No. 78: Ryne Sandberg. Mejores jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Tengo un amiga, una gran fan de los Cardinals, es una de las personas más afectuosas que conozco. Dicho esto, tiene, lo que incluso ella admitirá (en sus mejores días), un odio deportivo irracional a Ryne Sandberg. Ella desprecia más o menos a todos los Cachorros, pero Sandberg es para ella la carrera de 100 metros en sus Olimpiadas de odio a los Cubs. Ella lo aborrece, lo detesta, no puede soportarlo. Nunca ha sido capaz de expresar por qué desprecia tan profundamente a Sandberg, salvo señalarle varios rasgos que puede o no exhibir. *

* No la juzgo. He sentido algo parecido sobre John Elway.

Pero siempre pensé que había algo más en este trabajo. Mi amiga vive con un miedo mortal de que algún día los Cubs de Chicago ganen las Series Mundiales. Ella se da cuenta de que este es un pensamiento cruel y entiende (una vez más, cuando los mejores ángeles de su naturaleza tomen el poder) que es incorrecto sentir eso, que muchos fanáticos de los Cachorros son buenas personas, que han sufrido lo suficiente, que realmente se merecen un campeonato de la Serie Mundial. Pero esta generosidad pasa pronto, y vuelve a preocuparse de que de alguna manera los Cachorros ganarán la Serie Mundial un día y terminarán con el único récord perfecto que tiene en su vida.

Te puede interesar: Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Creo que Sandberg representa lo más parecido que los Cachorros han tenido en los últimos 40 años, a un salvador, un liberador, el tipo de jugador que realmente podría romper el hechizo y llevar a los Cubs a través del desierto y entrar en la Serie Mundial. Creo que eso es lo que asustó a mi amiga sobre él. Los Cachorros han tenido numerosos buenos jugadores en los últimos 40 años, pero ninguno era un jugador completo. Ninguno de ellos parecía poder llevar a los Cubs a la Tierra Prometida.

Sammy Sosa estaba feliz (en sus primeros años) y se marcó Home Runs hacia todas las direcciones, y tenía este gran brazo, pero se volvió, con el tiempo, cada vez menos divertido, y más o menos dejó de jugar bien en defensa. Andre Dawson fue genial, pero no era realmente un Cachorro, sus mejores años los vivió en Montreal. Mark Prior era lo suficientemente dominante, pero no podía mantenerse sano, y tampoco Kerry Wood. Mark Grace podría golpear y ganó algunos Guantes de Oro, pero los primera base sin poder de Home Run ponen a prueba la paciencia de los fanáticos más fanáticos.

Ryne Sandberg (Cubs Coverage)
Ryne Sandberg (Cubs Coverage)

Ryne Sandberg fue a los Cachorros cuando más lo necesitaban. Los Cubs de después de la Segunda Guerra Mundial tuvieron, lo que yo llamaría, tres años absolutamente terribles. A fines de la década de 1940 y durante gran parte de la década de 1950, los Cachorros tuvieron un sorprendente camino a ninguna parte. Esto parecía intencionado, de una manera extraña: Phil Wrigley, el propietario del equipo, no creía que los equipos de las Grandes Ligas debieran usar equipos de ligas menores como sus establos personales. Él creía que eso era malo para el juego. Fue una postura admirable, pero terrible para los negocios. Los Cachorros, simplemente, no tenían ninguna salida para adquirir jugadores (aparte de las Ligas Negras donde encontraron a Ernie Banks, George Altman y otros) y el equipo fue terrible año tras año tras año hasta que finalmente Wrigley se rindió y dejó que los Cachorros exploraran las Ligas Menores como otros equipos hacían.

La segunda racha terrible fue en la década de 1970 y principios de 1980, después de que los Cachorros tomaran muchas, muchas malas decisiones.

El tercero, bien, es por lo que están pasando ahora (El artículo fue escrito en 2013, hoy en día los Cubs ya han ganado las Series Mundiales y son uno de los mejores equipos de la MLB).

Pero volviendo a 1982, los Cachorros no habían tenido un récord ganador en nueve años. Los buenos pero condenados equipos de Ernie Banks, Ron Santo, Billy Williams y otros eran objetos diminutos en el espejo retrovisor. El equipo de los Cubs de 1980 fue ilustrativo de la época: perdieron 98 partidos y parecían una representación de arte moderno de un equipo de béisbol. Ese equipo tenía cuatro relevistas en el bullpen que tenían 30 Saves por Temporada: Bruce Sutter (que ganó un Cy Young y está en el Salón de la Fama); Bill Caudill (quien salvó 36 juegos en un año y fue All-Star); Willie Hernández (quien ganó el premio MVP en 1984) y Lee Smith (quien lideró la liga en Saves cuatro veces). Y sin embargo, su cuerpo de lanzadores fue horrible.

Mientras tanto, a pesar de jugar la mitad de sus juegos en el Wrigley Field, sus jugadores del infield llegaron a 26 Home Runs. Eso es todos ellos, total, y eso incluye su catcher, Dave Kingman, quien había liderado la liga con 48 Home Runs para los Cachorros en 1979, y era lo más parecido a una estrella en el equipo. El jugador estaba herido, se había vuelto hosco y los Cachorros lo intercambiaron cuando terminó el año. Fue así: el equipo no solo perdió, perdió con una desesperanza que dejó a los fanáticos bebiendo en las gradas.

Los Cachorros consiguieron uno de los robos de base de todos los tiempos cuando intercambiaron al campocorto Iván de Jesús con los Phillies, por Larry Bowa y Ryne Sandberg. Este intercambio nunca tuvo ningún sentido para los Phillies. Primero, el gerente general de Filadelfia, Paul Owens, aparentemente quería deshacerse de Bowa, que cumplía 36 años, por un “joven campocorto”. De acuerdo, puedo respaldarlo. Pero de Jesús ya tenía 29 años, no era exactamente un niño. Además, venía de una temporada en la que había bateado .194 / .276 / .233. Esa operación no tenía ningún sentido.

La otra parte de la lógica ilógica fue que los Phillies no evaluaron bien a Sandberg. Era un atleta superior, había sido un Quaterback All-American en la escuela secundaria, había bateado .310 / .403 / .469 con gran poder y una velocidad que iba en aumento en la Clase AA. Solo fue un poco menos efectivo en la clase AAA. Tenía sólo 21 años. Era un prospecto importante, algo que los Cachorros, un equipo que no era exactamente conocido por su astucia en la evaluación de los jugadores, lo vieron claramente. Según los informes, los Phillies hicieron algunos intentos insignificantes para lograr que los Cubs adoptaran una perspectiva diferente, pero los Cachorros insistieron en Sandberg, y al parecer un par de cazatalentos se encogieron de hombros y dijeron que Sandberg nunca sería más que un jugador de infield normalito.

Bueno, tal vez tiene sentido. Tal vez un equipo que vea a Ivan de Jesús como un joven campocorto vería a Sandberg como un jugador normalito. Los Phillies pronto llegarían a un período de 12 temporadas perdedoras en 13 años.

Ryne Sandberg
Ryne Sandberg (Matthew Stockman/Getty Images)

Ryne Sandberg jugó como tercera base para los Cachorros en su año de novato, un sólido año de novato, y luego en 1983 pasó a la segunda base, donde rápidamente ganó un Guante de Oro. En 1984, bateó .314, slugging .520, lideró la liga con 114 carreras y 19 triples, robó 32 bases y ganó otro Guante de Oro. Por eso, fue nombrado MVP de la liga.

Ese también es el año en que los Cachorros llegaron a la postemporada, la primera vez en 39 años. Sandberg no fue el único jugador en tener una gran temporada, por supuesto. Nunca es un hombre, siempre es un equipo. Rick Sutcliffe llegó de un intercambio con Cleveland Indians, y los Cachorros ganaron 17 de sus 19 aperturas, incluyendo 15 consecutivas. Dennis Eckersley, Steve Trout y Scott Sanderson jugaron un béisbol sólido. Ron Cey a los 36 años consiguió 25 Home Runs, Leon el “Bull Durham” conectó 23 más, Bobby Dernier se embasó y robó 45, “The Sarge” Gary Mathews anotó 101 carreras. Los Cachorros lideraron la Liga Nacional en carreras anotadas.

Pero la pieza central era Ryne Sandberg, siempre Ryne Sandberg, iniciando las jugadas, metiéndose en medio de los líos, cambiando eso de que los Cubs no eran un equipo. Golpeó .362 / .420 / .619 en situaciones de alto “apalancamiento” ese año, por si deseas poner un número a su rendimiento, pero en realidad no se trata de esos números. Había la sensación de que algo fundamental había cambiado con los Cachorros. Ya no eran el equipo de payasos, junto a sus fanáticos sin camisa, en el estadio sin luces. Ryne los había convertido en un equipo respetable.

Creo que, en el corazón de las cosas, es por eso que mi amiga realmente lo desprecia. Pareció durante un tiempo que los Cachorros, con Ryne Sandberg, ganarían una Serie Mundial.

Ryne Sandberg hizo todo, menos caminar, en su corta pero brillante carrera. Esa relativa falta de walks (su OBP de carer era .344) -y la forma en que fue ayudado por las características de Wrigley Field-, podría ponerlo detrás de otros jugadores de infield como Barry Larkin y Robbie Alomar en las listas de jugadores más grandes de la historia. Eso es justo. Pero de la forma en que lo veo, Ryne Sandberg también jugó en una era de poca puntuación (que equilibra más o menos su ventaja en Wrigley) y, en su mejor momento, fue el mejor jugador. Alomar y Larkin, por grandiosos que fueran, nunca tuvieron una temporada tan buena como Sandberg en el ’84 y tal vez no tan buena como la de Sandberg en 1992 (cuando Larkin bateó .304 / .371 / .510 con 32 dobles, 26 Home Runs, 22 bases robadas , un OPS + 145 y un Guante de Oro). Sandberg acertó con más potencia, corrió y sus números defensivos, más o menos, respaldaron sus nueve Guantes de Oro (puede que no se los haya merecido TODOS, pero se merecía la mayoría de ellos). No hay muchos jugadores de infield en la historia del béisbol que puedan hacer todo eso.

Y realmente cambió el carácter de una franquicia, al menos durante un tiempo. Por supuesto, los Cubs nunca llegaron a la Serie Mundial con Ryno, pero se acercaron. Hizo todo lo que pudo. Bateó .385 / .457 / .641 en las dos series perdedoras de postemporada. Cerrar un capítulo, es mejor que lo habitual, cuando se trata de los Cubbies.

Artículo original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *