Medios generalistas y béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Albert Almora conectó un foul ball que impacto en una niña, el estadio enmudeció, él lloró, había preocupación en los jugadores, el público, la familia, pero por suerte parece que todo ha ido bien y la niña se encuentra perfectamente.  Esa noticia fue destacada por los medios generalistas de este país, ese día no hablaron de la remontada de los Dodgers ante los Mets, con sus cuatro carreras en la novena entrada, si no te emociona esto no tienes corazón o eres de los Mets.  Tampoco del buen partido de Bryce Harper, con 2 carreras, 3 hits y 4 carreras impulsadas, nada de eso.  Los minutos de béisbol en la televisión son para este tipo de jugadas, los golpes, las peleas y otras jugadas menores poco relacionadas con nuestro deporte.  Y no sólo ocurre con el béisbol, el rugby es otro de los deportes que utilizan para rellenar esos huecos de «anécdotas», como el Fútbol Americano -de la NFL lo más destacado este año ha sido: La cantidad de perritos calientes que se venden en la Superbowl, que jugadores afroamericanos se arrodillaban durante el himno antes de los partidos como señal de protesta, y la campaña de Nike con Kaepernick y sus protestas raciales contra Trump-, el Hockey Hielo, Hockey Patines y muchísimos otros deportes.

No darán las imágenes de un buen partido, ni el récord de hits de Albert Pujols o el de Strikeouts de CC Sabathia, probablemente hablarían de los problemas con el alcohol de CC o de los casos de violencia doméstica en la MLB.  Lo demás es deporte, eso no interesa lo más mínimo a los medios  generalistas, bien, miento, hay un deporte que si les interesa, no por el deporte en si, el motivo es que la gente de nuestro país lo consume sin parar, y eso da audiencia que se traduce en beneficios, y ya sabéis a que deporte me estoy refiriendo.

Aquí el resto de deportes no existen, o aparecen cuando ocurre algo muy destacado -claro que hablan de las Olimpiadas, o del ganador del Mundial de automovilismo, o cuando hay una final importante-.  Los medios generalistas ven a los otros deportes como una fábrica de anécdotas que no tienen ningún interés más allá del sensacionalismo.  Alguno me dirá que si se habla de baloncesto, claro, es el segundo deporte del país, y seguro que los medios generalistas hablan de basket.  Pero, ¿sabéis cuando se ha hablado más de baloncesto en los últimos tiempos?

Partido Barça vs Madrid en la Copa del Rey, la final aliñada con un escándalo arbitral.  Ese ha sido el momento que el baloncesto ha alcanzado su cenit en los últimos años en los medios de comunicación, la gran audiencia, y por un solo motivo.  Los protagonistas son dos equipos de fútbol, y tenemos a los árbitros metidos en la noticia.  Pocos hablaron del partido, centenares hablaron de los árbitros.  No había vida más allá, eso era un escándalo, todos salieron de sus trincheras a defender la verdad, el baloncesto era la primera noticia, la guerra del fútbol en otro campo de batalla, trasladamos la batalla deportiva a una cancha de baloncesto.  Diremos que se habla de baloncesto, pero siempre en clave futbolera -en el mal sentido de la palabra, de la rivalidad eterna-, no del deporte en si, la noticia es la competición entre los dos grandes, el resto son anécdotas.  Dios bendiga al deporte, donde todos creemos estar siempre al lado de la razón.  Y si hablamos de NBA, veremos dos imágenes de los partidos donde juega algún jugador español o que aquí lo consideramos medio español, poco más.

Pero no nos engañemos, a los medios generalistas no les importa el deporte, ni mucho menos.  Son negocios, y sólo hablan de ellos porque les da dinero, porque el público lo consume.  Vivimos en un país de fútbol donde ya llevamos muchos casos de compra / venta de partidos, no son unos casos aislados, son muchos partidos los que se han comprado, y conocemos una pequeña parte, imaginad los que son en total, a muchos no les han pillado ni les pillarán.  ¿Y qué?  Vivimos en un país donde las competiciones del mundo del fútbol tienen partidos amañados, por tanto la competición está amañada, pero eso no importa a nadie, serán unos pocos los partidos tocados, seguro que la mayoría no, ni tendrán nada que ver con el resultado final…  Pues eso, amañar algunos partidos no afecta a la competición, ese es el razonamiento.

Explicar que las competiciones son un fraude no vende entradas.  Que se lo pregunten al ciclismo, se empezó a hablar de doping y el dinero dejó de entrar como entraba.  Lo mejor es mirar hacia otro lugar, todo correcto, todo perfecto, continuamos con el baile de fichajes, y sobretodo ganar para reírnos del vecino o del rival.  Porque el fútbol va de humor, reírte de los otros o que se rían de ti, no va del sobre el juego del balón.

A los medios generalistas les importa una mierda el deporte, por la forma en que lo tratan, lo cierto es que sólo les importa la cuenta de resultados, por lo que no podemos esperar nada de ellos, ni hoy ni nunca.  Por suerte tenemos Internet y muchas opciones para seguir el deporte que queramos y cuando nos apetezca, pero nos debemos ir olvidando que «los que hablan» de todo nos hagan el más mínimo caso.  No harán caso a la gente del béisbol ni a la de los otros deportes, sólo les importa incendiar las trincheras y que salga la gente de estas para consumir «telebasura deportiva.»

Olvídate de los medios generalistas para seguir la MLB, ni lo sueñes, nunca ocurrirá.  Aquí una guía para seguir la MLB en español.

Nota: iba a poner una foto de Almora en la portada del artículo, pero no me ha gustado la idea, me ponía al nivel del que no soporto, haciendo lo que ellos harían para traer público a una publicación.  Así que he puesto una tele, como la que tenía en mi infancia, donde el mando a distancia era alguno de los niños de la casa.  Cambiábamos canales, poco trabajo, porque sólo había dos, o jugábamos con el volumen, más complejo cuando llegaban los abuelos, siempre estaba demasiada alta o demasiada baja, y en esa época no existían los auriculares…

Y recordando esos tiempos, os dejo el número 1 en las listas USA del día que nací.  «One Bad Apple», por The Osmonds.