La vida te da sorpresas

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Frank Ford nos habla de las sorpresas de los primeros días de la MLB.  No es todo como empieza, es como termina, pero aquí también estamos para contar los inicios.

Te puede interesar “Periodista Deportivo en la MLB.”

Este deporte no es sencillo, ni mucho menos previsible.  Intuyo la cara de muchos que han decidido apostar algo de pasta a estos primeros días de la MLB.  Patidifusos se habrán quedado, las casas de apuestas llenándose los bolsillos con resultados que muy pocos creían posibles al inicio de la temporada.  ¿Eso significa que esto terminará así?  No, ni mucho menos, pero el principio ha sido sorprendente.

Una semana de competición y la clasificación de la Este de la Liga Americana nos muestra un mundo al revés, Rays, Orioles, Blue Jays, Yankees y Red Sox.  Los Yankees llevan un récord de 2-4 ante dos de los peores equipos de la Liga, los Tigers y los Orioles.  Los de Boston un 2-5 ante los Mariners y los Athletics, dos equipos algo mejores pero que no cuentan mucho en las apuestas para la victoria final.  ¿Qué está ocurriendo?  Probablemente nada, todo se olvidará pronto, ¿será por el frío?  Sólo hace frío para los equipos favoritos.  Pero los dos monstruos de la MLB han perdido una gran oportunidad de alejarse de su eterno rival unos cuantos partidos y empezar a mostrar quien mandará, de momento mandan los de Tampa -no se pierdan a este equipo, uno de los más divertidos de ver-.

Los Indians también han empezado «bien», ante los Twins y White Sox están con un 2-3, probablemente se llevarán la división, pero todo indica que será más por demérito ajeno que por mérito propio, no me están gustando nada los de Cleveland, ni como han planificado la temporada.  Grandes abridores, mediocres relevistas y un lineup con mucha defensa y poco bate, esperando a Francisco Lindor están, que mejorará el equipo, pero no los hará lo suficientemente buenos.  Necesitan reinventarse para volver a ser el equipo de las 22 victorias consecutivas o los que llegaron a las Series Mundiales del 2016.

Los Mariners, el equipo que entraba en todas las quinielas los últimos años y nunca llegó a ser el equipo que se esperaba ha decidido «resucitar» la temporada en que todos los daban por muertos, no sé cuanto durará el milagro, pero mientras están disfruten del equipo de Seattle.  Angels tras renovar a Mike Trout lo celebran con su último lugar y un 1-5, y los Astros continúan en el Spring Training, cuando vuelvan de los campos de primavera que avisen.

«La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.»

En la Este de la Americana tenemos a unos Mets que han empezado como balas, muy bien los de New York, con poco ruido están sabiendo mantenerse a un gran nivel.  Los Phillies demostrando lo buenos que son y pueden ser, Braves luchando y los Nationals agazapados, porque saben que este año también puede ser suyo, tienen un gran equipo en la división que será, probablemente, la más interesante.  E increíble lo de los aficionados de Washington, vuelve Bryce Harper a su equipo y lo silban, en su antiguo estadio.  Un jugador que se largó a su rival histórico de división, por dinero, durante 13 años, sin posibilidad de volver al equipo que le vio nacer como jugador, y van y lo silban, como son algunos…  Si un jugador de mi equipo se larga a un rival directo, por dinero, pues yo me cabreo con él, y cuando lo vea en el campo lo silbo, si me lo encuentro en un hotel le pido un autógrafo y me hago una foto.  Por cierto, según una encuesta publicada por «The Athletic«, hecha entre los jugadores de la MLB, el jugador más sobrevalorado de la liga es Bryce Harper, con un 62% de los votos.

Los Brewers han empezado como un tiro, en otra división que será muy divertida, la Central de la Liga Nacional.  Mientras que en la Oeste tenemos a Los Dodgers en plan Dodgers, en la primera posición, pasito a pasito y avanzando hasta el título de división.  Los Padres dejarán de ser la Cenicienta en una división donde los cuchillos se afilan todos los días.

Tenemos una Americana donde el mundo las sorpresas dominan el inicio de temporada, mientras que la Nacional promete ser tan divertida o más que el pasado año.