NLCS Game 6: Brewers madrugan a los Dodgers y hay séptimo juego

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

No presiones a un enemigo desesperado. Un animal agotado seguirá luchando, pues esa es la ley de la naturaleza.” Sun Tsu

Se jugaba en Milwaukee 6to partido de la serie entre Dodgers y Brewers, donde los primeros partían como favoritos y querían conseguir el pase a los World Series por segundo año de manera consecutiva, mientras que los segundos se jugaban la vida, a una derrota de la eliminación.

En la previa del encuentro nos encontrábamos con el coreano Hyun-jin Ryu en la loma por el equipo de Los Angeles, que venia de dos buenas aperturas en postemporada y un año más que decente, Y por el lado de los locales, después de la poco convencional estrategia que utilizo en juego anterior el manager Counsell, teníamos a Wade Miley, que venia de dos espectaculares actuaciones y de dar una base por bolas en la apertura del día anterior.

El juego comenzó de manera frenética al conectar David Freese, que bateaba 1ro en el orden, un cuadrangular ante la mirada atónita de los casi 45000 fanáticos que coparon el Miller Park. Más atónito aun quedo Miley que tuvo varios problemas para salir de esa primer entrada aunque supo limitar el daño a esa sola carrera.

Ahora es donde toma significado la famosa frase del estratega chino Sun Tsu citada anteriormente. Los bateadores de los Brewers, al verse contra la espada y la pared, no solo que no amedrentaron, sino que de manera muy prematura destruyeron al bueno de Ryu, que tan solo en la primer entrada permitió 4 carreras y vio desfilar en frente suyo a los 9 bateadores de los cerveceros.

Miley abrió la segunda entrada de manera tambaleante, aunque supo otra vez zafarse, sin permitir carreras y dejando a dos corredores embasados en las esquinas. No podemos decir lo mismo del coreano, que otra vez fue apaleado y permitió una carrera más. A estas alturas el partido se encontraba 5 a 1 a favor de los Brewers.

En las entradas 3 y 4 los lanzadores de ambos equipos supieron dominar a los bateadores y el resultado se mantuvo estático. Por los Dodgers, Urias entro remplazando a Ryu una vez finalizado el 3er ining.

Al comenzar la 5ta entrada iba a ponerse un poco más emocionante el asunto al permitir Miley una carrera de Dozier impulsada otra vez por Freese, aumentando así su reputación como bateador de postemporada. Esto ponía el marcador 5 a 2 y también ponía al pitcher en las duchas, Miley era remplazado por Knebel y este cerraba la entrada sin problemas dejando a dos Dodgers en las bases. Por los visitantes entro a lanzar Wood, que después de mucho batallar y con algo de suerte, dejo las bases llenas ponchando al lanzador Knebel.

La 6ta entrada transcurriría sin mayor sobresalto, otra vez dominando los lanzadores, y pasamos así a la 7ma donde por los Dodgers lanzaba el japones Kenta Maeda, que con hombres en segunda y en tercera lanza un pitcheo salvaje que el cuestionado Grandal no puede contener, mandando al plato a Jesus Aguilar. El venezolano tuvo un juego espectacular bateando de 4-3, 2R, 3RBI y una base por bolas. El partido se encontraba 6-2 para los Brewers y el olor a 7mo juego flotaba en el aire.

Corbin entro a lanzar por los cerveceros en el 8vo ining y despacho sin problemas a los 3 jugadores rivales a los que se enfrento. Por la otra parte entraba a lanzar Rich Hill, que para poner aun más alegres a los aficionados presentes, permitió una carrera más, impulsada por el inspirado Jesus Aguilar.

La ultima entrada no brindo demasiadas emociones, el mismo Corbin se encargo de cerrar el juego sin demasiada complicaciones. Se enfrento sin encontrar resistencia a Pederson, Puig y Kemp.

El resultado final fue un aplastante 7-2 para los locales, Los Milwaukee Brewers, que fuerzan el 7mo juego que será disputado también en Miller Park.

Los Cerveceros supieron lo que tenían que hacer y todo sera definido a matar o morir, El veterano Joulis Chacin abrirá por los Brewers y se enfrentara al lanzador novato Walker Buhler en un juego donde se espera que ambos managers no se guarden nada y pongan toda la carne al asador. No nos tendría que sorprender ver a Hader lanzando varias entradas ni a Kershaw cerrando el juego. Es un 7mo juego y todo puede pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *