Jackie Robinson, el jugador que lo cambió todo

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Hay personas que dejan huella en el mundo. Atletas que con su talento y personalidad cambian la manera de practicar y ver un deporte. Michael Jordan, Johan Cruyff, Wayne Gretzky, Joe Montana y Jackie Robinson son algunos ejemplos. Precisamente, este último cambió la manera de concebir el béisbol, de atacar las bases y de combatir contra los lanzadores. Jackie Robinson fue también el símbolo de la lucha contra el racismo, contra una sociedad anclada en prejuicios retrógrados que tuvo que evolucionar al ver a un jugador negro, el primero en pisar un campo de las Grandes Ligas, ser el mejor que habían visto jamás.

Branch Rickey, presidente de los Brooklyn Dodgers, le firmó para su club, en 1946, por su talento sin interesarse por el color de su piel. Robinson tuvo que hacerse un hueco hasta que, el 15 de abril de 1947, debutaba con los Dodgers y se convertía en el primer jugador negro en la MLB. Ejemplo de lucha, perseverancia y paciencia acabó convirtiéndose en una leyenda pero, ¿qué tuvo que soportar hasta ser reconocido por la sociedad?

SUS PRIMEROS AÑOS

Robinson nació en Cairo, una localidad del estado de Georgia. Siendo el pequeño de cinco hermanos, Jackie creció con poco dinero criado solo por su madre. Ya en sus primeros años en el instituto destacó por su capacidad atlética y fue la figura de cuatro deportes: fútbol americano, atletismo, baloncesto y béisbol. En 1938, fue nombrado MVP de la región.

Su hermano, Matthew Robinson, medalla de plata de 200m en los Juegos Olímpicos de Berlín, le inspiró y le animó a perseguir sus sueños y a dejarse la piel por llegar a dónde deseara y le transmitió el amor por el deporte.

Jackie Robinson, de joven, en el ejército.
Jackie Robinson, de joven, en el ejército.

Ya en la universidad, estudió en UCLA, poco antes de graduarse tuvo que dejar de estudiar por culpa de la situación económica familiar y se mudó a Honolulu, Hawaii, donde jugó a fútbol americano en una liga semiprofesional con los Honolulu Bears. Sin embargo, sus días como jugador acabaron pronto.

En 1942, Robinson tuvo que servir en el ejercito de los Estados Unidos por culpa de la Segunda Guerra Mundial. Aun así, nunca vio combate. En 1944, Jackie fue sometido a un consejo de guerra por no querer ceder su asiento e irse a la parte trasera de un autobús en Fort Hood, Texas. Los esfuerzos de varias publicaciones y su buena reputación forzaron al tribunal a librarle de los cargos en el que fue su último capítulo como militar.

ROMPIENDO LA BARRERA DE COLOR

En 1944, después de dejar el servicio militar, Jackie Robinson empezó a jugar a béisbol, un deporte segregado por aquel entonces, en las Negro Leagues, una liga reservada a los jugadores afro-americanos.

Sus actuaciones llegaron a Branch Rickey, quien vio en él un activo importante para conseguir su objetivo, que sus Brooklyn Dodgers fueran campeones de la MLB. No le importó el color de su piel ni su pasado. Rickey veía a un fuera de serie capaz de convertirse en una figura en la MLB. Pronto se puso en contacto con Jackie y le ofreció un puesto en los Montreal Royals, su equipo de las ligas menores.

Jackie Robinson fue el primer jugador negro de las grandes ligas.
Jackie Robinson fue el primer jugador negro de las grandes ligas.

Rickey, además de ficharle, le advirtió de que sería sometido a palabras crueles, a ninguneos y a todo tipo de actividades racistas. El presidente de los Dodgers le animó a hacer oídos sordos porque cualquier protesta sería recogida por los medios como una acción de desafío y daría paso a un rechazo mucho mayor y le aseguró que, si hacían las cosas bien, él iba a ser el primero de muchísimos.

Durante su primera temporada recibió amenazas, insultos y desprecios de sus propios compañeros, que fueron menguando con sus grandes actuaciones, de las aficiones rivales y de los entrenadores y jugadores de los otros equipos. Sin embargo, terminó el año con una media de bateo de .349 y una efectividad defensiva de .985. Grandes números que llevaron a Rickey a ascenderlo a las Mayores y el 15 de abril de 1947 ocurría lo inesperado. El primer jugador negro de la historia del béisbol debutaba en la MLB.

Jackie pasó por un verdadero calvario hasta ser aceptado por la comunidad del béisbol.
Jackie pasó por un verdadero calvario hasta ser aceptado por la comunidad del béisbol.

Ya en las grandes ligas el abuso no terminó. Todos los equipos, y especialmente los Phillies de Philadelphia, mantuvieron un comportamiento hostil contra Robinson. Las crónicas de la época recuerdan un partido infernal en el cual Ben Chapman, entrenador de los Phillies, y sus jugadores no pararon de gritarle los insultos más despreciables que se les ocurrieron desde el banquillo. Además, los demás conjuntos amenazaban con no jugar contra los Dodgers y hasta sus propios compañeros hacían lo propio con hacer huelga. Leo Durocher, entrenador del equipo de Jackie, reunió un día a sus efectivos y les dejó claro que antes traspasaría a cualquiera de ellos que a Jackie Robinson. Ese punto de inflexión cambió la dinámica del equipo que empezó a apoyar a su compañero frente al comportamiento cruel del resto de la liga.

LEYENDA DEL BÉISBOL

Siempre hubo, sin embargo, quien apoyo a Robinson. El presidente de la liga, Ford Frick, el comisionado, Happy Chandler, la estrella Hank Greenberg y el shortstop de los Dodgers, y capitán, Pee Wee, fueron las voces que apoyaron siempre a Jackie. El mismo Wee, en un partido en el que sus propios fans insultaban a Robinson, fue hasta él y le cogió del hombro. Ese simple gesto se convirtió en un símbolo de la historia del béisbol.

El apoyo de Pee Wee es un símbolo del béisbol convertido en estatua.
El apoyo de Pee Wee es un símbolo del béisbol convertido en estatua.

Jackie triunfó en el deporte de la pelota y pudo con los prejuicios, que destrozó con buenas actuaciones. En su primer año en las Mayores, golpeó 12 home runs y lideró a sus Dodgers hacia el campeonato de la Liga Nacional. Esa misma temporada, lideró su liga en bases robadas y fue elegido Jugador Novato del Año. Durante su carrera continuó sorprendiendo a los fans y callando las bocas de quienes lo querían fuera del béisbol. En 1949, una impresionante media de bateo de .342 y ser, de nuevo, el jugador que más bases robó le valió para ser el MVP de la Liga Nacional.

LA VOZ DE LOS ATLETAS AFRO-AMERICANOS

Jackie Robinson se convirtió en la voz de los derechos de los atletas afro-americanos, de los derechos civiles y de otros temas de interés social. En julio de 1952, públicamente declaró que los New York Yankees eran una organización racista porque, cinco años después de su debut, aún no habían roto la barrera de color.

Durante su carrera con los Dodgers, ganó la Liga Nacional cinco veces hasta que, en 1955, llegaron a la cima y conquistaron las World Series, después de perder en sus últimas cuatro apariciones en el clásico de otoño, contra, precisamente, los Yankees. El año siguiente, Brooklyn volvió a ser campeón de la Liga Nacional gracias a Robinson y después fue traspasado a los Mets. En 1957 se retiró habiendo promediado una increíble media de bateo de .311 a lo largo de su trayectoria.

Jackie Robinson, 42

En 1962, en su primera candidatura, Jackie Robinson se convirtió en el primer jugador negro en entrar en el Salón de la Fama del Béisbol. Diez años después, en 1972, los Dodgers retiraron el dorsal 42 en su honor.

Después de terminar su carrera, Robinson siguió luchando por la integración en el deporte hasta que el 24 de octubre de 1972 murió por problemas en el corazón por culpa de la diabetes que padecía. Su mujer, Rachel Robinson, el apoyo de su vida sin la cual no habría soportado la presión en la MLB, creó entonces la Jackie Robinson Fundation, dedicada a honrar a su difunto marido. La fundación también ayuda a jóvenes necesitados con becas y programas de educación.

El 15 de abril toda la liga viste el 42 en honor a Jackie Robinson.
El 15 de abril toda la liga viste el 42 en honor a Jackie Robinson.

Jackie Robinson quizás no es el mejor jugador de la historia del béisbol pero sí que es, sin lugar a dudas el más importante. Jackie marcó un antes y un después y rompió la barrera de color para convertirse en un ejemplo en todo el deporte profesional estadounidense. Es por eso que la MLB, en 1997, retiró su dorsal para todos los equipos. Nadie podrá llevar nunca más el 42 de la leyenda salvó un día, el día de su debut, el 15 de abril. En esta fecha toda la liga -jugadores, entrenadores y cuerpo técnico- porta el 42 para honrar al jugador que cambió la historia.

Àlex Soler

Periodista de motor especializado en deportes. Trabajo en Motor Zeta, en La Liga 123 TV y colaboro en Sports Made in USA. En Pitcheos Salvajes escribo de béisbol y de los Orioles, mis dos amores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *