No. 61: Frank Thomas y Jeff Bagwell. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Joe Posnanski nos habla esta vez de dos jugadores eternamente vinculados, Frank Thomas y Jeff Bagwell.

Esto es un empate, pero Frank Thomas y Jeff Bagwell son tan inextricables, están tan vinculados, que no veo forma de evitar esta unión. Ambos fueron bateadores poderosos, ocupaban la primera base, diestros, jugaron en la década de 1990, batearon cerca de .300, caminaron una tonelada de veces, anotaron cerca de 1.500 carreras, conectaron 39 Home Runs en seis ocasiones, lideraron la liga en dobles y ganaron en 1994 el premio MVP. Jeff Bagwell es la comparación número 1 en Baseball Reference de Frank Thomas. Frank Thomas es de Jeff Bagwell la compración número 2 en Baseball Reference.

Pero la parte más sorprendente de todo es que ambos nacieron el 27 de mayo de 1968. Simplemente no hay nada igual en el béisbol: dos grandes jugadores, tan similares, nacidos el mismo día.

Hablemos de cumpleaños durante un momento. Si usted es un padre y quiere un niño que algún día será un jugador de béisbol superestrella, probablemente debería esperar que él o ella nazca el 31 de enero. Ese fue el día en que nacieron Jackie Robinson, Ernie Banks y Nolan Ryan. También es el día en que nació Yuniesky Betancourt, así que el día no está exento de riesgos: el yin y el yang de la fortuna del béisbol.

Entonces, si quiere que su hijo sea un gran receptor, el 6 de abril podría ser su día. Mickey Cochrane y Ernie Lombardi nacieron ese día. También lo hizo Bert Blyleven. El 20 de octubre también es un buen día: Mickey Mantle y Juan Marichal nacieron ese día con seis años de diferencia. Los lanzadores Eppa Rixey y Red Ruffing nacieron el 3 de mayo, algo a tener en cuenta si su ambición es tener un niño que sea miembro del Salón de la Fama.

El 11 de noviembre es un gran día si desea que su hijo tenga un gran apodo en el mundo del béisbol. Pie Traynor y Rabbit Maranville nacieron ese día. Ese fue el día de un jugador inolvidable llamado Tony Suck: bateó .151 en su corta carrera.

El 21 de noviembre es un gran día para un nacimiento si vives en Donora, Pensilvania. En 1920, Stan Musial nació en Donora ese día. En 1969, Ken Griffey Jr. nació en Donora en ese día. Como ha escrito Bill James, Ken Griffey Jr. es el segundo mejor jardinero izquierdo zurdo que ha nacido en Donora, Pensilvania, el 21 de noviembre.

El mejor cumpleaños de béisbol podría ser el 15 de junio. Ese fue el día en que nacieron el miembro del Salón de la Fama Billy Williams y Wade Boggs. Pero también es el cumpleaños de destacados jugadores como Andy Pettitte, Dusty Baker, Brett Butler y Lance Parrish. Y es el cumpleaños del nuevo presidente de la Asociación de Jugadores, Tony Clark. Creo que todos sabemos lo que le gustaría para su cumpleaños en 2014. Probablemente será un regalo caro, de unos cuantos millones de dólares.

En cuanto a los grandes jugadores que nacen el mismo día (en lugar del mismo día en diferentes años), el único día que realmente se acerca a Thomas y Bagwell es el 14 de abril de 1966. Ese fue el día en que Greg Maddux nació en San Angelo , Texas y el día en que David Justice nació en Cincinnati. Ellos, por supuesto, casi no tienen similitudes como jugadores, pero fueron compañeros de equipo durante mucho tiempo. En 1993, Justice terminó tercero en la votación de MVP y Maddux ganó el Cy Young Award, ambos para los Braves de Atlanta.

Frank Thomas mejores jugadores de la historia del béisbol mlb No. 61: Frank Thomas y Jeff Bagwell. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol
Frank Thomas (dailysportx.com)

Considera este escenario: dos hombres nacen el mismo día. Ambos se convierten en poderosos bateadores de Grandes Ligas. Uno es de 1,83 metros y pesa 91 kilos, juega al béisbol en el pequeño Northeastern College, es cogido en la cuarta ronda del draft, se abre camino en las ligas menores, es intercambiado antes de llegar a las Grandes Ligas, entonces es un buen jugador, pasa a  mejor jugador y termina como un gran jugador con 450 Home Runs. El otro es aún más grande, mide 1,93 metros y pesa 109 kilogramos, juega al Football en una importante universidad y es un gran jugador. Es seleccionado en la primera ronda del draft, es una sensación total cuando aparece y golpea más de 500 Home Runs.

¿Cuál crees que estaría rodeado por los susurros de los esteroides?

Más de una persona me ha escrito para preguntarme: ¿Por qué se ha susurrado tanto sobre Jeff Bagwell y su uso de sustancias para mejorar el rendimiento (algo que él ha negado rotundamente aunque nunca se le haya acusado formalmente) mientras que sobre Frank Thomas no ha habido ni un susurro? ¿Drogas para mejorar el rendimiento?

Hay una explicación bastante clara y lógica para esto: Thomas era bastante franco en contra de las drogas que aumentaban el rendimiento,  mientras jugaba (por ejemplo, él era el único jugador activo entrevistado por el Informe Mitchell) y Bagwell no tuvo esa actitud.  Si hay algo que hemos aprendido en este desastre de la “época de los esteroides” es que gritar más fuerte no tiene ningún valor.

La verdad, lo mejor que puedo decir es simplemente esto: creemos en algunos atletas y no creemos en otros. Creo que es algo mucho más profundo que el béisbol. Es algo incrustado dentro de nosotros, codificado en nuestro ADN. Es todos los días. Tus vecinos. Tus compañeros de trabajo. Algunas personas son más agradables que otras. Algunas personas desprenden más confianza que otras. Algunas personas te hacen feliz en el instante en que las ves. ¿Que es eso? Tal vez es carisma. Tal vez es la fuerza de la personalidad. Tal vez es, simplemente, una cara honesta.

Entonces, hay algunas personas que hacen que los arrastres, algunas personas que son el blanco de todos los dardos, algunas personas que no importa lo bueno que sea lo que están haciendo en ese momento en particular, no les ayudas pero piensas; “Sí, claro, pero en el fondo esa persona es una farsante “.

A veces tenemos razón. A veces nos equivocamos mucho. Volvemos al primer hombre de las cavernas que alguna vez tuvo una conferencia de prensa disculpándose por algo, desde el momento en que el primer hombre de las cavernas fue acusado de un crimen que no cometió porque simplemente tenía la mirada de culpable. Pero volvemos a estos instintos obsoletos y defectuosos porque, como todos creemos que tenemos un gran sentido del humor, también creemos que somos jueces naturales del carácter de las personas.

Frank Thomas fue un bateador ligeramente mejor que Jeff Bagwell. Están cerca porque tenían habilidades ofensivas similares. Pero Thomas caminó un poco más, bateó un Home Run un poco más a menudo, tuvo un promedio de bateo ligeramente más alto. Thomas creó más de 140 carreras ocho veces, Bagwell cuatro. Thomas lideró la liga en estadísticas importantes con más frecuencia: lideró la liga en OBP cuatro veces, Bagwell 0; en OPS + cuatro veces, Bagwell 1, en carreras creadas cuatro veces, Bagwell 1, pero eso se debe, en parte, a que Bagwell estaba en la misma liga que Barry Bonds. De todos modos, Thomas fue algo mejor como bateador.

Por otro lado tenemos que Bagwell fue mucho mejor corredor y jardinero. Bagwell robó 200 bases en su carrera y fue un corredor de bases agresivo y tuvo una temporada de 30-30. Bagwell también ganó un Guante de Oro en la primera base (aunque tiene un WAR defensivo negativo para toda su carrera). Mientras tanto, Thomas no pudo correr y jugó casi el 60% de sus partidos como bateador designado. Esa es una gran ventaja para Bagwell y hace que su WAR sea más alto -tanto en Baseball Reference como en Fangraphs- puntúan a Bagwell con 8 o 6 puntos mejor que Thomas.

Jeff Bagwell No. 61: Frank Thomas y Jeff Bagwell. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol
Jeff Bagwell (albat.com)

Entonces, si Frank Thomas está en el Salón de la Fama, Jeff Bagwell debería estar en el Salón de la Fama. Pero Bagwell está perdiendo apoyo, mientras que Thomas entró en su primer año, y el mayor factor que influye en esta decisión parecen ser los susurros. Mi esperanza, al principio, era que los votantes hubieran enviado un mensaje con sus votos anticipados, un mensaje que pensé que significaba: “Aunque no tengo pruebas, soy lo suficientemente desconfiado como para retener mi voto durante el primer año”, tal vez dos, como una especie de señal de desaprobación. Entonces, supuse, recurrirían a la premisa básica de la justicia, de que es mejor presumir la inocencia cuando realmente no se sabe lo que ha ocurrido.

Lo que me temo que está sucediendo es una especie de impulso creciente para los susurros, como si se estuvieran alimentando mutuamente. El total de votos de Jeff Bagwell disminuyó en 2014, y aunque algo de esto fue porque la votación de ese año iba muy cargada de buenos jugadores, creo que parte de eso es lo que yo llamo el “Campo magnético de los medios”. Cuando ingresas en una casa club profesional o en un vestuario deportivo después de un partido, encontrarás un grupo de reporteros, cámaras, bloggers, y así sucesivamente, y generalmente estarán todos juntos. Entonces, un reportero irá a hablar con un jugador. Esto casi siempre lleva a otra a ir, luego a otro, luego a las cámaras, luego a todos. Es un poco como un baile de secundaria.

No puedo evitar preguntarme si eso es lo que estamos viendo aquí, si algunas personas que votaron por Bagwell en el pasado no se acercan lentamente al otro lado del pensamiento, “Oye, mucha gente parece bastante segura sobre este tema.”

Espero que no. No sé si Jeff Bagwell utilizó algo, pero ese es el punto. No sé si Frank Thomas usó algo tampoco. Elija cualquier miembro del Salón de la Fama, cualquiera, y hágase la pregunta: ¿Tomaron drogas para mejorar su rendimiento? ¿Tú lo sabes? Sólo sabemos lo que admiten haber hecho. Sabemos que Pud Galvin usó algo; se puso una inyección de un PED del siglo XIX llamado Brown-Sequard Elixir en 1889. Sabemos que Babe Ruth usó algo; se inyectó testículos de oveja (lo que provocó que estuviera gravemente enfermo, algo que, como señala Dave Zirin, fue explicado a la prensa como un “dolor de estómago”). Sabemos que Mickey Mantle durante la temporada de los Home Runs de 1961 usó algo; visitó la oficina del Dr. Max Jacobson (conocido alternativamente como el Dr. Feelgood y Miracle Max) y se inyectó una mezcla extraña de anfetaminas y esteroides. El tratamiento fue tan bruto que Mantle tuvo que ser ingresado en el hospital.

“Estaba tan frustrado”, escribió Henry Aaron sobre la temporada de 1968, “que usé anfetaminas -greenie-,  que uno de mis compañeros de equipo me dio. Cuando esa cosa se apoderó de mi pensé que estaba teniendo un ataque al corazón. Fue una cosa estúpida, y además de eso, no debería haber estado tan preocupado por mi bateo.”

Lo sabemos … no sabemos … lo sabemos … no sabemos … lo triste es que respondemos a la incertidumbre simplemente siguiendo nuestros instintos más básicos. Ahora, los votantes parecen mucho más cómodos siguiendo agujeros de conejos circunstanciales, que en realidad no significan nada. Bagwell admiraba a su compañero de equipo Ken Caminiti, rumores, alguien me dijo que conocen a alguien que está 95% seguro de…  Exactamente el tipo de cosas que descartarías sobre las personas que te gustan. Nuestras intuiciones nos atraen poderosamente. Y eso estaría bien si no nos equivocáramos tan a menudo.

Jeff Bagwell entró en el Salón de la Fama en 2017.

 

Artículo Original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *