ofensiva espectacular. Probablemente la mejor de la liga. El pitcheo abridor no les está ayudando tanto como esperaban, pero el bullpen ha sido una agradable sorpresa que les está permitiendo mantenerse en la lucha.

Los D-backs parecen un bloque mucho más compensado y con más opciones de sostener los buenos resultados. Una buena ofensiva que pega con poder, contacto y que corre. Una de las mejores defensas de la liga y un cuerpo de lanzadores que pese a las calamidades de Rodney en el papel de closer parece muy solvente ahora que tenemos de vuelta al mejor Greinke.

Los Dodgers se aferran a Kershaw y a su rotación de seis pitchers para sobrevivir. Una estrategia que pone de manifiesto la mayor fortaleza de los angelinos: una plantilla muy profunda en la que apenas se notan las bajas.

Con los Mets fuera de cualquier lucha por la wildcard y con la NL Central convertida en un Royal Rumble de despropósitos parece casi seguro que los dos comodines de la Liga Nacional saldrán de esta división.

Liga Nacional Centro por Àngel Lluís Carrillo Pujol 

Cuando empezó la temporada todo estaba claro, la Liga Nacional Centro era para los Chicago Cubs, la gente de Fangraphs les daba un 83,1% de probabilidades de llevarse la división, a los Reds un 0% y a los Brewers un 0.2%.  Y se empezaron a jugar los partidos, y el tiempo avanzó, y empezaron las sorpresas, que con el del tiempo se convirtieron en rutina, ver ganar a los Underdogs de esta división ya no sorprende a nadie.

Los Cubs siguen siendo los favoritos para llevarse la División, en la página de FiveThirtyEight podemos ver cada día como se actualizan las proyecciones de cada uno de los equipos, ahora los de Chicago tienen un 48% de probabilidades de ganar la división, siguen siendo los favoritos, pero no será un paseo triunfal para los Cachorros, que este año rompieron una nueva maldición, fueron los primeros campeones de las Series Mundiales en 100 años que no han conseguido ninguna carrera en dos partidos consecutivos.

Y la división anda apretada, muy apretada

Equipos V D % PD
Brewers 28 25 .528
Cardinals 25 25 .500 1.5
Cubs 25 27 .481 2.5
Reds 24 28 .462 3.5
Pirates 24 30 .444 4.5

Los Milwaukee Brewers andan por la primera posición, el único equipo que está por encima del récord positivo.  Si, has leído bien, los primeros son los Cervezeros tras 52 partidos.  Travis Shaw comanda la ofensiva de un equipo que está jugando muy por encima de sus expectativas.

Los Cubs, con su record negativo, .481, (25-27).  ¿Qué le pasa a estos Cubs?  Olvidando que estos días han sido barridos por los Cubs, pues que no están jugando bien, y que no iban a repetir la gran temporada del pasado año, que por eso fue una temporada histórica, porque difícilmente se va a volver a producir.  Joe Maddon sabe que lo importante es llegar bien a Octubre, esto está empezando y todavía hay un gran margen de mejora.  Kris Bryant, sin decepcionar a los futurólogos, se está convirtiendo en una gran estrella, paso a paso.  Arrieta andá atravesando una crisis existencial y el resto del equipo parece que está dejándose llevar, pero son un equipazo, y estoy seguro que lo demostrarán.


Los Saint Louis Cardinals, siguen siendo Los Cardinals.  Un equipo que lucha hasta el último out, hasta el último partido, con esa filosofía de club, «The Cardinal Way», que los ha convertido en un equipo amado u odiado, pero que no deja a nadie indiferente.

Los Cincinnati Reds sacando el viejo orgullo de los años 70, ahora con Zack Cozart, Adam Duvall,
Eugenio Suarez, Billy Hamilton y Joey Votto -todos superan ya los 50 Hits-, pero les falla la lomita, ninguno de sus abridores tiene un ERA menor de 4.  Podríamos salvar a su Closer, Raisel Iglesias, que ha concedido sólo 3 carreras en 26.1 innings.

Y terminemos con los Pirates, un equipo que parecía que debía iniciar una reconstrucción profunda, que debía traspasar a Andrew McCutchen, y allí están, en la pelea, sólo a 4,5 partidos de los Brewers y a 2 de los Cubs, con un Josh Harrison y Adam Frazier en modo estelar, acompañados de unos buenos pitchers abridores, donde destaca Ivan Nova, que está jugando la mejor temporada de toda su carrera -debutó en 2010 con los Yankees-.  Y las cosas les irían mejor si no hubieran suspendido a su mejor jugador, Starling Marte, con 80 partidos por consumir Nandrolona, parece que volvemos a finales de los 90.

Una división que parecía anodina, insulsa, de transición y puede convertirse en la más abierta de todas.  La vida nos da sorpresas, y el béisbol también.