No. 76: Buck Leonard. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Buck Leonard hubiera podido ser el primer afroamericano que jugara en las Grandes Ligas, pero no fue así, nació demasiado pronto en un país reacio, en esos tiempos, a romper la discriminación racial. Uno de los grandes de todos los tiempos.

“Tratar de pasar una bola rápida por delante de Hank Aaron es como intentar escabullirse del amanecer cuando estás junto a un gallo”.

Curt Simmons de Henry Aaron

“Lanzar una bola rápida más allá de Ted Williams es como tratar de atravesar un gallo con un rayo de sol”.

Bob Feller de Ted Williams

“Tratar de pasar una bola rápida por su lado fue como intentar pasar a hurtadillas cerca de un gallo”.

Monte Irvin de Buck Leonard

Te puede interesar: Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Hubo, por supuesto, varios candidatos fabulosos antes de Jackie Robinson que podrían haber sido el primer jugador negro en las Grandes Ligas modernas. Por “candidatos” no sólo me refiero a jugadores con las habilidades beisbolísticas -hay muchos, muchos de ellos- me refiero a candidatos que también tuvieron la fortaleza para superar el abuso, un profundo carácter para jugar bien sus cartas con tanto en juego, el saber ganar el respeto de los oponentes y la generosidad de espíritu para hacer que los compañeros también te respeten. Buck O’Neil a menudo solía decir que Jackie Robinson no era el MEJOR jugador, pero era el jugador CORRECTO.En mi opinión, antes de Jackie Robinson, Buck Leonard fue el jugador adecuado que hubiera tenido que romper la línea de color.

Buck Leonard era un primera base de Rocky Mount, Carolina del Norte, que siempre parecía más alto para la gente de lo que era, 1.60 metros. Había una manera especial en como él se comportaba. Su padre murió cuando él tenía 12 años, fue a la escuela hasta los 14 años, que era a lo más que podía llegar como afroamericano en Carolina del Norte en ese momento. Años y años después, se graduaría de la escuela secundaria como un anciano.

Leonard fue el principal apoyo para su familia después de la muerte de su padre. Trabajó en las fábricas de calcetines durante un tiempo y luego abrillantó zapatos en la estación de ferrocarril local. Eventualmente encontró trabajo en la tienda de ferrocarriles, colocando cilindros de freno en los autos. Al igual que Joe Jackson, ganó unos dólares extra jugando para los equipos de locales de Molinos. Al igual que Joe Jackson, no esperaba mucho más que eso.

Cuando Leonard tenía 25 años -1932, justo en el corazón de la Depresión – perdió su trabajo en la estación de ferrocarril. La Depresión fue dura para millones de estadounidenses y particularmente para los afroamericanos. No había trabajos y las esperanzas eran escasas. Las personas de todas las razas buscaban encontrar cualquier habilidad que les pudiera sacar de este pozo. Fue la Depresión la que provocó que un boxeador desesperado llamado James Braddock, en un callejón sin salida, encontrara algo dentro él y se convirtiera en el campeón mundial de los pesos pesados.

Leonard nunca había pensado en jugar béisbol para ganarse la vida, pero ahora descubrió que esta era su única habilidad que podía darle de comer. Le ofrecieron $ 15 por semana para jugar para los Bomberos de Portsmouth. Era el único trabajo que podía encontrar, así que lo cogió. Poco después, jugó con los Baltimore Stars y luego, brevemente, con los Brooklyn Royal Giants.

No. 76: Buck Leonard. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol
Buck Leonard (Museum Hall of Fame)

Curiosamente, fue Smokey Joe Williams quien vio jugar a Leonard y quedó impresionado por su habilidad. Él recomendó a Leonard a Cumberland Posey, un hombre fascinante y el dueño del Homestead Grays. Posey había jugado para los Grays cuando era joven (aunque quizás era más conocido como jugador de baloncesto en Duquesne donde jugaba bajo el “supuesto nombre” de Charles Cumbert) y era ultracompetitivo como jugador, como propietario, como explorador, como en cualquier cosa que se terciara. Nadie en las Grandes Ligas ni en las Ligas Negras trabajó más duro para encontrar talento que él. Posey convertiría a los Grays en uno de los mejores equipos de la historia del béisbol, blanco o negro. El núcleo de ese equipo eran sus bateadores No. 3 y No. 4. Encontró al bateador No. 3, Josh Gibson, jugando en los arenales de Pittsburgh. Encontró a su bateador No. 4, Buck Leonard, cuando Smokey Joe Williams se lo recomendó.

Gibson y Leonard a menudo eran comparados con Babe Ruth y Lou Gehrig, lo cual era conveniente pero no particularmente apropiado. Ruth y Gibson no se parecían en nada, ni en personalidad, ni en comportamiento, ni en estilo de juego, ni siquiera en su destreza. Lo único que los dos compartieron fue que ambos conectaron Home Runs estratosféricos.

Pero Gehrig y Leonard – sí, ahí podría haber partido-, compartieron un cierto aura y un estilo de juego. Buck Leonard admite que intentó copiar el estilo de Gehrig cuando se convirtió en un profesional, ¿a quién mejor para copiar? Gehrig golpeó con más poder, sin duda, y Leonard fue aparentemente más astuto en la defensa, pero sus similitudes fueron mucho más profundas que sus estilos de juego. Ambos eran hombres firmes, sin destellos, sin egos perceptibles, con firmeza a la hora de llevar su vida, y una resolución tranquila que las personas a su alrededor no podían dejar de admirar. Todos pensaban que así era el mundo de Buck Leonard.

Le encantaba golpear bolas rápidas. Nadie sabe quién fue el primer bateador en inspirar las citas de los gallos, pero probablemente fue Leonard. “Podrías poner una bola rápida en una escopeta”, dijo su compañero de Negro League, Dave Barnhill, sobre Buck Leonard, “y no podrías dispararle.” Según las estadísticas disponibles, Leonard bateó .320, con un Slugging de .519, pero esto fue solo en juegos que se grabaron. En todos los juegos, se cree que bateó más de .400 año tras año. Los equipos de las ciudades trataban de encontrar al hombre que pudiera lanzar las bolas de béisbol con más fuerza, y ​​tratarían de lanzar sus mejores bolas rápidas contra Gibson y Leonard. Gibson solía hacer navegar esas bolas rápidas hacia lo imposible. Leonard golpeaba line drives que podrían arrancarle la cabeza a alguien.

En 1943, con la guerra en curso, el propietario de los Washington Senators, Clark Griffith, supuestamente le preguntó a Leonard si querría jugar en las Grandes Ligas. Dijo que sí, así de prudente, y Griffith dijo que intentaría hacerlo realidad. Fue uno de los muchos comienzos en falso: los propietarios y gerentes, a menudo, daban un par de pasos hacia la integración, sólo para retroceder cuando se daban cuenta de cuál sería el costo. Buck Leonard ya tenía 35 años, pero creía que aún le quedaban muchos años para jugar. Griffith, por supuesto, no lo consiguió.

No. 76: Buck Leonard. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol
Buck Leonard (Museum Hall of Fame)

La siguiente vez que Leonard se acercó a las grandes ligas fue en 1952, cinco años después de que Jackie Robinson y otros cruzaran la línea. Bill Veeck le pidió que jugara para los St. Louis Browns. Para entonces, Buck Leonard se dio cuenta de que era demasiado tarde para él. “Ojalá hubiera podido jugar en las Grandes Ligas cuando era lo suficientemente joven como para mostrar lo que podía hacer”, diría años más tarde.

En cambio, regresó a Rocky Mount,donde trabajó para el distrito escolar y ayudó allí con el equipo de ligas menores. Tenía 65 años cuando ingresó al Salón de la Fama del Béisbol. En las entrevistas, mostraría poca amargura por no haber jugado nunca en las Mayores, pero hay una cita del scout de los Dodgers, Elwood Parsons, que te rompe el corazón. Parsons, de acuerdo con el autor Larry Lester, fue un alguacil de policía y un instructor de química cuando Branch Rickey lo convirtió en el primer scout negro.

“Estaba hablando de Robinson, Campy (Roy Campanella) y Newk (Don Newcombe) llegando a Brooklyn”, dijo Parsons. “Nunca olvidaré los ojos de Buck, llenos de lágrimas, cuando dijo: ‘Pero ya es demasiado tarde para mí'”.

Artículo Original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *