En un juego loco, los Astros quedan a una victoria de coronarse campeones

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Astros y Dodgers nos regalaron un partido épico que permanecerá en la retina de los amantes al béisbol por mucho tiempo, se esperaba un duelo de pitcho entre Dallas Keuchel y Clayton Kershaw y no fue así, en cambio tuvimos un partido de 5 horas 17 minutos lleno de emociones con 25 carreras anotadas, 7 cuadrangulares -sólo 4 partidos de la temporada regular de esta temporada han tenido 7 o más Home Runs-, y definido en extrainnings en favor de Houston Astros que está a ley de una victoria de coronarse por primera vez campeón de la World Series.

La primera entrada marcó el rumbo del partido para el Ace de Houston Astros, necesitó 32 lanzamientos para sacar los 3 outs, pero permitió 3 carreras (2 limpias), concedió 2BB y le dieron 2 hits; su compañeros no aportaron para su causa ya que primero el jardinero Marwin González tuvo un falla de fildeo de un batazo y lo que permitió que Justin Turner (con problemas físicos) anotara desde segunda. Luego fue el turno de Yuli Gurriel, que tiró desviado a segunda base y dejó a Logan Forsythe save en la almohadilla, cuando parecía un out “cantado” luego de un pick-off de Keuchel, en el desarrollo de la jugada anotó desde la antesala Kike Hernández. Por su parte Kershaw necesitó de solo 12 pitcheos para eliminar a los 3 primeros bateadores rivales y cerrar la parte baja de la primera entrada. Por un par de entradas el encuentro pareció transitar por la senda de la lógica, ambos lanzadores sacaron los episodios 2 y 3 sin muchos inconvenientes, pero esto no duraría mucho.

La parte alta del cuarto episodio parecía ser el punto de inflexión del partido, el equipo de Los Ángeles lograba sacar a Keuchel del montículo y sumar una carrera más. Pero al momento de cerrar el capítulo y tal vez afectado por el tiempo de espera en el dugout entre entradas, Clayton Kershaw no fue el mismo de los innings anteriores, sus lanzamientos no rompían en la zona como lo hacían anteriormente, pero por sobre todas las cosas los Astros comenzaron a “verle la bola” al abridor estrella de los estibadores.

George Springer comenzó el “rally” con un  “pasaporte”,  luego de 1 out, le dieron “palos” consecutivos José Altuve (single), Carlos Correa (doble) y remolcó la primer “rayita”, para rematar la remontada y empatar el partido, llegó el turno de Yuli Gurriel que bateó un three-run home run y empató el partido el Minute Maid Park , se vino abajo.

La quinta entrada era en dónde el equipo dirigido por AJ Hinch, debía refrendar su remontada, el dirigente envió a la lomita al abridor (convertido en relevista) Collin McHugh, quien se mostró impreciso y nunca encontró la zona de strike envasó a los primeros dos rivales que enfrentó, sacó un out, pero no pudo con un ascendente en la caja de bateo Cody Bellinger, que se la sacó del parque y puso nuevamente al visitante y Kershaw al frente.

El abridor de los Dodgers, contrariamente a lo que todos esperábamos no pudo mantener la ventaja, ni tampoco terminar el inning, con dos outs en la pizarra y luchando mucho con su comando y repertorio otorgó una segunda base por bolas a Springer y Dave Roberts con Altuve en el círculo de espera salió con la “grua” y desde el bullpen era el momento de Kenta Maeda, el japonés con una carga de 45 lanzamientos en el juego 4, batalló con el camarero venezolano, y en el séptimo lanzamiento, con la cuenta 3-2, dejó una bola en la zona de poder y “pequeño gigante” de Puerto Cabello  se encargó sacarla y otra vez “juego nuevo”.

Ninguno de los dos zurdos repitió su labor del juego inaugural el ace del equipo texano solo duró 3.2 IP, mientras que la estrella de Los Ángeles 4.2 IP.

El juego tuvo un respiro en sexto episodio, pero las emociones volverían en la séptima entrada, Hinch, eligió a su súper-relevista Brad Peacock, que venía de lanzar 3.2 IP el viernes y había descansado el sábado. Turner le dío la bienvenida con un doble, luego y en un movimiento polémico Dave Roberts mandó a tocar la bola a Hernández para avanzar al corredor de 2B, pero la jugada salió la revés y Turner fue puesto fuera. Con Kike en primera (y un out), llegaba el turno al bate de Bellinger, que castigó al lanzador con un fuerte batazo al central y gracias a la agresividad de Springer, que intentó tomar la pelota de aire (y falló), y el batazo se transformó en triple y puso a los Dodgers nuevamente con la ventaja, con corredor en tercera y un hombre afuera, fallaron en traer la carrera a home Forsythe y Puig.

En un juego loco, los Astros quedan a una victoria de coronarse campeones carlos correa world series 2017 quinto partido mlb los ángeles dodgers
Carlos Correa se fue de 3-3 con 3 impulsadas y un cuadrangular

Para cerrar la entrada Dave Roberts, en un movimiento muy discutible recurrió por tercer día consecutivo a Brandon Morrow y el lanzador lamentablemente se vio abrumado por los bates de la parte alta de la “alineación sideral”. George Springer lo recibió con un cuadrangular en su primer lanzamiento, luego fue el turno de Alex Bregman, con un sencillo, José Altuve nuevamente en respondió y con un doble remolcó a Bregman y puso a su equipo por delante por primera vez, pero el golpe de gracia a Morrow y Roberts (que demoró en sacarlo) lo daría Carlos Correa que con vuelacercas de 2 carreras ponía un contundente 11 a 8 en la pizarra y en los “papeles” una buena ventaja.

En la octava entrada el cansancio le pasó factura esta vez a Peacock, más allá de eliminar al primer bateador que enfrentó, se le envasaron Joc Pederson (doble) y Chris Taylor (pelotazo), Hinch inmediatamente recurrió a su relevo y consumó el ingreso de Will Harris, que fue recibido por Corey Seager con un doble entre el jardín izquierdo y central, Pederson anotó, pero Taylor que parecía intentar anotar desde primera, se frenó a mitad de camino de home. Con jugador en 3B y menos de dos outs fallaron sucesivamente Turner e Ethier frente a Chris Devenski (que reemplazó a Harris). Al cierre de la entrada el equipo de la AL Oeste, recuperaría la carrera cedida ya que Brian McCann, la sacó por el lado del jardín derecho ante el zurdo Tony Cingrani.

En la novena entrada Chris Devenski fue el elegido por Hinch para sacar los outs 25, 26 y 27, pero no pudo concretar la tarea, ya que embasó con base por bolas al primer bateador (Bellinger), logró sacar el primer out ponchando al Forshyte para luego permitir un cuadrangular de 2 carreras a Yasiel Puig, que puso marcador 12 a 11. Austin Barnes continuó la racha de hits en la entrada, dio un doble y se puso en posición de anotar.  Joc Pederson no puedo traerlo a la registradora, quien sí pudo fue Chris Taylor, que, con una gran pieza de bateo, rompió el infield con un sencillo que empató el partido.

Kenley Jansen salió a la lomita por segundo día consecuitvo para mantener el empate de Los Ángeles y mandar el partido a entradas extras logrando su cometido, más allá de permitir un doble a Gurriel.

La décima entrada en Houston Astros fue para Joe Musgrove, que a pesar de conceder un imparable, mantuvo los bates de Los Ángeles apagados. Llegaba el turno del local y su parte baja de la alineación debía enfrentar al cerrador estrella de la Liga Nacional, el curazoleño sacó los primeros 2 outs (Gattis y González) pero en cuenta de 2-2 golpeó a Brian McCann y luego en 5 lanzamientos envasó por BB a Springer, a esa altura ya tenía 33 lanzamientos en su espalda, la carrera ganadora a 180 pies del plato y a Alex Bregman en el on-deck circle, el antesalista no esperó nada e hizo swing al primer pitcheo para convertirse en héroe, pegar un hit, remolcar a Derek Fisher, dejar en el terreno a los Dodgers y poner a su organización match-point en la serie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *