Calendario de la MLB, un trabajo difícil

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Realizar la programación las Grandes Ligas no es sencillo, son muchos los intereses envueltos: desde los medios de comunicación, los equipos, los jugadores y los fanáticos que al fin de cuentas son los que tienen que ser seducidos. A continuación veremos cuáles son algunos de los items que se tienen que poner en la coctelera (repito ALGUNOS, existen muchos más pero no alcanzaría el articulo), antes de dar a conocer el Calendario de la MLB:

162 juegos por equipo a disputarse en aproximadamente 180 días. Ningún equipo puede jugar más de 20 días seguidos sin descanso. No se puede hacer jugar a un equipo con un viaje de costa a costa sin un día de descanso. Se tiene que evitar al máximo posible que las ciudades que cuenten con dos organizaciones jueguen el mismo día en su estadio, para que los medios de transporte no estén atestados de gente.

Además, las organizaciones tienen pedidos especiales, jugar en una fecha determinada en casa o arrancar la temporada en la carretera. Los Angeles Dodgers juegan en su casa siempre el Día de Jackie Robinson. Los Indios de Cleveland prefieren abrir la temporada en casa ajena, si es de la costa Oeste mejor, porque vuelven de la pretemporada en Goodyear, Arizona y quieren retrasar al máximo la llegada al gélido abril de Cleveland. En tanto, Toronto Blue Jays desea jugar el Canadá Day en su casa.

Katy Feeney quien trabajo durante 40 años en la MLB, y era una de las personas que mayor conocimiento tenía sobre las reglas que rigen la programación, afirmo: «Nadie ha quedado satisfecho con el calendario, usted puede tomar el horario de todo el mundo y encontrar algo malo en él.»

Dennis Lehman, el vicepresidente ejecutivo de los Indios de Cleveland expreso: «Creo que el horario del año pasado fue casi tan malo como podía ser».

Pero este artículo no es sobre las quejas de los equipos, ni solamente contar que los equipos quieren jugar un día en particular de local o en la carretera, no señor. Este articulo trata sobre la titánica tarea de un matrimonio.

Stephenson, Holly y Henry, realizando el calendario de la mlb

Son los Stephenson, Holly y Henry más específicamente. Un matrimonio ¿normal? que vive en Ward Hill, Massachusetts. Con 2 hijos, simpatizantes de los Senadores de Washington (franquicia que no existe desde el año 1971). ¿Y que tan importantes son estos ciudadanos de USA, para tenerlos leyendo hace 5 minutos todo esto? Simple:

Desde el año 1982 hasta 2004 fueron los encargados de armar el calendario de la MLB. Sí, así de simple. En su casa, o como ellos afirman en la mesa de su cocina primero, y luego en la planta alta de su casa con vista al rio Merrimack.

Durante 22 años, en su domicilio se «cocinó» el horario en el que jugarían los equipos, o cuando tendrían que viajar, o cuando los jugadores tendrían algún día de descanso con su familia.

¿Como es que llegaron a ser responsables de esto?

Este matrimonio comenzó trabajando con la NBA, obtuvieron un contrato con los dueños del basquet en el año 1978 y gracias a los buenos resultados que tuvieron con la «naranja», un amigo los recomendó a la MLB, cuando estos últimos precisaban informatizar su calendario.

Luego de presentarse ante la máxima oficina de la MLB, y sabiendo que tenían que hacerlo perfecto en cada año, porque temporada a temporada la MLB recibía ofertas de universidades y empresas para realizar la misma tarea, Holly y Henry se pusieron manos a la obra.

Su oficina de trabajo era su propia casa, ellos cuentan en diferentes entrevistas que tenían dos teléfonos: uno familiar y otro laboral. Cuando sonaba el teléfono laboral los hijos que eran pequeños, estaban entrenados en hacer silencio y lo más despacio posible pasar a otra habitación, para pasar desapercibidos.

Los Stephenson, comenzaban a trabajar con 18 meses de antelación al arranque de cada calendario. La MLB le permite a cada equipo una lista de pedidos en particular, estas opciones se califican con puntos y cada franquicia cuenta con 100 puntos. Para ejemplificarlo usemos a los Indios de Cleveland:

Iniciar la temporada de visitante (una o más series en la costa Oeste): 50.

Cerrar la temporada de Local: 15.

Jugar en casa el Día de la Independencia y los días siguientes: 10.

Maximizar días de descanso en casa: 10.

Abrir en casa después del Juego de Estrellas: 10.

Día del padrea en casa: 5.

Inicio antes y en el Día de la Independencia: 0.

Inicio de fin de semana de Memorial Day: 0.

Día del trabajo en casa: 0.

En este pequeño cuestionario vemos que lo importante para los Indios es abrir de visitante. O el valor que dan a que sus jugadores descansen en sus propias casas. Y también observamos que priorizan el Día de la Independencia por sobre otros días festivos.

calendario de los Cleveland indians

Muy bien, los equipos devuelven el cuestionario (al matrimonio le llegaban 30 de estos cuestionarios cada año) priorizando algunos pedidos por sobre otros, armaban un calendario. Este primer calendario se enviaba a la MLB, que a su vez los distribuía entre los equipos y el sindicato de jugadores. Todos pedían modificaciones por un motivo u otro. Para imaginarnos lo difícil que era hacer los cambio utilicemos un ejemplo:

Los Marlins piden que la serie pactada con los Mets para los días 1 al 4 de Septiembre no se jueguen en su casa porque tienen un evento en la ciudad que les va a quitar concurrencia. La opción fácil es cambiar la localidad en esa serie, o sea jugar en el estadio de los Mets. Pero… los de New York no pueden jugar en esa fecha de local porque se disputa el US Open y el torneo de tenis comparte estacionamiento con la franquicia de béisbol. Entonces llega la solución, que el juego se realice entre el 20 y el 23 de Abril sin cambiar la localidad, y que el juego de sus rivales se reprograme para otra fecha, pero para eso los Red Sox y los Marineros sus rivales en esa fecha deberán jugar en Julio y eso lleva al cambio del choque entre…

Solucionado todos los problemas que acarrea UN SOLO CAMBIO, llegamos a un nuevo calendario, se volvía a enviar a cada interesado, y vuelven a solicitar cambios. Esto pasaba unas 4 o 5 veces según contaban Stephenson. Y no tenemos que olvidarnos que más allá del uso de un programa de computación, la mayoría del trabajo era en hoja y papel.

Arranca la temporada, PLAY BALL… no, no PLAY BALL nada. Porque la lluvia, algunas nevadas tardías y más lluvia hace que el calendario, que a casi todos les parecía no tan malo empiece a sufrir modificación y llegan las quejas:

«Me imagino que no es fácil armar el calendario de las Grandes Ligas. Sé que no lo es. Pero no veo porqué un equipo de la Costa Este tiene que viajar tres veces diferentes. No tiene sentido». Brian Schneider reniega por el calendario.

Pero también llega la voz de la experiencia: «Es fácil quejarse del calendario de la MLB, pero para ser justos, no tienes derecho a protestar hasta que te sientes y trates de resolverlo» afirmo Shapiro, miembro de los Indios de Cleveland.

En otras palabras, lo que estaba «bien» en papel, no es tan fácil llevarlo a cabo.

Pero mientras la liga se jugaba, los Stephenson no descansaban, planteaban diferentes cambios para saber cómo se modifica la programación e imaginaban soluciones prácticas.

Pero todo tiene un final, en el año 2004 la MLB decidió darle a una empresa el trabajo, y esta empresa mete todos los pedidos en la computadora, que en un par de horas tiene un calendario listo. Llega el pedido de cambios, rápidamente se soluciona, se aprueba se imprime y todos ¿contentos?. En realidad las quejas siguen estando, por ejemplo, una de las glorias de los Yankees como Mariano Rivera, jugo su último partido de su carrera en el estadio de Houston, porque «la computadora» así lo quiso. Vaya ironía, no poder batear su última pelota en el estadio que tantas veces lo abrazó.

Holly y Henry, al igual que un escritor llamado Harry Simmons (responsable de la programación de la MLB desde 1953 hasta la aparición de los Stephenson) pasaron a ser un matrimonio jubilado que concurre a ver béisbol en su ciudad.

Así que la le pido un favor: cuando agarre el próximo calendario de la MLB, recuerde a estas personas, no estarán en el Salón de la Fama, nunca serán tapa de ninguna revista deportiva por sus hazañas, pero le aseguro qué si tiene unos 30 años o más, muchos de los juegos que disfruto o aquellos que se perdió, en parte fue por culpa de Holly y Henry.