No. 51: Ken Griffey Jr. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Probablemente hay una docena o más de jugadores en la historia del béisbol que, cuando cumplieron 30 años, tenían al menos un argumento aceptable para estar en la lucha por mejor jugador de la historia. Ken Griffey Jr. fue uno de estos jugadores.

Todo acerca de Ken Griffey Jr. fue creado para la inmortalidad del béisbol. Nació en Donora, Pensilvania – la misma ciudad que otro maravilloso jardinero zurdo llamado Stan Musial. Entonces, como si eso no fuera suficiente, Ken Griffey Jr. nació el 21 de noviembre, el mismo día que Musial. Fue nombrado por su padre, un excelente jugador que jugó en tres Partidos de las Estrellas y fue el segundo mejor jugador de la Big Red Machine, quizás el mejor equipo que se haya juntado jamás. Asistió a Moeller High School, que no sólo tiene una de las grandes tradiciones de fútbol americano de High School en América *, sino que también fue la escuela de béisbol de Barry Larkin y Buddy Bell (y John Boehner).

* Una de las historias deportivas más extrañas de mi vida de la que casi nunca se habla es: durante 18 años, Gerry Faust fue el entrenador de fútbol de la escuela secundaria en Moeller y su récord fue una de esas locuras del deporte: sus equipos consiguieron un 174-17, ganaron cinco campeonatos estatales, cuatro veces fueron nombrados campeones nacionales y así sucesivamente. Y en 1980, fue contratado para ser entrenador en Notre Dame. Desde la escuela secundaria. ¿Te imaginas lo que sucedería ahora si Notre Dame o una de las otras grandes escuelas de fútbol contrataran a un COACH DE FÚTBOL DE ESCUELA SECUNDARIA para que se haga cargo de su equipo? Twitter no solo explotaría, se iniciaría como un Big Bang creando un nuevo universo de redes sociales.

En el estacionamiento del supermercado al lado de donde vivía en Cincinnati, había una X cortada en la pared. Esto, me dijeron, fue donde aterrizó uno de los Home Runs de Ken Griffey Jr. Él era ese tipo de leyenda. Tenía solo 17 años cuando fue cogido con el número 1 por los Mariners de Seattle en el draft de 1987. Rápidamente se fue a la Clase anterior a la A, donde bateó .313 con 14 Home Runs en 54 partidos. Al año siguiente, bateó .325 con un slugging .557 en Clase A y Clase AA. El año siguiente, a los 19 años, fue el jardinero central titular de los Mariners de Seattle.

Ken Griffey Jr. era un interesante jugador joven. A diferencia de su padre, él no era tan rápido. Parecía rápido porque era maravillosamente elegante. ¿Algún jugador joven ha tenido un swing tan perfecto? – y porque jugó en el jardín central y porque tenía ese nombre de Griffey. Ken Griffey Sr. había sido un jugador de destreza (casi ganó el título de bateo en su segunda temporada completa) y estaba convencido de que si los Reds lo hubieran dejado más libre, podría haber liderado la liga en bases robadas.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

Pero Ken Griffey Jr. fue desde el principio un jugador diferente a su padre. Nunca robó 25 bases en una temporada. Era más grande, más fuerte, más lento, tenía un brazo mucho mejor y una habilidad innata y gloriosa para lanzar la bola. ¿Has visto algo en el mundo de los deportes tan impresionante como ver al joven Griffey sacar un Home Run? Bateó más vuelacercas cuando tenía 19 años (16) que su padre en sus primeras cuatro temporadas. Bateó 22 Home Runs en cada una de las siguientes dos temporadas y en la siguiente 27. Luego cumplió 45 años. A los 24 años, tenía más o menos ritmo de Roger Maris en 1961 cuando terminó la temporada de la huelga. *

* En lo que resultó ser el último partido de la temporada de 1994, Griffey conectó su 40º Home Run. En 111 partidos en 1961, Maris bateó 41 Home Runs. ¿Podría Ken Griffey Jr. haber conseguido 61? Tal vez. La gente olvida que los Mariners se encontraban jugando los partidos de local fuera de su estadio cuando empezó la huelga. Sí, 20 partidos disputaron así. Habían sido obligados a jugar fuera de su estadio porque algunas tejas se habían desprendido del techo del Kingdome. Así que Ken Griffey Jr. estaba desafiando el récord a pesar de que no podía jugar en su estadio, favorable para los Home Runs. El Kingdome era suyo – en 44 partidos allí en 1994 conectó 18 Home Runs con un Slugging de .771.

** Otra parte divertida de su largo viaje fuera de su estadio: debido a los problemas de Kingdome, los Mariners jugaron lo que se consideraron “juegos de casa” en Fenway Park. Allí llovió, esta es la única vez que ha llovido en un partido de casa en la historia de los Mariners.

Ken Griffey Jr. era una bendición verlo jugar al béisbol cuando era un jugador joven. Tenía esa exuberancia juvenil, exudaba alegría (llevaba su gorra al revés, lo que volvía locos a los puristas, pero era para la gente de su generación el aspecto más genial de todos los tiempos), y allí estaba esa singular gracia. La forma en que corría tras las bolas voladoras, la forma en que se movía en las bases, la forma en que destrozaba las mejores bolas rápidas, todo eso parecía increíblemente encantador. Esa es la palabra que me viene a la mente. Encantador. Solían decir que Fred Astaire, de pie contra un edificio, parecía un bailarín. Ken Griffey Jr. esperando el autobús del equipo parecía un jugador de béisbol.

Tal belleza atlética trae beneficios y escollos. Junior ganó 10 guantes de oro consecutivos en el jardín central, aunque no siempre fue tan buen jardinero (como lo demuestra, en parte, el hecho de que nunca ganó otro después de cumplir 29 años). Fue considerado como el mejor jugador de béisbol, a pesar de que no lo era, el joven Bonds siempre se embalaba más, corría mejor las bases, robaba más bases, y probablemente también era un mejor jardinero.

Por otro lado, no pudo ganar un MVP durante años; de alguna manera perdió el MVP ante Frank Thomas en 1993, aunque es difícil entender cómo sucedió (no solo no ganó el MVP sino que terminó QUINTO). Griffey conectó más Home Runs que Thomas, anotó más carreras, se quedó a ocho puntos de su OPS, fue obviamente un mejor corredor de bases y fue un jardinero central ganador del Guante de Oro, mientras que Thomas fue pasivo en la primera base. La diferencia en Wins Above Replacement -WAR- (Griffey, lideró la liga con 8.8, Thomas se quedó en 6.2) no estaban para nada cerca.

Griffey fue uno de los muchos jugadores más calificados que perdieron el premio de MVP, con Juan Gonzalez en 1996 (Griffey terminó cuarto), aunque conectó más vuelacercas que González, tuvo casi tantas carreras impulsadas como él, le superó en 25 puntos en OBP y ganó un Guante de Oro en el jardín central, mientras que Juan Gone tenía tanta responsabilidad que los Rangers lo pusieron de DH (Bateador Designado) en 32 partidos. La diferencia en Wins Above Replacement (líder en la liga fue Griffey con 9.6, Juan Gone se quedó con 3.8) parecía una broma.

Básicamente, Griffey tuvo que batear 56 Home Runs, liderar la liga en carreras, carreras impulsadas y slugging, además de ganar un Gold Glove en el jardín central para finalmente ganar su premio, lo que hizo en 1997. Al año siguiente, bateó de nuevo 56 Home Runs, ganó otro guante de oro, impulsó 146 carreras , y los votantes a los premios sintieron que era importante darle a Juan González su segundo MVP en su lugar.

Cuando Griffey cumplió 30 años, tenía 398 Home Runs, 50 más que Hank Aaron a la misma edad. Tuvo 1,742 hits, 200 más que Pete Rose a la misma edad. Tenía más carreras anotadas que Rickey Henderson a los 30 años, más carreras impulsadas que Hank Aaron a los 30 años, tenía más WAR que Willie Mays a los 30 años junto con 10 Gold Glove Awards. Había sido votado para comenzar en ocho Partidos de las Estrellas, y era la cara del béisbol antes de que esas cosas se decidieran con la votaciones en internet. Con una segunda mitad tan buena como la primera, Ken Griffey tenía la oportunidad de ser el campeón de Home Runs de todos los tiempos, el campeón de carreras impulsadas de todos los tiempos y estar en la discusión por ser el mejor jugador de la historia.

Y, básicamente, todo terminó en ese momento.

No. 51: Ken Griffey Jr. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol cincinnati Reds
Foto: GREG LYNCH/Staff photo

La carrera de Ken Griffey no terminó, por supuesto. Jugó más de 1,100 partidos de béisbol a partir de ese momento, aumentó su total de Home Runs en su carrera a más de 600, jugó en tres Equipos All-Star más, ganó el premio al Jugador Comeback del Año y así sucesivamente. Pero presionó por un intercambio para volver a su ciudad natal, los Cincinnati Reds, tres meses después de cumplir los 30 años y conectó 40 Home Runs en su primer año en casa. Y nunca más fue un gran jugador. Lesión sobre lesión. Los años lo ralentizaron. Su gracia para jugar al béisbol disminuyó, cojeaba y ganó peso.

Después de los 30 años, Griffey bateó para .262 / .355 / .493 con 232 Home Runs, buenos números para un mortal de 30 y tantos años, pero para seguir volando para ser el mejor de todos los tiempos, no. Griffey, como Jimmie Foxx, como Alex Rodríguez, como Cal Ripken, como Carl Yastrzemski, quizás como Albert Pujols (todos jugadores gloriosos) no pudieron permanecer en el aire el tiempo suficiente. Siempre me pareció triste que hubiera una generación de niños que solo vieron a ESTE Ken Griffey mayor jugar, y siempre lo asociaron con esos años en lugar de con los 10 años en que Griffey era joven, brillante y emocionante

Al final de la carrera de Griffey, apareció un informe de su franquicia, explicaba que su manager no podía usarlo como bateador emergente porque estaba durmiendo la siesta en la casa club. Nunca hubo una confirmación oficial sobre el informe, pero menos de un mes después, Griffey se retiró mientras viajaba por la carretera con el equipo. El béisbol había perdido su alegría por él hacía tiempo. Su sonrisa contagiosa se había vuelto cautelosa. Parecía un final triste, pero ¿sabéis qué? Una gran carrera de un jugador de béisbol siempre terminará siendo triste. A veces, la tristeza viene de decir adiós. A veces la tristeza viene de una carrera corta. A veces, la tristeza surge de la consternación de ver a un jugador cuyas habilidades se desvanecen rápidamente.

Siempre, la tristeza se trata del pasar de los años. Las grandes carreras siempre terminan demasiado pronto.

 

El artículo original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *