College World Series: Tras el primer tercio del campeonato

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

En el momento en que escribimos estas líneas, con excepción de Arkansas y Texas Tech cuyo enfrentamiento impide la lluvia de forma obsesiva, han disputado todos los equipos dos partidos de las College World Series, los mínimos a los que obliga el sistema de competición, lo que nos permite sacar ya algunas conclusiones sobre lo que nos ha tocado vivir.

Texas: han caído a las primeras de cambio, no se trata de ninguna sorpresa, primero porque se encontraban en el Bracket de la muerte, y segundo porque han sido víctimas de los dos grandes poderes de la competición: el ataque de Arkansas y la rotación de Florida. Lo que tuvieron que vivir los tejanos con las 8 carreras de Arkansas en la sexta y la actuación de Jackson Kowar en su partido contra los Gators, 6.2 entradas, 0 carreras y 13 Ks (Récord de las CWS en su historia seria), sin dejar de lado a Jonathan India, deja claro que a los tejanos vinieron a ser testigos de la historia. Nos hemos quedado sin ver el talento de Kody Clemans, tal y como nos hemos quedado sin ver muchas otras cosas de Texas.

Luke Heimlich: llegaba el momento de la verdad para él, ya había demostrado su calidad esta temporada, pero necesitaba dar un golpe en la mesa en el momento de la verdad, demostrar que ya había superado el duro trance del año pasado de quedarse sin Draft y College World Series, al conocerse, justo antes, su condena por abusos sexuales en 2012, en virtud de una conformidad que ahora le reconcome las entrañas. ¿Resultado? Su peor y más corta actuación del año. Su entrenador Pat Casey declaró tras el partido que no lo vio nervioso pero que nunca encontró su espacio. Veremos si el destino le da una nueva oportunidad.

Mississipi St.: siempre es una garantía en las College World Series ser un equipo que controla los partidos, administra los resultados y aprovecha momentos y ventajas, siempre es una garantía llegar a las CWS con sufrimiento y sorpresa, como lo demuestra su serie frente a Vanderbilt. No son un equipo de mates y touchdowns pero los Bulldogs tienen lo necesario para hacerse con el título. De hecho, han ganado sus dos primeros partidos, lo que les lleva a tener dos oportunidades de alcanzar la gran final. La primera victoria, frente a Washington (1-0), a su ritmo, aguantando el marcador para matar el partido en la última entrada. El segundo, frente a North Carolina (12-2) a lo grande, con una de esas actuaciones de un jugador, en este caso el freshman  Jordan Westburg, que hacen a un equipo imparable.

La debacle de los Aces en la primera ronda: es algo a lo que ya nos está acostumbrando Omaha, en los primeros partidos vimos caer a Gianluca Dalatri (Lesión de por medio), a Luke Heimlich, o al propio Brady Singer que llegaba como mejor pitcher del campeonato y gran figura del torneo. La presión a la que se llega en las College World Series es cada vez más intensa.

La lluvia: está siendo la gran protagonista del torneo con partidos pospuestos, parones de 3 y 4 horas, y un Arkansas-Texas Tech que parece que no se jugará jamás. Pero no se le puede echar la culpa a la lluvia de ninguno de los resultados, por más que se pretenda, la lluvia no cambió la inercia de ninguno de los partidos. Curioso resulta que los que en mayor medida se sienten perjudicados por tal elemento vengan de la ciudad de la lluvia.

Washington: el pitcheo más seguro de las CWS, a la vez que el equipo que ha sufrido más cambios en su line-up y, sobre todo, el único debutante. Supo aguantar a los Bulldogs en el primer partido, si se puede llamar aguantar dejar que Mississippi St. llegue a su último turno de bateo con posibilidad de decidir. Y además, cayó, vapuleada tras la lluvia, en la ronda de perdedores frente a Oregon St., una Oregon St. que no demostró su enorme potencial ante North Carolina. El partidazo de Joe de Mers, que venía de un partido perfecto frente a Carl State Fullerton en las previas lo más destacable.

Por supuesto que queda mucho torneo y aún muchas conclusiones que sacar sobre Texas Tech, Arkansas, Florida, Oregon o North Carolina sobre los que aún es pronto para pronunciarse. Así que a seguir disfrutando de las College World Series si nos deja la lluvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *