Tim Anderson y su celebración

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

El béisbol, como la mayoría de deportes tiene reglas no escritas.  Una de ellas es que no puede celebrarse un Home Run de forma desmesurada, que durante el juego no puede haber celebraciones, que eso no es parte del béisbol, un deporte donde la sobriedad está por encima de todo lo demás, pero los tiempos cambian, ya no vivimos a finales del Siglo XIX, y puede haber llegado el momento en que los jugadores puedan demostrar su felicidad tras conseguir una buena jugada.  No es necesario llegar a los niveles del fútbol, quitándose la camiseta tras cada Home Run o Hit, o intentar ganar puntos acelerados al gilipollas del año, todo eso no es lo que esperamos.  Pero si poder realizar un gesto de satisfacción y de liberación de tensión.  Se enfrentaba Tim Anderson de los White Sox a Brad Keller de los Kansas City Royals, en sus trece duelos anteriores ganaba el pitcher, 0-13 para el bateador, con 5 Strikeouts y ningún Walk.  Y Tim Anderson consiguió un Home Run, después de eso lanzó el bate y corrió las bases.

 

Y en el sexto inning Keller aplicó «su justicia», un pelotazo a Anderson por haber celebrado su Home Run.  Se vaciaron los banquillos, y Tim Anderson fue expulsado por encararse con Keller tras el pelotazo.

Recapitulemos la breve historia.

-Tim Anderson consigue un Home Run.

-Es golpeado por una bola de béisbol que viaja a casi 160 kilómetros por hora.

-Se encara con quien le ha golpeado.

-Es expulsado.

«Las viejas reglas no me molestan. Yo no tengo ninguna de esas reglas. Juego para divertirme y juego con la máxima energía. Voy a seguir haciéndolo así.  Voy a seguir jugando duro y jugando para mi equipo.  Seguiré jugando con los del Lado Sur (de Chicago). Estoy en el lugar donde quiero estar. Voy a jugar duro y voy a seguir divirtiéndome».

No se quien ganará esta «batalla», ni quien se impondrá, pero lo que está claro es que algunos jugadores continuarán mostrando su alegría en público, a otros no les parecerá bien y buscaran la «venganza» en ese partido u otro, y todo seguirá igual.  Porque este juego siempre se ha jugado así y siempre se jugará así.  Siempre ha existido el que se ha «pasado» de felicidad y el que le ha «recordado» que eso no está bien.

Nota: este debate, como otros debates de la MLB llevan años produciéndose, y el resultado siempre es el mismo, los jugadores siguen reaccionando como quieren, y si uno celebra demasiado una jugada, o hay un gesto de burla, seguro que antes o después llegarán los «resultados.»  Nos guste o no, es y será así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *