No. 54: Rod Carew. Mejores Jugadores de la Historia del Béisbol

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Rod Carew casi se llamaba Margaret. Quizás conozcas esta historia: nació en un tren en Panamá. Su madre estaba en uno de los vagones cuando empezó el trabajo de parto. Una enfermera estaba en el tren, y ella ayudó a la madre de Rod. Fue tan amable que luego se convirtió en la Madrina de Carew y una de las mejores amigas de su madre.

Su nombre era Margaret Ann. Y entonces uno de los bateadores “más puros” de la historia del béisbol casi le ponen el nombre de Margaret Ann Carew. Probablemente se habría llamado Mac.

Afortunadamente, también había un médico en el tren, que fue el que realmente trajo al mundo al bebé. Su nombre era el Dr. Rodney Cline. Su papel en el parto aparentemente no fue tan complicado como el de la enfermera, por lo que el nombres se quedó entre enfermera y médico. Al final, sin embargo, el bebé se llamaba Rodney Cline Carew.

Rod Carew estaba obsesionado con el béisbol desde sus primeros años. Era el juego del vecindario en Gatún, un pequeño pueblo en la zona del Canal de Panamá, Carew recordaba haber jugado casi todas las horas de su infancia al béisbol. Su talento no era Natural. Rod sufrió de fiebre reumática durante su infancia y pasó mucho tiempo en hospitales.

También su padre fue muy duro con él. Carew ha escrito: “No hubo un momento en mi vida en que no me pegaran, golpearan o azotaran, a menudo sin motivo alguno. … Creo que es una de las razones por las que fui tan reticente con la prensa, tan cauteloso acerca de abrirme a los demás. Cuando eres joven y te golpean, te apartas de tu familia y amigos. La timidez se queda contigo.”

Este es el punto donde Margaret Ann vuelve a la historia: ella vivía en Nueva York y cuando Rod tenía 14 años le preguntó si quería venir a vivir con ella a Nueva York y estudiar en Estados Unidos. Él y su madre decidieron ir.  Explicaba que su vida cambió para siempre cuando vio las luces de Nueva York. “Tuve la sensación que un mundo completamente nuevo se estaba abriendo para mí”.

Rod nunca jugó ni una entrada de béisbol en la escuela secundaria. Las razones nunca han quedado claras. Pudiera ser por tensiones raciales. Tenía una barrera con el lenguaje. Y Rod contaría que el entrenador de la escuela secundaria le había dejado claro que no era lo suficientemente bueno.

En cambio, jugó para un equipo de “Sandlot” llamado Bronx Cavaliers. El equipo era entrenado por un héroe local llamado Sam Cummando, quien dirigió el béisbol juvenil durante décadas en el Bronx. Se maravilló no solo por la velocidad de Rod, sino también con el poder natural de Carew. Consiguió largos Home Runs, y los cazatalentos vinieron a ver a Rod jugar. Carew diría que habría firmado en blanco. Al final firmó con los Twins por 5,000 dólares. *

* Hubo una historia, a menudo repetida, de que los Twins le dieron tanto porque Carew había ido a una prueba con los Yankees y (de nuevo, esta es la ironía) había bateado bola tras bola a las gradas del Yankee Stadium. Es sorprendente la cantidad de Home Runs del joven Carew y el poco poder de Home Runs que utilizó Carew.

Te puede interesar: Mejores jugadores de la historia del béisbol

Carew no era un bateador “natural”, sin embargo, golpeó bien, pero no abrumadoramente bien en las Ligas Menores. Y luego no bateó .300 en ninguna de sus primeras dos temporadas. Este dato parece inverosímil, pero hay 16 jugadores en la historia del béisbol con 9,000 apariciones en el plato y al menos un promedio de bateo de .325 en su carrera. Quince de ellos superaron los .300 en sus primeras dos temporadas (todos menos uno golpearon .300 en sus PRIMERAS temporadas completas). Parte de la razón por la que a Carew le ocurrió esto es porque en sus dos primeras temporadas, que fueron 1967 y 1968, fueron dos de las peores temporadas en la historia del béisbol. Su promedio de bateo de .273 en 1968 se ubicó fuera del Top 10 en la Liga Americana.

Pero Carew también explicó como aprendió a convertirse en bateador de nivel de Grandes Ligas. Al principio, tenía una postura vertical convencional, se giraba y fallaba. Le poncharon 91 veces su año de novato, otras 71 su segundo, caminó muy poco. No fue un mal bateador, tuvo 105 OPS + después de dos temporadas. Comenzó a bajar en su espalda, se movió hacia la parte posterior de la caja, bajó el bate de modo que estaba casi paralelo al suelo cuando estaba preparado para batear. Ganó su primer título de bateo en su tercera temporada, bateando .332, más de 20 puntos que cualquier otro en la liga. Ganaría seis más.

Rod Carew mejores jugadores de la historia del béisbol sports illustrated time magazine

El dominio de Carew en el bateo se encontraba en la forma que afrontaba cada turno al bate. Los comentaristas explicaban que Carew tenía una postura ligeramente diferente para cada pitcher, de hecho esta era una de las descripciones más repetidas de cualquier jugador durante mi infancia, pero eso no era exactamente correcto. Tenía diferentes posturas, pero principalmente las usaba no para ajustarse a un lanzador, sino para meterse en la cabeza del pitcher.

Por ejemplo, Carew a veces, sin lugar a dudas, se colocaba en la plato de cierta manera para lograr que el pitcher lanzara un bola interior. Luego, si llegaba el lanzamiento interno esperado, tenía la habilidad de soltar las manos y golpear la bola por la línea derecha del campo. A veces se ponía de cuclillas frente a pitchers rápidos como Nolan Ryan para obligarlos a bajar un poco sus lanzamientos en la zona de strike. Era mortal cuando se ponía casi de cuclillas.

Entonces, se convirtió en mortal para los pitchers en todas sus posturas; eso fue lo que le hizo tan bueno. Quería provocar ciertos lanzamientos, pero incluso si los pitchers se negaban a morder el anzuelo, tenía las manos rápidas y una flexibilidad extraordinaria para ajustarse y buscar la zona de juego despejada o, quizás, mandar la bola a la izquierda, cerca de la línea o hacia el centro. Veinticinco bateadores tuvieron más de 75 apariciones en el plato contra Nolan Ryan. Solo uno bateó para .300. Sí, fue Rod Carew.

Durante 15 temporadas consecutivas, de 1969 a 1983, Carew nunca bateó menos de .305. Ganó seis títulos de bateo en siete temporadas. Su temporada de 1977 es legendaria. Bateó .388, impulsó 100 carreras, anotó 100 carreras y bateó un Slugging de .570. Carew estaba bateando .403 cuando llegó el Día de la Independencia, y parecía la especie de hombre que rompería la sequía de .400 en 35 años.  Carew nunca “se desplomó”, pero alcanzó un simple .326 durante el mes siguiente, y esto bajó su promedio a .370. Esto es lo extraordinario de tratar de alcanzar .400: un mes de golpes simplemente sobresalientes acabará con la misión.

De todos modos, Rod Carew bateó .412 el resto del año.

Otras cosas: Carew era un buen corredor de base. Inteligente. Dinámico. Robó más de 300 bases en su carrera, incluyendo 17 robos de Home, más que cualquier otro jugador en los últimos 50 años. Sus bases robadas reflejan a sus equipos. Mostró algo de velocidad cuando su mánager era Billy Martin, pero bajo cuando lo entrenó el más conservador Bill Rigney, robó solo seis bases en 1971 y 12 en 1972.

Cuando el joven Frank Quilici se convirtió en manager (Qulici había sido compañero de equipo de Carew y segundo base suplente), Carew robó 41 bases. Cuando Gene Mauch se hizo cargo del equipo en 1976, Carew se robó 49 bases, una marca personal. Carew simplemente cambió dependiendo de lo que el equipo quería. Cuando querían que fuera un base-corredor agresivo, era uno, quizás incluso demasiado agresivo, ya que fue atrapado robando 15 o más veces durante cinco temporadas diferentes.

Fue un segunda base a pesar de tener un brazo no muy potente pero era un jugador inteligente y atlético. Luego, a finales de la temporada de 1975, se pasó a primera base. No era un buen primera base pero, más que eso, su extrema falta de Home Run hizo que destacara en esa posición. De 1976 a 1985, Carew conectó un total de 46 Home Runs: 32avo primera base en durante esos años que más batearon.*

* Se decía a menudo que Carew optó por no pegar Home Runs en un esfuerzo por obtener más hits y ayudar mejor al equipo. Este tipo de cosas a menudo se dice sobre los grandes bateadores que no baten muchos vuelacercas.

Hay otra estadística de Carew a comentar. Carew redujo sus ponches a medida que pasaron los años. Pero nunca eliminó completamente el error de poncharse de su juego. Hay ocho jugadores en la historia del béisbol que batean .325 con 3,000 hits. De los ocho, Carew es el único al que han ponchado 1,000 veces. De hecho, ninguno de los otros llegó a los 700 Strikeouts.

¿Qué significa esto? Significa que Rod Carew debe haber tenido un promedio fenomenalmente alto de bolas en juego. Carew bateó .359 con bolas en juego, la más alta para cualquier jugador desde Ty Cobb, Shoeless Joe Jackson y Rogers Hornsby. La gente discute sobre el valor de medir el promedio de bateo de las bolas en juego, pero, en este caso, parece bastante claro que Carew era un genio obteniendo contactos.  Sabía cómo leer una defensa; Carew fue uno de los grandes en Hit and Run. Sólo él sabía cómo conectar hits en los jardines para que cayeran de manera segura.

¿Sabes quién es el próximo en la lista BABIP, por cierto?  Derek Jeter. Golpeó .353 de bolas en juego. ¿Cuántos de esos eran bloopers por encima de la cabeza del segunda base?

Uno de los grandes mitos del béisbol que sobreviven es que Rod Carew es judío. La razón principal de esto es el clásico “Chanukah Song” de Adam Sandler, donde dice un versículo: “O.J. Simpson. No es un Judio ¡Pero adivina quién lo es, el miembro del Salón de la Fama Rod Carew! (Él se convirtió).

Sólo que no es verdad, Carew nunca se convirtió. Lo que hizo (contra la tremenda presión) fue casarse con una mujer judía y criaron a sus hijos judíos. Carew siempre ha tenido una gran afinidad por la fe judía y usaba un collar Chai como jugador, siendo Chai en hebreo “Vida”. Pero él no se convirtió. Le escribió una carta a Sandler para explicar su situación, en la que contaba que le había parecido muy graciosa la canción.

 

Artículo Original de Joe Posnanski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *