La velocidad de la bola

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos en RRSS!

Frank Ford nos habla de las nuevas estadísticas, de las Statcast, la velocidad de la bola cuando es lanzada o bateada, quien corre más rápido…, los nuevos números que tenemos que no sabemos lo que significan, si significan algo.

***

Con la aparición de Statcast tenemos mucha más información, la velocidad con la que sale la bola del bateador, la velocidad con la que lanza un pitcher, el tipo de bolas que se lanzan o se batean, la distancia a la que va la bola, lo rápido que se corre entre bases…  Algo entretenido para los fans, pero a lo que de momento no se le ha encontrado mucha utilidad para valorar a los jugadores.

Conocemos a los tres que han impulsado la bola a más velocidad durante el año 2018, Joey Gallo, Khris Davis y J.D. Martínez.  ¿Qué jugadores mandan la bola más lejos? Matt Carpenter, Joey Gallo y Brandon Belt.  Los que han bateado más bolas que van a más de 95 millas por hora, Manny Machado, Nick Markakis y Francisco Lindor.

Los pitchers con una velocidad media más alta en lanzamientos, Green Chad, Luis Perdomo y Matt Magill.  Sigamos con estas clasificaciones, ahora los pitchers que lanzan más rápido cada bola:

-Bola rápida más veloz: Jordan Hicks, Diego Castillo y Tayron Guerrero.

-Sinker más rápido: Aroldis Chapman, Jordan Hicks y Seranthony Dominguez.

-Cutter más veloz: Blake Treinen, Ryan Madison y Bryan Shaw.

-Slider más rápida: Noah Syndergaard, John Axford y Dovydas Neverauskas.

-Changeup a más velocidad: Edwin Diaz, Dovydas Neverauskas y Tyler Glasnow.

-Curva más veloz: Craig Kimbrel, Lance McCullers Jr. y Juan Minaya.

-El único que ha lanzado más de 500 pitches de nudillos ha sido Steven Wright.

Los jugadores que han conseguido más catchs de cinco estrellas (los de máxima dificultad, donde la mayoría de jugadores fallan), han sido Cody Bellinger, Harrison Bader y Lorenzo Cain.

Y, para terminar, ¿qué jugadores corren más rápido?  Byron Buxton, Roman Quinn y Magneuris Sierra (esta habilidad está muy bien en las Olimpiadas, pero aquí, ¿qué me importa si se embasan poco?)

Te puede interesar: Un Periodista Deportivo en la MLB

Pues ahora podéis coger todos estos datos, aprender algún nombre y vacilar a vuestros amigos con lo que sabéis de béisbol, pero, ¿qué significado tienen para el juego?  Pues de momento ninguno, no se ha encontrado ninguna relación de estas estadísticas con el rendimiento del jugador.  Y volvemos de nuevo a lo de antes, a lo de toda la vida, medir el pitcher por el ERA que tiene y al bateador por la media de bateo, el porcentaje de embase y el slugging.

Mucha velocidad y mucho ordenador, pero si el jugador no se embasa ni consigue carreras no me sirve de nada, y si el pitcher no elimina bateadores, ¿para qué quiero tanto numerito estratosférico?

Juguemos a ser Mánager de la MLB, podemos fichar a dos pitchers para nuestro equipo.  Uno tendrá un récord de 9 victorias y 10 derrotas con un ERA de 1,7.  El otro un récord de 18 victorias y 7 derrotas, pero su ERA será de 2,53.  Cualquier manager elegiría al segundo, nos da 18 victorias, y este deporte -como todos- va de ganar.  Pues el jugador que ganó el Cy Young fue el primero (Jacob deGrom) que ganó por aplastante mayoría al segundo (Max Scherzer).  Con toda seguridad esto ha sido una anomalía estadística, muy extraño que un jugador con un ERA tan bajo conceda tantas derrotas, pero para el equipo es mejor el pitcher que da más victorias, y en teoría debería ser considerado mejor jugador -sobretodo cuando la diferencia entre victorias y derrotas es tan grande-.  Lo sé, en victorias/derrotas influye el equipo, lo entiendo, pero uno da mucho más al equipo que al otro.

Y para ser que el índice entre victorias y derrotas es estadística que no sirve para nada, resulta que los 20 jugadores con mayor número de victorias están todos en el Salón de la Fama (menos Roger Clemens que no lo está por el «problemilla» del dopaje).

Results
Rk Player W L W-L% IP ERA FIP K% BB% ERA+
1 Cy Young 511 316 .618 7356.0 2.63 2.84 9.5% 4.1% 138
2 Walter Johnson 417 279 .599 5914.1 2.17 2.42 15.0% 5.8% 147
3 Pete Alexander 373 208 .642 5190.0 2.56 2.88 10.5% 4.6% 135
4 Christy Mathewson 373 188 .665 4788.2 2.13 2.26 13.3% 4.5% 136
5 Pud Galvin 365 310 .541 6003.1 2.85 2.96 7.1% 2.9% 107
6 Warren Spahn 363 245 .597 5243.2 3.09 3.44 12.0% 6.7% 119
7 Kid Nichols 361 208 .634 5067.1 2.96 3.48 8.9% 6.0% 140
8 Greg Maddux 355 227 .610 5008.1 3.16 3.26 16.5% 4.9% 132
9 Roger Clemens 354 184 .658 4916.2 3.12 3.09 23.1% 7.8% 143
10 Tim Keefe 342 225 .603 5049.2 2.63 2.92 12.2% 5.9% 126
11 Steve Carlton 329 244 .574 5217.2 3.22 3.15 19.1% 8.5% 115
12 John Clarkson 328 178 .648 4536.1 2.81 3.35 10.3% 6.2% 133
13 Eddie Plank 326 194 .627 4495.2 2.35 2.45 12.6% 6.0% 122
14 Nolan Ryan 324 292 .526 5386.0 3.19 2.97 25.3% 12.4% 112
15 Don Sutton 324 256 .559 5282.1 3.26 3.24 16.5% 6.2% 108
16 Phil Niekro 318 274 .537 5404.0 3.35 3.62 14.7% 8.0% 115
17 Gaylord Perry 314 265 .542 5350.0 3.11 3.06 16.1% 6.3% 117
18 Tom Seaver 311 205 .603 4783.0 2.86 3.04 18.8% 7.2% 127
19 Old Hoss Radbourn 309 194 .614 4527.1 2.68 3.15 9.7% 4.6% 119
20 Mickey Welch 307 210 .594 4802.0 2.71 3.28 9.1% 6.4% 113
Provided by Baseball-Reference.com: View Play Index Tool Used
Generated 1/31/2019.
No debemos perder el norte con los nuevos números, no son una verdad absoluta ni lo son los viejos números.  Todos tienen su importancia y deben valorarse según el significado que tienen.  Y en la «lucha» entre lo más moderno y lo más antiguo no debemos dar siempre la razón a lo más reciente.  La gente que vivió hace 100 años también sabía de béisbol, lo vivía de otra manera, probablemente más sencilla, lo que no significa que estuvieran equivocados en todo.
PD: Jacob deGrom se merecía el Cy Young, pero no hubiera pasado nada si se lo hubieran dado a Max Scherzer.
Y nuestro amigo Bill James, con su estadística del Win Share, le daba 2o puntos a Jacob y 22 a Max, así que no creo que la diferencia fuera que uno había sido tan superior al otro como dijeron los votos.
Os dejo que no he quedado con nadie, bajaré al bar del hotel a tomar una copa, comer unos cacahuetes y a conocer a una mujer a la que nunca conoceré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *