No. 40: Eddie Collins. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Lo llamaban «engreído», y no había nada sutil ni irónico en el apodo. Eddie Collins era un hombre generalmente reservado fuera del campo, pero en creía que era el hombre más inteligente del béisbol. No estaba equivocado, Collins fue el jugador más inteligente del béisbol en su época o, si no, estaba ciertamente en la fotografía de los más inteligentes.

Eddie Collins fue, de hecho, uno de los jugadores más inteligentes en la historia del juego. Y es esto, su genio para el juego del béisbol, lo que hace que colocarlo en el Top 100 sea tan difícil.

No hay una manera satisfactoria de comparar jugadores antiguos de la Deadball con los jugadores de hoy. Por ejemplo: hay un argumento para defender que Eddie Collins fue uno de los diez mejores jugadores en la historia del béisbol. Si tratas el béisbol de su época como igual al resto de tiempos, casi tienes que clasificarlo en esa estratosfera. Ocupa el décimo lugar en el WAR. Alcanzó .333 con más de 3,000 hits, más de 700 bases robadas, más de 1,800 carreras anotadas, solo Ty Cobb tiene esa combinación.

Cuando se trata de cómo sus contemporáneos lo vieron como un jugador, básicamente no tiene igual. Connie Mack lo nombró capitán del equipo para su equipo de todos los tiempos. John McGraw lo llamó el mejor segunda base de la historia. El mismo Cobb dijo: «Si alguien te dice que no fue el mejor segunda base de todos los tiempos, discute con él». Como Bill James ha escrito, Collins ha sido en varias ocasiones nombrado el rey del bunt el mejor jugador en hit y correr, el pensador más rápido, el mejor ladrón de señales, el mejor segunda base defensivo y el mejor jugador de clutch (momentos clave del partido) de la historia.

Entonces, sí, si comparas estrictamente a Eddie Collins con su propio tiempo, es uno de la docena de mejores jugadores de la historia.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

Pero hay un poderoso argumento en contra: el juego era diferente entonces. Hubo diferentes circunstancias, diferentes presiones, diferentes tonos, diferentes condiciones, diferentes equipos. La Major League Baseball estaba cerrada a los jugadores negros. Era un juego estrictamente americano. Se jugó durante el día, principalmente en Nueva York, Boston, Filadelfia y Chicago. ¿Qué duro era para los pitchers lanzar entonces? ¿Cuánto terreno cubrían los jardineros? ¿Cuánto afectaron al juego esos uniformes de gruesa lana? ¿Cómo ​​estaban de cansados los pitchers en la octava y novena entrada? Eddie Collins nunca conectó más de seis Home Runs en una temporada, pero nuevamente, en esos días, con 10 vuelacercas podrías liderar la liga.

¿Cómo puedes adivinar lo que sería Eddie Collins en 2015? Era un jugador de 1,79 metros, 79 kilogramos, un bunter sin igual, un corredor de base impresionante, un jugador con una mente brillante para el béisbol. ¿Jugaría ese juego en 2015? Collins promedió más de 20 hits de sacrificio por temporada en sus 25 años de carrera. El año pasado, ningún jugador tuvo más de 13 bunts de sacrificio. No tenemos información completa, pero según lo que sabemos, parece que a Collins se le solía pillar 30 veces por temporada al intentar robar. Eso, obviamente, no se lo permitirían hoy en día. Eddie Collins parecía ponerse mucho en la base con bunts, pero incluso sus admiradores dirían que no era impresionante, era solo un gran bicho. ¿Funcionaría en 2015 contra las defensas especializadas?

Por otra parte, era un jugador muy inteligente, hay que creer que se adaptaría a los tiempos modernos. ¿Se habría convertido en un Dustin Pedroia más rápido? ¿Un tipo como Joe Morgan? Tu conjetura es probablemente tan irrelevante como la mía.

Eddie Collins – o Eddie Sullivan cuando se llamaba a sí mismo para evitar perder su elegibilidad para la universidad en Columbia – jugaba béisbol semiprofesional para un equipo en Rutland City, Vermont en 1906. Y sucedió que un pitcher de los Atléticos de Filadelfia llamado Andy Coakley estaba de luna de miel en Vermont, y él, por casualidad, vio un partido semiprofesional, eso ya te cuenta la diversión que tuvo esa luna de miel. Fue sorprendido por el niño Sullivan que jugaba en segunda base y rápidamente envió un mensaje a su manager Connie Mack: «Firme a este hombre». Mack envió a otro jugador para asegurarse, y luego llevaron a Collins a los Atléticos.

Hay algo muy bueno en la historia de Coakley. Sí, fue el día en que Eddie Collins fue descubierto. Pero también fue el día en que Andy Coakley encontró su verdadera llamada en la vida: identificar y desarrollar jugadores de béisbol jóvenes. Coakley lanzó un poco más de tiempo (aunque Mack lo dejó ese mismo año) y luego, después de no poder aguantar, entrenó un poco a Williams, y luego le preguntó a la Universidad de Columbia si podía ayudar como entrenador de pitcheo. Poco después, se convirtió en el entrenador en jefe, y fue entrenador en Columbia durante 31 años. Andy Coakley dirigió a Lou Gehrig.

Eddie Collins tuvo que renunciar a su elegibilidad para la universidad cuando descubrieron a Eddie Sullivan, aunque se quedó en la escuela. Una curiosidad: fue como Eddie Sullivan que Collins consiguió su primer hit, un sencillo contra Ed Walsh.

No. 40: Eddie Collins. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol
(Foto: PICRYL)

En 1909, Collins tuvo su primer gran año, bateó para .347 con 63 bases robadas y 104 carreras, y, no por casualidad, el equipo de Connie Mack empezó su carrera más gloriosa. De 1910 a 1914, los Athleticos de Philadelphia ganaron cuatro banderines y tres series mundiales. Collins lideró la liga en carreras tres veces durante ese tramo, bateó para .344 con un porcentaje de embasarse de .435, jugó de forma impresionante en segunda base. Quizás lo más memorable, jugó brillantemente en las Series Mundiales. Ahí es donde ganó gran parte de su fama.

Collins fue la estrella de lo que se llamaría el infield de los $ 100,000, que contó con el primera base Stuffy McInnis, Collins, el campocorto Jack Barry y el tercera base del Salón de la Fama «Home Run» Baker. Algunos dicen que fue el mejor cuadro de todos los tiempos. Algunos, incluido este tipo, discutirían con el interior de los Reds de 1975-76 de Tony Pérez, Joe Morgan, Dave Concepcion y Pete Rose.

El campo de los $ 100,000, por cierto, no llegó a los $ 100,000 combinados o, presumiblemente, no estuvo nada cerca. Lo mejor que puedo decir es que Collins ganó aproximadamente $ 12,000, Baker $ 8,000, McInnis y Barry considerablemente menos de $ 5,000. Es poco probable que los $ 100,000 en el cuadro ganaran incluso $ 30,000 como grupo.

En 1914, Connie Mack vendió Collins a los Chicago White Sox por $ 50,000. Y al igual que con los Atléticos, la llegada de Collins significó un éxito instantáneo para el equipo. Los Medias Blancas mejoraron su récord en 23 partidos, y dos años más tarde ganaron la Serie Mundial de 1917. Por supuesto, ya sabes lo que les sucedió a los Medias Blancas dos años después, en 1919, Collins solía decir después que había escuchado rumores sobre sus compañeros de equipo vendiendo la serie, pero no los creyó.

Aquí hay una ironía: Collins fue completamente incorruptible. Incluso los compañeros de equipo que lo despreciaron lo sabían. Pero tuvo su peor Serie Mundial en 1919, bateando apenas .226 y caminando solo una vez en ocho partidos. También cometió dos errores. Tres de los jugadores prohibidos por Kenesaw Mountain Landis – Shoeless Joe Jackson, Buck Weaver y Chick Gandil – batearon mejor y cometieron menos errores. Me parece que hay una valiosa lección aquí, a saber, que puede ser peligroso confiar demasiado en la lectura de las estadísticas. Las personas tienden, por ejemplo, a probar y usar estadísticas para determinar qué jugadores usaron PED y cuáles no. Este es un juego peligroso. Si sólo observas los números de la Serie Mundial de 1919, estarías seguro de que Eddie Collins era parte del tongo.

Collins siguió siendo un muy buen jugador e incluso un manager bastante exitoso con Chicago en los años posteriores al escándalo de los Black Sox. Desde 1920 al 26, bateó .348 / .435 / .447, que en realidad fue mejor de lo que había bateado las siete temporadas anteriores. Pero esta es una ilusión de contexto; Collins no era un jugador tan bueno, pero los números ofensivos aumentaron dramáticamente después de que Deadball Era terminó, el spitball fue prohibido y los árbitros comenzaron regularmente a poner nuevas pelotas de béisbol en los partidos. Aún así, Collins fue un muy buen jugador, incluso un tiempo después cuando se reunió de nuevo con Connie Mack y los Atléticos cuando tenía 40 años.

Se quedó en el béisbol el resto de su vida. Fue considerado como un caballero dentro del juego, aunque una mirada a la vida de Collins en el béisbol está incompleta sin mencionar que, en 1945, cuando era gerente general de los Red Sox, boicoteó una prueba con Jackie Robinson. Ayudó a crear la atmósfera que convirtió a los Medias Rojas en el último equipo de béisbol en integrarse. Sus puntos de vista hacia los negros, judíos y católicos, entre otros, eran atrasados, incluso para los estándares de su tiempo.

El artículo original de Joe Posnanski.