Detroit Tigers 2020

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

 

Cualquier crónica o previa de los Tigers comienza con sus récords negativos, de los que tenemos de cualquier tipo y para cualquier gusto: que si es el único equipo que en el presente milenio ha llegado en dos ocasiones a las 110 derrotas, que si la peor ofensiva de las grandes ligas del siglo XXI, que si una de las cinco franquicias con varias temporadas con 110 o más derrotas, ….., alarmismo puro y duro.

No es relevante para Tigers los récords negativos de temporadas anteriores, la franquicia de la ciudad del motor no mira hacia el pasado ni se obsesiona en el presente, simplemente construye el futuro. Buena muestra de ese punto de mira puesto en el largo plazo es el hecho de que las contrataciones dirigidas a integrar el lineup titular lo han sido en todos los casos por períodos anuales con el fin de que sirvan para ir incorporando a las promesas y proyecciones de futuro de los de Michigan, así como el hecho de que en el roster de 40 más de la mitad de sus integrantes o bien no tienen experiencia alguna en las grandes ligas o no pasan del año en la gran carpa.

Apuesta que quedó patente cuando el verano pasado los Tigers se desprendieron de dos de sus piezas más codiciadas Nicholas Castellanos y Shane Greene a cambio de cuatro prospectos de contrastada proyección.

Además, el que los Tigers alcanzase el peor récord de las grandes ligas permitió elegir antes que nadie en el draft, por segunda vez en 3 años, escogiendo a Casey Mize quien podría terminar la temporada integrando la rotación de abridores Tiger.

Unas filosofía y estructura de absoluta confianza de  propiedad y gerencia que mira hacia al futuro con esperanza y paciencia

Y esa confianza en el futuro carecería de sentido si no viniese acompañada por otra confianza, la confianza en la estructura generada para acometer el proyecto con eficacia, y en los Tigers sobra. Si hay algo que ha dejado claro la propiedad es que su general manager, Al Ávila, es el absoluto conductor y dueño de ese futuro, confianza que también recae sobre el manager de los tigres, Ron Gardenhire, un entrenador veterano, con experiencia e intuición por encima de numeritos, redes sociales y rollo “cuéntame que te ha pasado con esa chica tío, dime por qué te ha dejado, que tu entrenador está aquí para eso”.

Un equipo tan joven supone irregularidad sí, pero esa irregularidad nunca debe ser interpretada únicamente en un sentido negativo, dado que de partir de un buen inicio de temporada todo sería posible para unos Tigers en una división en la que nadie se puede considerar mejor que nadie de forma no susceptible de discusión.

De nada sirve aquí hacer caso a proyecciones o evoluciones respecto a los últimos años, no sirven de nada cuando tu objetivo es otro.

Y lo cierto es que los entrenamientos primaverales nos están ofreciendo notas positivas: un Miguel Cabrera al que si volviera simplemente al 50% de su nivel supondría una pieza fundamental para una temporada «decente», un Víctor Reyes que con 25 años se está ganando puesto diario en la cancha, los abridores Spencer Turnbull y Matthew Boyd y el closer Joe Jiménez, poseer un closer solvente y fiable es una garantía para cualquier franquicia, y es a lo que parece que está apuntando Joe Jiménez.

Altas Detroit Tigers 2020

Austin Romine C (Yankees)

C.J. Cron 1B (Twins)

Jonathan Schoop  2B (Twins)

Zack Godley  RH (Blue Jays)

Ivan Nova RH (Pirates)

Eric Haase C (Indians)

Cameron Maybin OF (Yankees)

 

Bajas Detroit Tigers 2020

John Hicks C (Diamondbacks)

Ronny Rodríguez Inf (Brewers)

Gordon Beckham 2B (Padres)

Dustin Peterson OF (Agente libre)

Ryan Carpenter LHP (Japón)

Víctor Alcántara RHP (Agencia Libre)

Miguel Cabrera. Meridiano
Miguel Cabrera (Foto: MLB)

Lineup Detroit Tigers 2020

La responsabilidad de la receptoría recaerá sobre el recién llegado Austin Romine, experimentado en su larga trayectoria yankee, donde siempre aprovechó las oportunidades que se le concedieron, aunque jamás partió como titular al principio de sus temporadas, Grayson Greiner será su reserva.

Es en el infield donde mayor incidencia tendrán los nuevos fichajes para la presente temporada, la Primera Base la ocupará C.J. Cron (dilatada carrera en Angels y último año en Twins) y la Segunda para Jonathan Schoop también procedente de los Twins. El Short Stop será para el polivalentísimo Niko Goodrum quien durante el 2019 ocupó todas las posiciones defensivas a excepción de la receptoría.

La esquina caliente aún no tiene dueño, y será objeto de disputa entre Dawel Lugo y Jeimer Candelario, quienes se repartieron la posición durante la pasada temporada.

No será fácil adivinar quienes cuidarán del jardín, si bien todo parece indicar que JaCoby Jones tras los ajustes en su swing y Christin Stewart cuya temporada 2019 tan agridulce obliga a darle una oportunidad a sus aspectos dulces seguirán en el Outfield. La cuestión, como resulta obvio a nuestro avezado lector, es determinar quien ocupará aquella posición que ya dejó el pasado año Nick Castellanos. Hasta la llegada de Cameron Maybin nos preguntábamos si Víctor Reyes o Jorge Bonifacio ocuparían ese tercer puesto, esperemos a la pretemporada, pero lo cierto es que la calidad y polivalencia del exmulo hace presagiar que será un habitual en los jardines.

En el puesto de bateador designado únicamente puede caber Miguel Cabrera, el mejor jugador de los Tigers si las lesiones le dejan, es una gran incógnita que los Tigers esperan despejar antes de iniciarse la temporada, si bien las últimas noticias invitaban al optimismo incluso a verle regularmente en primera base

Y que nadie dude de que el tigre de Aragua se retirará en la que es su casa.

Complicado es como siempre aventurar un orden de bateo, pero ya puestos……1. Jacoby Jones, 2. Niko Goodrum, 3. Miguel Cabrera, 4. CJ Cron, 5. Christin Stewart, 6. Jonathan Schoop, 7. Jeimer Candelario, 8. Cameron Maybin y 9. Austin Romine

 

Abridores Detroit Tigers 2020

Parecidas van a ser las cosas para los de Michigan en cuanto a la rotación de abridores respecto al año pasado con la incorporación de Ivan Nova. Y todo ello hasta que los prometedores Casey Mize y Matt Manning estén preparados para integrar dicha rotación y Michael Fulmer vuelva de su Tommy John.

Con ello la partida de starters la integrarán Mattew Boyd, en el que los de Detroit tienen depositada su confianza en que experimente la progresión que promete, y que está demostrando en este febrero; Daniel Norris, que alcanzó una ERA de 2.25 en sus 8 últimas salidas el pasado año, y cuya pretemporada y confianza declarada, está creando unas deliciosas expectativas. Spencer Turnbull, los mejores números de toda la rotación de abridores durante la pasada campaña números que está confirmando en está pretemporada, Jordan Zimmermann, quien se ha mostrado muy ilusionado con sus prestaciones en su último año de contrato e Iván Nova, del que se busca aporte veteranía en un conjunto tan joven e inexperimentado.

casey mize detroit tigers 2020 beisbolmlb.com
Casey Mize (Foto: Bless You Boys)

 Relevistas Detroit Tigers 2020

Tras un 2019 en que 26 jugadores pasaron por el bullpen, solo Joe Jiménez y Buck Farmer sobrevivieron a semejante trasiego que llevó a los Tigers al pozo de los peores conjuntos en el toril.

Difícil va a ser determinar composición y roles en el bullpen de los de Michigan en este 2020, sí parece claro que Joe Jiménez tomará el puesto de closer, el cual heredó el año pasado con la salida de Shane Greene, muy buenas sensaciones las que está ofreciendo el de San Juan en los entrenamientos primaverales.

Completarán el bullpen, junto a los diestros Joe Jiménez y Buck Farmer, los también derechos John Schreiber, Bryan García y Rony García; y los zurdos Nick Ramírez, Gregory Soto y Matt Hall.

 

 

General Manager

Al Ávila, desde 2002 en la dirección deportiva Tiger, y desde 2015 general manager y vicepresidente ejecutivo deportivo, el primer general manager cubano en la historia de las grandes ligas, vio extendido su contrato el pasado año y es que la presidencia de los de Michigan se encuentra enormemente satisfecha con la labor del de La Habana, tanto por la reestructuración deportiva de la franquicia a todos los niveles que está llevando a cabo, como por el hecho de haber colocado un farm system que cuando llegó se encontraba entre los cinco últimos de las grandes ligas y ahora se encuentra en séptima posición.

Ron Gardenhire beisbol mlb
Ron Gardenhire (Foto: USA Today)

Entrenador

Ron Gardenhire: nacido en la base americana de Butzbach (Hesse) –República Federal Alemana-, cumplirá 63 años durante este. Nos encontramos ante un entrenador de toda confianza de propiedad y general manager, de esa clase de entrenadores que hace dos años quedaron desterrados y ahora vuelven a estar de moda: veteranos, con mucha experiencia y sin pensar solo en el ordenador. Si bien Gardenhire jamás se vio defenestrado por la moda de los Kaplers viviendo de forma completa el giro de 360 º que dio la política de entrenadores de las grandes ligas desde la cueva de Detroit que dirige por tercera temporada consecutiva. Si bien los tiempos sin presente que le ha tocado vivir en los Tigers, hace que aún  se le recuerde por su larga etapa como coach y manager de los Twins desde 1991 hasta 2014, periodo en que ganó unas series mundiales, en su primer año, y fue designado Manager del año en la Liga Americana en 2010.

Puntos fuertes Detroit Tigers 2020

-La tranquilidad que deriva de la confianza en un proyecto a largo plazo.
-Un conjunto con enorme potencial que de conseguir un buen inicio aspiraría a todo en una división en que nadie es rotundamente mejor que nadie.
-La carencia de expectativas e ilusiones para la temporada que comienza.

Puntos débiles Detroit Tigers 2020

-Falta de experiencia en la mayoría de su roster que puede generar una deriva si las cosas se tuercen en la primera fase de la temporada.
-Un lineup sin suficiente calidad, situación que llega a ser alarmante en el outfield.
-Un bullpen con demasiadas incógnitas y pocas piezas seguras.

 

tigers evolución béisbol mlb

Conclusiones

Nos encontramos ante una franquicia que se está reconstruyendo y creando unas estructuras de futuro que a medio plazo, todo parece indicar, darán su resultado. Los fichajes para integrar la titularidad en el lineup de los de Michigan lo han sido por un año a fin de que ningún de los llegados tapone la evolución de sus prospectos.

Nada que pedir a estos Tigers, sea cual sea su récord no significa nada, son una apuesta de futuro, encontrándose satisfechos con sus rectores, general manager y manager.

Están creciendo y lo mejor es no molestarles.