No. 75: Tony Gwynn. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

En el Juego de Estrellas en Kansas City en 2012, estuve en una entrevista con Tony Gwynn, que fue tan divertida como era de esperar. En algún momento de la conversación, le pregunté a Gwynn, a bocajarro, si hubiera alcanzado los .400 en 1994 … esa temporada terminó abruptamente debido a la huelga. Terminó bateando .394 en 110 juegos.

“Sí”, dijo sin dudarlo al instante.

“¿De Verdad?”

“Por supuesto”, dijo. “¿Por qué iba a creer que pasaría algo diferente?”

Gwynn era un bateador mágico, y comenzó con un hambre asombrosa por aprender todo lo que había por aprender sobre el swing, los lanzadores, esa forma de arte. Era famoso por ser uno de los pocos que podía hablar mientras bateaba, como Ted Williams, manteniendo la concentración. Llamaron a Gwynn ” El Capitán del Video”, por la forma en que examinaba el video de sus turnos al bate, y tomaba notas detalladas sobre estos. Tenía la capacidad de absorber la información que recogía viendo el video y la capacidad, tal vez única, de usar esa información para batear mejor.

Esto fue algo nuevo. Siempre ha habido estudiantes de bateo, pero la mayoría creía en la simplicidad, con el enfoque de golpear la pelota justo en la punta del clavo. George Brett, por ejemplo, creía que en la caja de bateo el cerebro sólo puede pensar en una cosa a la vez. No quería que otra información abarrotara su mente. De vez en cuando, podría encontrar algún indicio del tipo de lanzamiento que haría el pitcher, pero Brett dijo que rara vez le era de mucha utilidad. Hizo lo que hizo, buscar la bola rápida, ajustarse a la curva, y cualquier capa adicional de complejidad nublaba las acciones y retrasaba la maquinaria.

No. 75: Tony Gwynn. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol San Diego Padres
Tony Gwynn (Sports Illustrated)

Eso no le ocurrió a Tony Gwynn. Él no podía poseer demasiada información. Era un ordenador de terabytes en la época del Commodore 64. Quería conocer las tendencias del lanzador en cada inning. Escogería la más mínima diferencia en la distancia hacia la pierna, o la diferencia en la pendiente de un lanzamiento. Sobre todo, observaba su propio swing, miraba para ver cómo combatir mejor los lanzamientos de arriba a abajo, cómo cortar mejor los lanzamientos exteriores para mandarlos a la esquina del jardín izquierdo, cuando podía sentirse bien girando y manejando la bola. Y lo usó todo.

Más allá de la preparación, Tony Gwynn era como Sherlock Holmes en el plato: notaba los detalles más pequeños, y pudo sacar conclusiones profundas de ellos. Era casi incapaz de golpear por debajo de .300. Gwynn fue drafteado en la tercera ronda por San Diego State en 1981, fue a Walla Walla y bateó .331 con 12 Home Runs y 17 bases robadas en solo 42 partidos. Lo sacaron de allí, lo enviaron a la clase AA Amarillo. En 23 partidos bateó .462. Y aún no había comenzado sus estudio con el video.

En 16 temporadas completas en Grandes Ligas, con 100 partidos o más por temporada, Tony Gwynn nunca bateó menos de .309. Ganó ocho títulos de bateo y NO lo ganó en 1993, cuando bateó .358 (Andrés Galarraga, jugando la mitad de sus partidos en el colosal Mile High Stadium, bateó .370 – .402 en casa). El promedio de bateo tiene varios defectos cuando se usa para determinar el valor ofensivo de un jugador, pero sigue siendo una forma maravillosa de evaluar el talento artístico de un bateador. Gwynn y Wade Boggs fueron los artistas de la época, pero Boggs tenía la clara ventaja de Fenway Park, que jugó allí como Yo Yo Ma toca el chelo. Boggs bateó .369 en Fenway Park en su carrera, aumentando ese promedio de bateo hasta el cielo. Gwynn bateó en el mezquino Jack Murphy Stadium (aunque logró alcanzar .343, de promedio de bateo, en su carrera).

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

Promedios de bateo fuera de casa:

Wade Boggs: .302

Tony Gwynn: .334

El conocimiento de Gwynn sobre los hits, su enfoque técnico, su habilidad de otro mundo para tomar cualquier lanzamiento y colocarlo entre los jardineros no debe eclipsar sus dotes físicas, en particular su coordinación mano-ojo. Gwynn dice que nació con eso, pero creció jugando al baloncesto, ha dicho que ese era realmente su deporte favorito, y hay algo acerca de los atletas que practican deportes múltiples, estos desarrollan cierta destreza. Por ejemplo: Gwynn casi nunca se ponchó. Sus números de ponches parecen sacados de las décadas de 1920 y 1930. Desde 1975, solo dos jugadores han tenido un promedio de bateo de .300 en una temporada y han sido ponchados una vez cada 25 o más turnos al bate. Bill Buckner lo hizo cuatro veces, lo que es bastante notable. Gwynn lo hizo ocho veces. En 1995, Gwynn se ponchó 15 veces durante todo el año. En 1992, se ponchó 16 veces.

Tony Gwynn mejores jugadores de la historia del béisbol
Tony Gwynn (boysofsummerblog)

El resto del habilidades del juego de Tony Gwynn fueron buenas, pero quizás fue sobrevalorado, simplemente porque era un bateador maravilloso y la gente quería otorgarle grandeza en todos los reinos. Ganó cinco Guantes de Oro en el jardín derecho, incluido uno en 1989 cuando su WAR defensiva fue negativa, -2.9. Era un fielder sólido, especialmente en sus días de juventud, mostró un brazo fuerte y preciso, pero podría no haber sido Guante de Oro. Tenía una sensación inigualable de la zona de strike, pero no caminó demasiado después de envejecer. Su porcentaje de embasamiento de .388, aunque es fantástico, lo convierte en uno de los cuatro hombres que batean .335 o mejor, pero no tienen un porcentaje de embasarse de .400 (George Sisler, Nap Lajoie y Bill Terry son los otros tres).

Tony Gwynn se ajustó a su cuerpo cambiante de forma genial. Realmente podía correr en su juventud. Robó 56 bases en una temporada, conectó hasta 13 triples y anotó 100 carreras dos veces. En sus últimos años, buscó más la bola, golpeó con más potencia. En 1997, cuando tenía 37 años, bateó para .372, slugging de .547 y consiguió 117 carreras. Probablemente fue su segunda mejor temporada ofensiva.

Y, por supuesto, en 1994 estaba bateando .394 cuando llegó la huelga. ¿Crees que Gwynn hubiera alcanzado .400 ese año? Sí. Tenía 34 años, sí, pero estaba en la cima de bateo más poderoso, en el lugar perfecto, donde sus talentos atléticos aún estaban intactos y su conocimiento de los hits estaban llegando a su punto máximo. Si Tony Gwynn hubiera jugado sus partidos como local en Fenway o Coors Field, creo que hubiera alcanzado los .400 más de una vez en su carrera. Entonces, sí, creo que Gwynn hubiera alcanzado batear .400 en 1994. Además, como él dice, ¿qué sentido tiene pensar en otra cosa?

Artículo Original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *